+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«El Albarín necesita el empuje de todos»

Noelia de Paz Calvo
Bodegas Tampesta CB


«Todavía no es conocido en el mercado y necesita que hagamos un esfuerzo para promocionarlo, el empuje de todos». Esa convicción y la del crecimiento del mercado de blancos y rosados marca la actividad en Tampesta, una de las ocho grandes bodegas que hacen vida del vino en Valdevimbre.

 

Noelia de Paz, en una viña de la zona vitícola más característica de Valdevimbre. - B. FERNÁNDEZ

Rafael Blanco
27/09/2013

Es más apreciado en Madrid y Estados Unidos que en León. El conocimiento del mercado, sobre todo el local, es la asignatura pendiente del Albarín». Noelia de Paz, que está al frente de esta bodega familiar, apostó hace dos años por esta variedad que no está en la paleta vinífera del viñedo propio. Lo hizo con una elaboración compleja sobre lías. Ahora se prepara para redoblar su apuesta con un segundo blanco más fresco. Será la novedad que siga a la ensayada la vendimia pasada: un rosado también sobre lías que amplió a dos propuestas la línea Golán, referencia de la más alta calidad de la bodega, abierta con un acreditado crianza de Prieto Picudo y cerrada por ahora con un rosado sobre lías de elaboración tradicional. Los Tampesta rosado y tinto completan la carta de la bodega nacida del empeño de Juan Luis de Paz Tampesta, sobre todo, pero también del resto de la familia por introducirse en el mundo del vino, al que era totalmente ajeno, y de la ilusión de su hija.

Consolidado el viñedo propio cedido ahora en explotación tras los ajustes necesarios y ya a buen rendimiento trece años después de su plantación y muy definida la labor en la bodega ubicada en Valdevimbre, construida en el 2002 y ampliada en el 2005, se exploran ahora nuevos vinos a partir de la sólida base del prieto picudo y las exigencias muy específicas del mercado. Dos viñas en la carretera de Valdevimbre a Cembranos y una en Fresnellino son la base de elaboración. Viña Imelda y Finca de los Vientos aportan la base y dan nombre dos tintos de distinta crianza, de carácter experimental y más bien pensados para el mercado estadounidense, al que se apunta desde la bodega.

    Buscar tiempo en otra localidad