Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

JUAN MARTÍNEZ MAJO. PRESIDENTE DEL pARTIDO POPULAR EN lEÓN

«Heredé una casa con una losa y tenemos que demostrar que no hacemos cosas raras»

Hace una semana cumplió veintidós años al frente de la Alcaldía de Valencia de Don Juan y hoy llega al ecuador de su primer mandato como presidente de la Diputación. Juan Martínez Majo (Velilla de la Reina, 1963) acaba de convertirse en líder del PP leonés y abre una nueva etapa en la que el equipo será el epicentro de todas las decisiones y acciones. Lleva desde los 19 años en política y ha pasado por todos los escalones: desde la junta vecinal de su pueblo hasta las Cortes autonómicas. Tendrá que hacer más hueco en su agenda.


25/06/2017

 

ASUN G. PUENTE | LEÓN

Parece que ya se convierte en tradición que el presidente de la Diputación lidere el PP cuando antes el cargo estaba más ligado al Ayuntamiento de la capital, ¿quien domina la institución provincial controla el partido?

—No tiene por qué. En este caso, además, le puedo asegurar que esa misma afirmación también la hice en una junta de coordinación en la que dije que parece que la historia se repite. Es verdad que los presidentes comarcales, todos ellos menos uno, están en la Diputación. Fueron precisamente ellos los que me ayudaron a dar el paso. El Partido Popular tiene una estructura territorial en toda la provincia muy implantada, es decir, nosotros aspiramos siempre a tener los 211 municipios y presentamos candidaturas en todos ellos y en las juntas vecinales. Siempre ha tenido ese arraigo territorial más que otros partidos. También hay que tener en cuenta que desde la Diputación tenemos representantes de todos los territorios, es más fácil poder llegar a ellos. Y sí parece que la historia se repite, con quien lo fue, con quien lo quiso ser y con quien lo es ahora.

—¿Cómo, cuándo y por qué decidió dar el paso para aspirar a presidir el PP leonés?

—Lo decidí parte por mis circunstancias, parte por mis compañeros y el último en decidirse fui yo. Mis compañeros fueron los que realmente dijeron adelante, adelante, adelante. Y en último lugar yo, porque hace sólo unos meses hubiera dicho aparta de mí es cáliz. Este va a ser un trabajo que a mí me gustaría hacer lo mejor posible, por eso me he rodeado de un buen grupo de personas. Lo importante son los equipos, no las individualidades. Si este equipo somos capaces de armar la estructura del partido es importantísimo, clave y fundamental. Yo no pienso ser un presidente autoritario, al contrario, creo que las decisiones tenemos que tomarlas entre todos, que se expresen las opiniones, no venir con algo preconcebido aquí.

—¿Fue determinante en su decisión lo que ocurrió en el congreso autonómico y la forma tan holgada en la que Mañueco venció a Silván en su pugna por el control del partido en Castilla y León?

—No fue determinante, en absoluto. Silván y yo mantuvimos varias reuniones hablando del tema, de la posibilidad de quién y cómo estructurarlo. De alguna manera fue el acicate para que yo diera el paso. Tiene todo el apoyo y respeto durante el tiempo que yo esté aquí sentado. Pero creo que la persona que tenía que asumir las riendas en ese momento era yo, me tocaba ser a mí. Sé que si a la presidencia de la Diputación y a la Alcaldía de Valencia de Don Juan se suma llevar el partido será mucho trabajo, pero también sé que llevo desde los 19 años en política y voy a hacer 54.

—¿Siente que ha fallado a Silván?, porque el guión era otro y en el camino se cambió...

—En absoluto. Yo apoyé a Antonio Silván en su momento. Él lo sabe muy bien y cómo y de qué manera. No le he fallado para nada, lo contrario, y yo creo que él lo sabe bien, que este momento yo no iba a estar aquí. Este es un partido que cuando hay procesos congresuales del tipo que sea nuestro sistema de elección de las directivas es mucho más abierto y plural porque hay precandidato, candidato y congreso. Tres fases, aún siendo uno solo. Creo que tenemos un proceso democrático interno como jamás ha existido y no lo tiene ningún partido.

—Aquella carta de apoyo como candidato a la presidencia del PP de todos los responsables comarcales, ¿fue definitiva para lanzarse?

—Hubo dos momentos claves y definitivos. Uno de ellos fue la carta de los presidentes comarcales que les agradezco enormemente por el respaldo de la estructura territorial del partido basado en nuestras singularidades, nuestros partidos judiciales. Y por otra parte, el respaldo de Silván que me dijo adelante y solamente me pidió que fuera él quien anunciara la candidatura, como así fue aquí en la sede.

—Cuarenta y ocho horas antes del cierre del plazo de las candidaturas surgió un nuevo aspirante que quebraba la cohesión y unidad trazada y que evidenciaba una corriente del partido que no se resistía a perder protagonismo.

—Yo creo que no existe ninguna corriente y la palabra integración no viene a cuento para nada, porque aquí no hay que integrar nada porque todo el mundo está dentro; es un fortalecimiento de la unidad. Yo no sé si realmente si llegó a existir la intención de presentar esa candidatura, eso habría que preguntárselo a él. Yo estuve comiendo con él un día antes, no una semana ni dos. Gavilanes me parece una persona muy válida y muy capaz y será uno más en nuestra estructura y todos vamos a trabajar en equipo. Creo sinceramente que no pertenece a ninguna corriente por lo menos hasta lo que él me ha manifestado y sí a lo mejor tenía la intención de estar. Tengo que decir, además, que desde que tomé la decisión siempre conté con él.

—Sin embargo, la llamada al orden desde Valladolid al constatar que podría haber dos candidatos y la posibilidad de que la unidad del partido en León se debilitaba cambió el rumbo de los acontecimientos y le obligó a cambios.

—Él secretario regional me llamó y yo no me iba a negar a hablar con él. No tuve ningún problema en ir a Valladolid. Al llegar allí hablamos de muchas cosas, sobre todo, se aclararon muchas cosas como todas las posibilidades y todo lo que yo había hablado con Gavilanes. También de la estructura donde él entraba dentro de esa estructura. ¿Integrar? Sí es que ya estabas, una vicesecretaría. Ahí de lo que se habló fue del dos, del tres... Yo la idea que tenía es que si había un secretario no quería que hubiera un coordinador. Presenté una estructura distinta, presidente, secretario, vicesecretarios y coordinadores de vicesecretarios ya establecida. Y después las comarcales que a partir de septiembre se irán renovando paulatinamente, también tienen mucha importancia y mucho peso específico dentro de la estructura territorial del partido.

—Su comité ejecutivo responde a las premisas confianza e integración, ¿algo más?

—Sensatez y unidad. ¿Y por qué los vicesecretarios son estos? Porque hay una senadora, una diputada nacional, una procuradora autonómica, una persona del Ayuntamiento de León, una persona joven, en representación de todos los jóvenes, y también representación de los consistorios más importantes. Somos un partido con presencia en todas las instituciones y eso hay que trasladarlo a la estructura de la formación. Y para nada se resta importancia a los 208 municipios porque para mí tiene tanto derecho el alcalde de Castifalé o la alcaldesa de Valdemora, sí se quiere más porque ellos lo hacen de forma altruista. Sí que en esta estructura hay una pata que pensé mucho, tenía claro que debía haber siete vicesecretarías, hay una octava. Los últimos días añadí la vicesecretaría de afiliación porque yo creo que tenemos, dado lo que ha ocurrido en todos los procesos congresuales autonómico y provincial, que aclarar, definir, depurar, limpiar, es decir, quién está al corriente, quién es compromisario, quién simpatizante, afiliado... Esto es fundamental. Esta vicesecretaría va a tener mucha importancia, está pensada por las comarcales.

—Así que ni ‘Messis’ ni ‘Ronaldos’ y usted el portero.

—Ni ‘Messis’ ni ‘Ronaldos’, esto es un equipo. Yo Marcelo, a mí me gusta porque es muy peleón y sube y baja, nunca mete goles y, sin embargo, se los pone a los demás.

—Entre los primeros objetivos de su mandato ha fijado, por lo que cuenta, poner en orden la militancia, quién es quién y cómo está el pago de las cuotas.

—Eso es. Nosotros tenemos 12.000/13.000 afiliados, aproximadamente, y la intención es ponerlo todo en orden. Vamos a escuchar sobre todo los criterios regionales, de la regulación a nivel nacional se ha hablado de una cuota de unos 25 euros, unas estipuladas que pueden ser orientativas. Yo sé que la regional va a tomar decisiones al respecto. Comarca por comarca va a haber una persona que se haga cargo de ese territorio y analice quién es afiliado, compromisario, simpatizante, interventor... No vamos a prescindir de todas estas personas que hacen una labor importante para el partido porque no paguen la cuota, ¿por qué? Depende de las situaciones personales de cada uno, puede que no les apetezca y a lo mejor tampoco tenían ese compromiso. Entonces habrá que hacer la figura del simpatizante, también la de afiliado, hubo muchos problemas con gente que para saber si había pagado o no y eso hay que depurarlo. Por eso en cada comarca va a haber una persona que va a coger ese territorio y va a analizar todo. No va a ser una labor de un día, yo me conformo con que a final de año esté listo.

—¿Qué más prioridades inmediatas tiene el nuevo presidente del PP leonés?

—Lo primero estructurar todo lo que es el partido. Segundo, la figura de vicesecretarios, que comiencen a trabajar con sus secretarios de área y realicen informes de lo que está ocurriendo en la sociedad, el territorio, en los pueblos. Cada uno sabrá más de su zona y su área. Y creo que lo que debemos hacer en estos momentos es acercarnos todavía más a la sociedad y a los leoneses. Y también cada uno en su área como ocho o diez ideas para cada una. Y todo esto es lo que hay que poner en marcha.

—¿Cómo piensa compatibilizar su disciplina de partido y las reivindicaciones de León, a veces contrarias a la Junta y a su propia formación?

—Con la rebeldía/lealtad que siempre lo he hecho. Yo pocas veces recibo instrucciones ni nada por el estilo, en eso esto no se parece al PSOE, donde dicen eso está prohibido. Aquí, por ejemplo, las diputaciones las gestionamos como creemos lo mejor posible. No nos dicen por aquí o por allí. La lealtad porque yo creo en el partido y estoy en esta formación porque me da la gana. Cuando digo rebeldía es porque cuando haya que trabajar, reivindicar y defender a León voy a estar ahí. No buscando el oportunismo, que eso es lo fácil, buscando el sitio puntual hay que verlo dentro de una coyuntura. Yo estuve el otro día en un apartado con el ministro de Fomento como tres minutos o cuatro y le hablé de dos cosas concretas de las muchas que hay en la provincia.

—¿Cuáles?

—La autovía León-Valladolid: Santas Martas final del vial. En este tema se comprometió a mantener una entrevista con el presidente de la Diputación de Valladolid y conmigo. Sabemos que este tramo no se va hacer en un año, ni en dos ni en tres, pero queremos saber cómo van a ir los plazos, dónde está el impacto ambiental. Nosotros conocemos bien la carretera y tenemos cosas que aportar. El ministro además dijo en la entrevista en Diario de León una cosa muy sensata, que hay muchos tramos hechos y habrá que ir rematando corredores, que me parece que es lo lógico. Creo que el tramo León-Santas Martas ya es un paso importantísimo, terminar ese tramo es descongestionar León. Y la segunda de las cuestiones, a mí me preocupa el tema Feve, en este asunto me dijo que hay que combinar la política, la gestión, la racionalidad y la realidad. Un servicio sí, si se usa, pero si no lo usa nadie...

—En el congreso provincial anunció mano dura para combatir la corrupción y dijo textualmente que “los mangantes paguen por sus acciones”. Precisamente usted heredó una casa, la Diputación, bajo la sombra de la corrupción con la operación Púnica.

—Heredé una casa con una losa encima y estamos todo el día intentando levantar esa losa; creo que la tenemos ya casi casi abierta. Una casa que en estos momentos cualquier documentación que han pedido los tribunales, los juzgados, los fiscales se ha dado todo lo que haya que dar. Nosotros tenemos una doble lupa, es decir, se mira el pasado, se mira el presente. Tenemos que demostrar día a día que somos buenos o que no hacemos cosas raras. Cuando tenía que ser al revés: presunción de inocencia, yo me conformo con que nos dejen seguir trabajando y el que la haga que la pague, también es verdad que debe ser partiendo de la presunción de inocencia.

—Mañueco ya ha iniciado la carrera hacia la presidencia de la Junta, ¿los presidentes provinciales forman un equipo sólido con él para lanzarle como líder de la Comunidad?

—Totalmente. Estoy absolutamente convencido de que vamos a estar ahí todos. Yo le dije el otro día, Alfonso vamos a ganar las elecciones municipales, autonómicas y las generales. A mí me gustaría mejorar los resultados, ese es mi objetivo. Esto es muy difícil de decir en estos momentos, pero por la propia estructura del Partido Popular en la provincia creo que podemos seguir colaborando siendo los que más aportemos o, tanto como el que más, dentro de Castilla y León. Y también por población dentro de lo que representamos, que somos una provincia posiblemente la más importante de Castilla y León. Y vamos a estar a piñón para que Mañueco sea presidente de la Junta y para que Rajoy sea presidente del Gobierno.

—Ya roza la delgada línea roja de acumulación de cargos tan denostada en la nueva política: presidente de la Diputación, responsable del Consorcio de Turismo, alcalde de Valencia de Don Juan, presidente provincial del PP...

—No me gusta y hasta soy contrario a la alta acumulación de cargos. En el caso de Valencia de don Juan yo le dije a mis compañeros en las últimas elecciones: “Ojo si soy ejerzo y si me presento voy con todas las consecuencias y con las mismas ganas que el primer día, esto está disposición”, dije delante de militantes y simpatizantes. Ambiciones personales en política yo las he cumplido todas; acumular dobles cargos y triples cargos no van por ahí los tiros. ¿Presidente de la Diputación? Me llamó en aquel momento el presidente del PP, Eduardo Fernández, que si quería ser. Parecía, no sé si natural... por tiempo, por dedicación, por esfuerzo, por ideas, ilusión, ganas... Creo que yo en estos momentos ya rozo ese máximo, no quiero ningún cargó más por Dios.

 

Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León