+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

| Reportaje | Laguna de Negrillos |

Un paramés es el único dueño de la «giralda catalana»

Ha invertido 7,5 millones en el valioso monumento, que compró hace 28 años

 

Armando Medina - corresponsal | laguna
Armando Medina 08/11/2008

Cuenta la leyenda que un indiano de la localidad tarraconense de L'Arboç hizo construir en su pueblo un réplica de la Giralda de Sevilla para mitigar la tristeza enfermiza que le causaba a su mujer sevillana el estar alejada de su tierra. La historia tampoco es muy diferente. Joan Roquer y Martí, natural de L'Arboç, y su esposa viajaron en el año 1892 de luna de miel a Andalucía y se quedaron tan impresionados del arte andalusí que decidió realizar en sus tierras catalanas réplicas de los monumentos que más le gustaron. Así, bajo la dirección de Antoni Feliú se realizaron las obras. En 1908 se habilitó el recinto, del que hoy se celebra su centenario con la presencia de autoridades entre las que destaca la del presidente de la Generalitat, José Montilla. El conjunto monumental pertenece a Manuel Camino, un leonés natural de Laguna de Negrillos que lo adquirió hace 28 años. Se trata de un enamorado del arte y de este tipo de edificios. Cuando Camino compró el monumento, éste estaba totalmente abandonado, «pero el arte se asomaba por cada esquina», afirma. Poco a poco lo fue rehabilitando y lo abrió como museo. Aunque el mayor impulso a la rehabilitación se ha llevado en los últimos 4 años, en los que este empresario leonés ha invertido 7,5 millones de euros y muchas horas de trabajo. Manuel Camino nació el 23 de agosto de 1953 en la localidad paramesa de Laguna de Negrillos. Muy joven se trasladó a Barcelona para cursar estudios en la Escuela Náutica de la capital catalana. Como capitán de la Marina Mercante navegó por mares de distintos paises hasta que nació su primera hija. Entonces decidió que no podía pasar tanto tiempo alejado de ella. Hoy se dedica a la promoción y construcción de viviendas. Todos los años, por el mes de agosto, no se olvida de sus orígenes y pasa unos días de vacaciones en su pueblo natal. El monumento de L'Arboç, localidad situada en la comarca del Bajo Penedés de Tarragona, es una réplica de la Giralda de Sevilla y, además, reproduce el Salón de Embajadores de los Reales Alcázares de Sevilla y el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada. También presenta diversas estancias de inspiración neomedieval árabe y del arte califal de la Mezquita de Córboba. Es una de la mejores réplicas de la Giralda y, ahora, una de las mejor conservadas del mundo. El recinto ha sido consolidado bajo al dirección de Josep María Fornons, catedrático de estructuras de la Universidad Politécnica de Cataluña, respetando en todo momento la esencia del monumento. La torre de la Giralda de L'Arboç es la más fidedigna con la original de todas las reproducciones del mundo aunque existen algunas diferencias. Las principal es que la sevillana mide 94,5 metros y la réplica se alza 52. La intención de Manuel Camino es la de dedicar el recinto a la celebración de congresos y foros económicos de primer nivel.



Club de prensa

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla