+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La confianza en la UE se desborda mientras la crisis catalana penaliza a España

 

09/01/2018

A. Lorente | Bruselas

Los Reyes Magos llegaron ayer a la Comisión Europea a eso de las once de la mañana. Nada de carbón. Hace ya algún tiempo que Bruselas se conjuga en positivo. Y hablando del gran centro del poder político comunitario, qué mejor que un buen titular para sacar pecho y poder vender optimismo a la tropa. De hecho, fueron dos, ambos relacionados con diciembre. «El índice de sentimiento económico alcanzó la cifra más alta desde 2000 en la UE» y «el índice de clima de negocios cerró en máximos desde 1985». Los peros, en este caso, los protagoniza España, penalizada por la crisis catalana al ser la única gran potencia que dio un paso atrás respecto a noviembre a diferencia del fuerte tirón de Francia, sobre todo, y Alemania, cómo no. Italia, por su parte, sigue a los suyo. Plana, sobreviviendo, como siempre.

Bruselas vendió estos datos a bombo y platillo al considerarlos dos indicadores claves a la hora de calibrar el estado de salud macroeconómico de la UE y la Eurozona. Toca sonreír, como pidió el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en el Debate sobre el Estado de la Unión: «Se nos ha abierto una ventana de oportunidad que no quedará abierta para siempre. Debemos aprovechar el viento a favor que vuelve a soplar en nuestras velas, antes de que vuelvan los nubarrones… Que volverán».

Grandes títulos

Cuando se habla de política y economía, el relato es vital. Los datos de ayer sirvieron para apuntalar el reguero de grandes títulos lanzados por el Ejecutivo comunitario en las últimas semanas proponiendo, por ejemplo, la reforma más ambiciosa de la Unión Económica y Monteraria desde la creación del euro, hace 15 años. Y lo hace, entre otras cosas, porque «la economía de la zona del euro crecerá este año al 2,2%, el mayor incremento en una década», según las recientes previsiones de otoño. Ayer siguieron las buenas noticias. El índice de sentimiento económico que elabora la Comisión y que mide la confianza de los consumidores subió de los 114,6 de noviembre a los 116 de diciembre en la Eurozona, guarismo que no se conocía «desde octubre de 2000».




Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla