+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CONFLICTO LABORAL

Un monje budista denuncia a su templo por explotación laboral

El religioso demanda a un templo de Koyasan (Japón) 66.000 euros por jornadas laborales como guía turístico de sol a sol y sin descanso durante más de un mes

 

Ceremonia matinal en un santuario del monte Koya en presencia de turistas. - JORDI JUSTE (ARCHIVO)

EL PERIÓDICO
17/05/2018

La masificación turística no es un problema únicamente asociado a grandes ciudades, tal como muestra la reciente demanda interpuesta por un monje japonés, que ha denunciado al templo budista en el que vivía por exceso de trabajo, una situación que le obligó a pedir la baja por depresión, según recogieron este jueves medios locales.

El religioso, de 40 años y empleado en uno de los templos de Koyasan -Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y meca del budismo en Japón-, reclama ahora una compensación de 8,6 millones de yenes, lo que al cambio equivale a unos 66.000 euros, por los daños ocasionados y las pagas no percibidas.

El monje, que comenzó a trabajar en el templo en el 2008, iniciaba su jornada laboral a las 5 de la mañana para atender a las personas que se hospedaban en el lugar y a los visitantes que acudían a rezar y terminaba bien entrada la noche, según detalla la denuncia presentada y recogida por la agencia Kyodo. El religioso, que sufrió una depresión en el 2015 que le llevó a pedir una baja un año después, llegó incluso a permanecer un mes sin tener un sólo día libre.

Unos 50 de los 117 templos que existen en el Monte Koya hospedan a turistas y personas interesados en el budismo, cuya cifra se ha multiplicado desde el 2015 en el marco del 1.200 aniversario de la fundación de su templo principal, Kongobuji.  Durante ese año, el religioso habría trabajado 64 días consecutivos entre los meses de marzo y mayo y 32 entre septiembre y octubre.

Según explicó el abogado del monje, su objetivo es arrojar luz sobre la gran carga de trabajo que sufren los encargados de gestionar los templos, que, sin embargo, no se ve reflejada en los salarios que reciben por sus servicios.

Koyasan, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el 2004 como uno de los sitios sagrados de peregrinaje más importantes del mundo, ofrece en varios de sus templos "shukubo", un tipo de hospedaje para que los peregrinos experimenten cómo es la vida de los monjes. 




Club de prensa