+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Luces y sombras de la economía tras diez años del inicio de la crisis

El desempleo y la pérdida de poder adquisitivo de trabajadores y pensionistas, los puntos oscuros.

 

14/01/2018

d. vALERA | mADRID

Los álbumes de fotos sirven para guardar recuerdos de momentos concretos que con el paso de los años sirven para ver y repasar la evolución vital de una persona. Con la economía pasa algo similar. La foto de la España de 2007, antes de la crisis, era la de un país que creció al 3,8% y con una tasa de paro del 8,6%. Un aumento del PIB basado en la burbuja inmobiliaria y con un déficit comercial de 100.000 millones. En esa foto también se vería unas cuentas públicas con superávit y una deuda pública moderada del 36%, pero con una elevada deuda privada (de empresas y familias). Al año siguiente, el álbum mostraría el comienzo de una crisis que una década después todavía no se ha cerrado y que ha provocado importantes cambios económicos, además de laborales, sociales y políticos. Pero, ¿ha salido España de la crisis? Para ello hay que comparar la foto de 2017 con la de hace diez años para analizar una recuperación con algunas luces como el buen ritmo de crecimiento del PIB, el fortalecimiento del sector exterior o la ganancia de competitividad, pero que tiene todavía muchas sombras en forma de desempleo, pérdida de poder adquisitivo para trabajadores y pensionistas y abultado pasivo. España cerró el año pasado con un crecimiento del 3,1%, según adelantó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. De esta forma, la economía encadena tres años por encima del 3%, lo que le permitió recuperar el año pasado el nivel de PIB previo a la crisis.

Más detalles

El propio Rajoy mostró hace unos días su optimismo respecto al futuro al asegurar que España puede afrontar «la etapa expansiva más larga de la historia». Pero los elementos de ese crecimiento no son iguales a los de hace una década. «La composición del PIB es más sana. Hay una aportación positiva del sector exterior», señala María Jesús Fernández, economista del departamento de coyuntura y estadística de Funcas. De hecho, esta experta destaca el buen comportamiento de las exportaciones —están en cifras récord—, lo que ha permitido que a pesar del tirón del consumo y, por tanto, de las importaciones, el déficit comercial se haya reducido considerablemente respecto a los niveles precrisis (alrededor de un 80%).

Una de las grandes diferencias respecto a la situación de hace diez años se encuentra en el mercado laboral. La tasa de paro en el tercer trimestre de 2017 según la Encuesta de Población Activa (EPA)se situaba en el 16,4%. Es el doble que la registrada a finales de 2007 (8,6%). Asimismo, el número de ocupados se situaba en los 19 millones, frente a los 20,5 millones que llegó a haber hace una década. E propio Gobierno se ha puesto como objetivo recuperar esa cifra en 2020. Paradójicamente, la tasa de temporalidad de 2017 sí se sitúa por debajo de la de 2007). Aunque puede deberse en parte a que los niveles de empleo totales son todavía más bajos.

Noticias relacionadas




Club de prensa




   
1 Comentario
01

Por Ricardo 10:47 - 14.01.2018

La crisis que a día de hoy azota a León sólo puede calificarse de extrema. Estamos aún peor que hace 10, 20 ó 30 años. La actividad económica es de risa, no hay ningún sector pujante, el sector público sangra una mermada población y el mercado laboral funciona de forma opaca, estando intervenido por los chiringuitos públicos para que funcione peor. Según vayan cayendo los jubilados las cosas irán a peor, eso sí, la chusma política y su tropa de garrapatas continuarán de feria en feria y festival en festival en una realidad paralela.