+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ISIDORO MARTÍNEZ. SELECCIONADOR DE BALONMANO JÚNIOR

«La escuela de entrenadores de España es la mejor con diferencia»

 

01/08/2017

GEORGINO FERNÁNDEZ | LEÓN

El año pasado por estas fechas levantó el título de campeón de Europa y ahora vuelve a sacarle brillo al metal amarillo colgándose al cuello la medalla oro del Campeonato del Mundo. Isidoro Martínez, técnico de amplio pasado ademarista, ha vuelto a poner en lo más alto a una nueva hornada de jugadores que ya están escribiendo la historia. Y con letras mayúsculas.

—¿Habrá dormido poco no?

—No te creas... ha sido una celebración bastante tranquila. Argelia es un país donde no es muy recomendable salir por la noche, estábamos en un hotel apartado y además allí no se consume alcohol. En el hotel tomamos algo el cuerpo técnico y los jugadores lo celebraron en la piscina. Fue una celebración tranquila pero agradable.

—¿Cómo es la sensación de levantarse un lunes siendo campeón del mundo?

—Una sensación muy agradable. Pero detrás hay mucho trabajo y muchas horas; date cuenta que hemos estado 16 días en Argelia y en todo ese tiempo hemos salido una mañana tres horas al centro y otra mañana dimos una vuelta alrededor del hotel. El resto del tiempo ha sido trabajar, entrenar y competir.

—Vamos, casi una clausura...

—Es que tampoco tienes tiempo para más porque juegas un día y tienes que analizar al rival del día siguiente, trabajar con el vídeo... es estresante para todos.

—Sea sincero, fue el primer sorprendido por el oro o intuía que iban a hacer algo grande?

—Sorpresa no es habiendo sido campeones de Europa pero fácil tampoco. Hemos tenido enfrente rivales potentísimos como se ha visto. Hacer este doblete en dos años es un hito histórico.

—¿Qué se le pasó por la cabeza en ese ataque de Dinamarca que paró Ledo y que luego propicio el gol de Dani Dujshebaev que daba el título?

—(Sonríe al recordarlo) La verdad es que fue un paradón. La verdad es que le había detenido otro lanzamiento parecido antes. El entrenador de porteros, Diego Dorado, le había dicho que el extremo izquierdo siempre lanzaba al ángulo largo abajo. Lanzó ahí y se lo paró. Hay que felicitarle a él por lo que hizo y al entrenador de porteros.

—¿Pero... cerró los ojos?

—Nunca se cierran los ojos siempre hay que ver las cosas. Detuvo ese lanzamiento y además tuvimos el punto de suerte de que el rebote le cayó a uno de los que la puede meter de puerta a puerta que no es fácil.

—Hubo algo de justicia poética en esos últimos segundos...

—No hubiese sido justo porque fuimos casi siempre por delante ante un equipazo muy bien trabajado como es Dinamarca.

—Al lado de casi todas las selecciones España parece siempre un escalón por debajo en el aspecto físico. ¿Cual es la clave para ganar a esos armarios?

—Ahora mismo son más fuertes que nosotros cualquier selección. Ya no sólo los daneses o los alemanes, franceses, portugueses, tunecinos... pon a la que quieras. Es básico mentalizar a los entrenadores de que se debe hacer un trabajo específico de fuerza para ser rápidos y explosivos. Cuando los demás nos sacan diez centímetros y diez o quince kilos hay que aumentar la capacidad de trabajo en el día a día y buscar formas de juego más dinámicas, tirar de estrategia y aprovechar la calidad individual del jugador. Hay que tratar de engañarles en defensa y en ataque y jugar más tácticamente porque en el cuerpo a cuerpo nos superan.

—¿Este grupo tiene más recorrido?

—En todas las promociones hay tres o cinco jugadores que si siguen progresando pueden llegar a la selección absoluta, jugar en la Asobal o en ligas extranjeras. Pero deben seguir entrenando duro en sus equipos y competir minutos de calidad en sus equipos.

—¿Qué jugador de todos los que ha visto es el que más le ha sorprendido?

—¿De España o de los rivales?

—De ambos.

—De los rivales el lateral izquierdo danés, Lasse Moeller, elegido mejor jugador del campeonato y el central de Hungría, Matyas Gyori, un jugador impresionante. Y de España probablemente me quedaría con Aleix Gómez. Tiene el nivel para jugar en cualquier equipo Asobal aunque juega en plata en el Barça B.

—¿Alguno que le gustaría ver con la camiseta del Ademar en un futuro cercano?

—Bueno... del Ademar tenemos una representacion importante David se recuperó del esguince gracias al gran trabajo de Emilio el fisio y aportó mucho al equipo. Javi Teijon cuando salió lo hizo muy bien y Jaime tuvo muchos minutos de calidad; es un seguro de vida.

—Raúl González lleva al Vardar a ganar la Champions ahora usted hace campeones del mundo a los júnior. Está claro que los técnicos españoles son ahora la crema del balonmano no?

—De los entrenadores que han quedado campeones del mundo o de Champions, Pastor, Raúl y yo los tres salimos del colegio San Viator de Valladolid, venimos de la misma escuela. Eso es una anécdota sin más porque yo destaco la figura del entrenador español en general no sólo los que hemos conseguido algún título. Destacaría también a los que trabajan en la base, en clubes con menos nombre y en la división de Plata sacando jugadores. La escuela de entrenadores de España es la mejor con diferencia y ahí tenemos los ejemplos de Jordi Ribera, Cadenas y muchos más. Tenemos tradición somos bastante inconformistas y apretamos mucho pero trabajamos también con humildad. Somos exigentes y perfeccionistas en el trabajo.

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por JJ 10:53 - 01.08.2017

Enhorabuena por la trayectoria de los técnicos, el trabajo de todos, hasta ahí no se les puede pedir más que buscar la suerte del campeón, que esta vez, además, también la tuvimos.