+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

«El terruño es el alma del vino»

Mariano García Guerrero
Bodega Isabel Guerrero


«El terruño, la heterogeneidad del suelo, es el alma de la viña y el vino en el Bierzo. Y es también la riqueza enorme de la Mencía y el gran patrimonio de quienes tenemos la suerte de trabajar con ella». Con esas y otras convicciones se desarrolla la labor en la viña y en la bodega de Isabel Guerrero

 

Mariano GarcíaGuerrero, en una de sus viñas cerca del casco urbano de Valtuille de Abajo, donde se ubica la bodega - B. fernández

Rafael Blanco
14/06/2013

Mariano García Guerrero tiene mucho tiempo por delante para desarrollar sus convicciones en torno al vino, actividad a la que llegó tomando el relevo de su padre, Mariano García de las Heras. La familia de quien se menciona en la razón social de la bodega viene desarrollando esa labor desde el año 1952. Lo hace a partir del viñedo propio, unas cinco hectáreas de viejos pies de Mencía, sobre todo, repartidos en muy pequeñas propiedades en distintas ubicaciones de Valtuille de Abajo y en la bodega que ocupa el bajo de la vivienda familiar y unas instalaciones al otro lado de la calle en el casco urbano del pueblo más vinícola del Bierzo. En uno y otro caso la labor se desarrolla en el ámbito estrictamente familiar, bajo la responsabilidad de Mariano, que impone rotundos criterios en la viña: «Nada de herbicidas —se distinguen perfectamente de las demás, en un llamativo contraste con las contiguas— y absoluto respeto al medio. No es una proclamación de ideas, sino algo que quiero que diferencie a mis viñas y a mis vinos».

Desde hace años se explora en la bodega de Isabel Fernanda Guerrero González la evolución de su vino en barrica para presentar al mercado una segunda elaboración con un tiempo de permanencia en roble. Por fin va a dar ese segundo paso importante, entendiendo que el primero fue la adscripción de la bodega —ahora la segunda más pequeña de las ocho que dan vida y prestigio a la vitivinicultura en Valtuille de Abajo— a la Denominación de Origen Bierzo en el año 2001. A final de año pondrá en el mercado en torno a dos mil botellas de un Mencía roble Viña Miguelrey con etiqueta diferenciada que, todavía en madera, apunta en muy buena dirección.

También elabora García Guerrero mil litros de blanco para aprovechar la vendimia de algunas cepas de Chardonnay que salpican la Mencía y con el sorprende a algunos amigos y puntualmente también a algunos clientes de la bodega de los de toda la vida. Lo hace a partir de la vendimia de una viña plantada en espaldera hace dieciocho años con varas de esa variedad infrecuente en el Bierzo y de cuyas cepas recoge alrededor de mil kilos de uva. Lleva años ensayando elaboraciones y, bajo la idea deq ue «no podemos permitirnos sacar al mercado algo que no merezca la pena», parece que por fin presentará este año, como vino de mesa por razones de reglamento, sólo un joven con esa base. En una esquina de la bodega se guarda otro fermentado en barrica con el que se exploran nuevas posibilidades. Curiosidad para el autor y un gusto para el ocasional visitante de la casa.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla