+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ANA MARCELLO CANDIDATA AL CONGRESO POR PODEMOS

«Planteamos que se haga una auditoría del puesto de trabajo en política»

La número uno en la lista de Podemos al Congreso habla con ilusión de las cosas que puede cambiar si el 20-D sale elegida y, finalmente, las encuestas se equivocan. Tiene 31 años y la cabeza bien amueblada. Es trabajadora social y tuvo que dejar León al no encontrar empleo. Aboga por rescatar el mundo rural. Y está dispuesta a dar explicaciones de su gestión desde el minuto uno.

 

ramiro -

verónica viñas | león
14/12/2015

—La mayoría de los diputados por León se pasan cuatro años en el Congreso sin abrir la boca. ¿Seguirá su ejemplo?

—Todo lo contrario, defiendo la participación activa en todas las comisiones posibles y en todas las intervenciones. Y, sobre todo, participar de la vida del Congreso.

—¿Cuáles van a ser sus prioridades?

—Que entre la voz de la ciudadanía en el Congreso, porque muchas veces se debate sobre problemas que no son los reales. Y por bandera, los derechos humanos.

—¿Carbón sí o no?

—Sí, siempre que se consuma carbón de la zona. Pero algo más importante que el carbón son los mineros y las cuencas mineras. En el programa llevamos el plan de energías renovables, pero planteamos que hasta que se ponga en marcha se tendrá que garantizar una alternativa laboral para todos los mineros, que no signifique la despoblación de las cuencas.

—¿Moderar tanto su discurso no les pasará factura?

—No. No creo que se haya cambiado el discurso, sino que es más suave, pero el contenido sigue siendo es el mismo.

—¿En qué cambiaría León si Pablo Iglesias fuera presidente?

—Apostamos por las ciudades pequeñas. Yo me tuve que ir de mi ciudad para buscar trabajo. Creemos que hay que potenciar que la gente pueda vivir en las ciudades pequeñas y no se vean obligados a tener que emigrar.

—¿Por qué decidió presentarse por Podemos?

—Por la rabia de tantos años de ver a familiares y amigos que acababan la carrera y tenían que irse porque no había futuro. Y al ver que todos los derechos que había cuando yo nací ahora los han vendido, porque consideran que son mercancía y los han puesto en manos de sus redes clientelares.

—¿Por qué hay muchos ciudadanos que siguen votando a partidos corruptos?

—Por la falta de conocimiento e información sobre la vida política. Nos falta educación democrática. Nos han inculcado que no se puede cambiar lo que hay, que unas veces nos roban unos y otras los otros. Nos han robado la esperanza.

—¿Falta educación política o a los ciudadanos se les ha acostumbrado que sólo tienen ‘voz’ cuando hay elecciones?

—Nos han dicho que la participación democrática es cada cuatro años. Nosotros en nuestro programa queremos que Podemos sea un instrumento al servicio de la ciudadanía. Igual hay que hacer un referéndum de vez en cuando para saber lo que quiere la gente. Es una vergüenza que el PP y el PSOE en pleno verano hicieran la reforma del artículo 135 de la Constitución sin una consulta al pueblo y arrodillándose ante la troika y ante lo que pide la señora Merkel.

—¿Cómo es Pablo Iglesias de cerca?

—Humano, cercano y, sobre todo, una persona corriente que sabe lo que vive el pueblo.

—Usted tiene su vida en Madrid, ¿eso no es ser cunera?

—Sigo siendo de León y si emigré es porque pasé un año desesperada tras acabar la carrera, así que me fui. Ojalá en León tenga un futuro y pueda volver.

—El debate entre los cuatro candidatos lo ganó Pablo Iglesias, según la mayoría de los medios. Sin embargo, Podemos no parece remontar...

—Mi análisis es que las encuestas están por detrás de la ciudadanía. No puede ser que hagamos un acto en La Bañeza y gente que no había participado en la vida política, responda. Nos juntamos en Astorga y desbordamos ese acto. Nosotros no hacemos una campaña de mítines, sino que plantemos el por qué del cambio de una manera colectiva.

—¿Les castigará el voto útil?

—No, todo lo contrario. Hay un 40% de indecisos y nosotros damos la bienvenida a los que han votado a otras formaciones que les han traicionado, a un partido que les ha vendido desde la palabra socialista a la palabra obrero. Esos entienden cuál es el socialismo y dónde tienen que votar el día 20.

—¿Cree que Podemos puede sacar un diputado en León, es decir, usted?

—Sí. Si nos fiamos de las encuestas, en las Europeas no nos daban ninguno y tenemos a cinco eurodiputados peleando desde el primer día. En Castilla y León no nos daban los procuradores que hemos conseguido, que están abriendo ventanas y sacando lo que hay escondido desde hace 20 años. Yo me siento esperanzada.

—Defiende investigar el destino de los fondos Miner, ¿qué sorpresas puede haber?

—Vamos a investigar a quién, cómo y dónde se fue ese dinero. Los Miner tenían la función de reindustrializar las cuencas, pero ese dinero no ha ido al objetivo para el que se aprobó. Hay que pedir responsabilidades políticas a quien haya desviado ese dinero. En las Cortes hay partidos que votan en contra o se abstienen, pero luego se dan golpes de pecho diciendo que lo importante es el carbón.

—Una de sus apuestas es el mundo rural, ¿qué propone?

—Potenciar los productos de proximidad. No puede ser que a nuestros ganaderos les compren el litro de leche a 0,22 y les amenacen con que o aceptan ese precio o no se la compran. Es un caso similar al de las preferentes. Cuando España entró en la UE aceptó no apostar por nuestra ganadería y nuestra agricultura. Asumimos las cuotas y los agricultores y ganaderos pidieron préstamos para comprar su cuota. Y ahora les dicen que esas cuotas no las necesitan, unas cuotas que ellos siguen pagando para mantener su puesto de trabajo. No podemos seguir comprando leches recicladas a Francia o Alemania. Apostamos por una reforma de la PAC de cómo se están dando las ayudas. Y planteamos unos controles de los mecanismos de negociación de los precios, no puede ser que tengan costes de producción superiores a los beneficios.

—¿Se considera leonesista o el debate autonómico está cerrado?

—Estoy muy orgullosa de ser de León. El problema no es el leonesismo, sino si los leoneses podemos vivir en nuestro territorio con semejante nivel de paro. Quiero un cambio para León.

—Si sale elegida diputada, ¿se compromete a dar explicaciones de su gestión?

—Absolutamente, desde el primer día hasta el último.

—Dé tres razones para votarla.

—Ilusión, esperanza y que sí se pueden hacer cosas.

—¿Cree que habría que acabar con los políticos profesionales?

—Hay que dignificar la labor de los políticos. En todas las formaciones puede haber corruptos, igual que en cualquier profesión, pero es el momento de dar un giro y decir que el político es un mero gestor de lo público y, como tal, tiene un contrato de trabajo. En nuestro programa, la propuesta más votada es que a los dos años exista el referendo revocatorio si no se cumple el programa. Planteamos que se haga una auditoría de tu puesto de trabajo en la política.

—¿Por qué hay tantas reticencias a cambiar la Constitución?

—Al principio era intocable. Pero en el verano y a oscuras cambiaron el artículo 135. Sentémonos y hagamos un acuerdo para ver qué hay que cambiar. Planteamos incluir garantías en la Constitución, que sean ley, independientemente de quien gobierne.

—¿Tiene sentido la monarquía en el siglo XXI?

—Tiene sentido que se pregunte, que haya un referéndum y que respondan los ciudadanos.

—¿Los ciudadanos entienden su postura en el tema del yihadismo?

—Sí. Nos han intentado arrinconar con ese tema, pero nosotros abrazamos un proceso de paz, no de guerra, y creo que eso los partidos deberían aclararlo antes del 20-D y no que el día 21 digan que entramos militarmente en otro país. Nosotros queremos acabar con la lacra del terrorismo, no poner parches. Hay que atacar la financiación del Daesh. Lo que estamos viviendo ahora es consecuencia de las políticas que hemos tenido en temas de terrorismo, como en Irak, así que no repitamos la estrategia que se ha demostrado equivocada.

—¿Le asusta el auge de la extrema derecha en Francia?

—Me da pavor. Es una cuestión de odio.

—Se considera una activista sindical, ¿no cree que los sindicatos ya apenas representan a los trabajadores?

—También hay que reformular esa función. En mi experiencia laboral sí vi que no había otra manera de reivindicar los derechos que nos estaban siendo aplastados que organizarnos.

—Hay derechos que son pura teoría, como la vivienda digna o el empleo. Ustedes prometen un cambio, pero los políticos prometen cosas que no cumplen...

—Hablamos de garantías, de cumplir los derechos sociales desde el minuto uno. La vivienda es un derecho social. Hasta el Tribunal Superior de Justicia nos ha avisado de que el Estado está fuera de la legalidad. Tiene que haber una alternativa habitacional antes de un desahucio.

—¿A ustedes les van a exigir más que a otros partidos?

—Sí. Y me parece bien. Los ciudadanos tienen que hacer una auditoría a los que gobiernan y a la oposición.

—¿Europa les contempla como una amenaza?

—Totalmente. Están viendo que los pueblos del sur nos estamos levantando. Lo hemos visto en Grecia.

—¿No cree que Podemos resulta demasiado peligroso para los poderes económicos?

—Peligroso, no. Las empresas no se van a ir, pero tendrán que pagar según sus ingresos.

—Si las encuestas aciertan, están condenados a entenderse con el PSOE...

—Sí, pero no van a acertar.

—¿Pablo Iglesias tiene menos tirón que Manuela Carmena o Ada Colau?

—No, en absoluto. Son tres perfiles muy diferentes. Son gente corriente que ha entrado en las instituciones pensando en el empoderamiento ciudadano.

—¿Está de acuerdo con Ciudadanos en hacer desaparecer las diputaciones?

—No creemos que la estructura del territorio tenga que gobernarse desde la Diputación y más si, como en el caso de León, se está gobernando la institución desde la cárcel. Abogamos por la distribución territorial de las comarcas, por acercar las instituciones a la ciudadanía aún más. CD’s plantea quitar las diputaciones y a las localidades de menos de 5.000 habitantes quieren quitarles sus ayuntamientos y servicios en Castilla y León.

—Todos los partidos prometen reformar el Senado, pero al final nadie lo toca...

—Ya llega la hora.

—Rajoy inventó las ruedas de prensa sin preguntas, ¿ustedes van a dar explicaciones si llegan al poder?

—Desde el primer día y semanalmente.

—Desde luego han acabado con el bipartidismo...

—El bipartidismo está roto. Pero la batalla no acaba el día 20, empieza el día 21. Nosotros somos un movimiento de empoderamiento ciudadano muy importante, es la base la que tira del partido. Algunos nos copian, como en el tema de las garantías constitucionales, pero es un maquillaje.

—¿Qué hará por León desde el Congreso?

—Los problemas reales de León irán al Congreso. Quiero que la gente pueda vivir aquí y que la que elija zonas rurales tenga las mismas garantías.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla