+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los surtidores dan el primer gran susto del año a los conductores

Repostar en una gasolinera es hoy un 4% más caro que hacerlo al inicio de las vacaciones .

 

Un cliente reposta combustible en una gasolinera. RAMIRO -

08/01/2017

j. m. camarero | madrid

Los conductores que este último puente de Navidad estén regresando a sus casas se estarán encontrando con una cuesta de enero inesperada cuya inclinación ofrece una extrema dureza en forma de precios de los combustibles. Repostar en cualquier surtidor es hoy un 4% más caro que hacerlo el primer día de estas largas vacaciones.

Los dos combustibles más vendidos se están aproximando a referencias que no se veían en los carteles de las estaciones de servicio desde otra operación de tráfico masiva, la del verano de 2015. Por entonces, en el caso de los gasóleos se vendían a 1,20 euros el litro -la pasada semana este producto cerró en una media de 1,179 euros-, mientras que la gasolina se comercializaba en el entorno de los 1,30 euros -hasta el pasado día de Reyes, a 1,279 euros-.

Atrás han quedado ya los precios en los 90 céntimos de euro, e incluso por debajo, a los que llegó a venderse el gasóil en el primer trimestre del año pasado. Ahora es imposible encontrar esas referencias por debajo del euro, e incluso en ocasiones superan los 1,30 euros, como en Barcelona, Tarragona y Alicante. En el caso de las gasolinas, se pueden encontrar carteles con un coste de hasta 1,37 euros, como ocurre en puntos de Córdoba y Valencia.

Hay que recordar que las diferencias de precios entre comunidades son notables, al aplicar el tramo del Impuesto Especial de Hidrocarburos: Cataluña, Galicia, Andalucía, CastillaLa Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana, Asturias y Baleares son las que lo gravan en su tipo máximo legal; en Navarra, Aragón, Extremadura y Madrid se imponen tipos medios, dependiendo de cada caso; y se encuentra exento en País Vasco, Cantabria, La Rioja y Castilla y León.

Pero lo peor está por llegar, después de que el conjunto de la economía se ahorrara 15.000 millones de euros en 2016 a costa de esta factura energética. La habitual cuesta de enero será más compleja porque el coste de los combustibles seguirá incrementándose a medio plazo. A pesar de que las gasolinas han repuntado con fuerza en las dos últimas semanas, la materia prima de la que se abastecen estos productos -el petróleo- se ha revalorizado un 10% en ese mismo periodo hasta los 57 dólares. Es decir, el crudo ha subido el doble de lo que lo han hecho los precios en los puntos de venta. Por eso, como ocurre habitualmente con el precio del oro negro y de los carburantes, si el primero ya ha experimentado un alza tan relevante, los productos derivados le seguirán el camino.

La patronal del sector, agrupada en la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP) siempre ha sostenido que no existe ningún ‘efecto pluma’ -los precios de los combustibles bajan lentamente, aunque el del barril de Brent lo haya hecho de forma abrupta-, ni ‘efecto cohete’ -el coste de gasóil y gasolina se dispara repentinamente, en mayor proporción que el crudo-.

Lo cierto es que, en esta ocasión, las petroleras aún no han trasladado al 100% el incremento de la materia prima. En realidad no es el petróleo, sino los derivados del mismo que se negocian en las plazas internacionales como el del Mediterráneo, con sede en Génova (Italia). Técnicamente se denomina mercado de Platts, la plataforma donde se negocian numerosos productos energéticos de todo el mundo.

Los carburantes pueden convertirse en el principal enemigo de la subida de precios de toda la economía.




Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla