+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CARLOS NÚÑEZ músico

«León forma parte de la España celta; aquí la música se vive»

 

Imagen de archivo del polifacético músico Carlos Núñez, que el viernes recala en el Auditorio Ciudad de León. MARTIAL TREZZINI -

13/12/2017

PABLO RIOJA | LEÓN

Su última gira por España comenzó hace apenas unas semanas en Santiago de Compostela logrando dar vida a todos los instrumentos medievales que adornan el pórtico de la gloria. «Un viaje en el tiempo» liderado por el incombustible Carlos Núñez que mañana hará escala en Ponferrada y el viernes en el Auditorio Ciudad de León.

—No es su primera vez aquí. ¿Qué tiene de especial tocar para el público leonés?

—Me llevé una grata sorpresa la primera vez que toqué aquí porque el Auditorio Ciudad de León es sin duda uno de los más bonitos de España, no sólo por su impresionante acústica, sino por sus arquitectura y el calor de la gente. Aquí la música se vive de verdad.

—Esta gira de fin de año comienza a convertirse en un clásico. ¿Qué propone en esta ocasión?

—Música celta de ayer y de hoy. Habrá paradas en la Edad Media, el siglo XIX, ritmos más actuales e incluso un especialista tocando el carnyx, un instrumento antiguo típico de la cultura celta. Eso a grandes rasgos, pero en realidad es un viaje a través 2.000 años de música.

—¿Continúa con su investigación de las músicas celtas históricas?

—Sí, ahora mismo los arqueólogos están siendo nuestros inspiradores. Se podría decir que son los ‘Sherlocks Holmes’ de la historia porque le dan valor al patrimonio oral. En ese sentido la arqueología le lleva una gran ventaja a la musicología.

—¿Pero qué tiene de especial esta música?

—Que te permite trabajar en esa búsqueda de conexiones. Piensa que con una guitarra eléctrica puedes tocar música celta. Hablamos de un estilo que fue capaz de integrar en el Atlántico lo que venía del Mar del Norte y del Mediterráneo. Fue un nexo de unión.

—Justo ahora se cumplen 20 años desde que publicó su primer disco. ¿Cómo le ha cambiado la vida desde entonces?

—No me puedo quejar. Tengo un público maravilloso aquí en España que me sigue desde siempre. Y ocurre algo mágico con cada nueva gira, porque la mitad de la gente que viene a un concierto mío es nueva.

—¿Echa en falta aquella época en la que sus temas sonaban más en la radios?

—Son momentos diferentes. Cuando comencé en el mundo de la música sólo existía el pop y el rock. Más tarde llegó la moda de la World Music y a finales de los 90 pegó un boom enorme lo que yo hacía. Todo aquello remitió y digamos que ha cambiado la forma de vivir la música.

—¿Y quién fue el responsable de ese cambio?

—En gran medida el mundo digital. Al final Internet no ha traído esa democratización que nos prometieron. Pero para mí lo más importante es enganchar a la gente joven. Cierto que ya no sueno tanto en las radio pero sin embargo en mi caso funciona muy bien el boca a boca.

—¿Qué música le gusta escuchar cuando se toma un respiro?

—El problema es que nunca paro, no logro desconectar. Al trabajar en todo momento te das cuenta de que toda la música te sirve de inspiración. Una vez en Brasil estaba escuchando algo de su música tradicional y de ahí logré sacar sonidos históricos de hace siglos. Me encanta interrelacionar todo, es una mentalidad muy celta.

—Lleva años a la conquista de Estados Unidos. ¿En qué punto se encuentra?

—Es curioso porque los europeos vivimos obsesionados con ser como ellos, creemos que son muy felices, pero cuando tratas con gente de allí, con los más antiguos, te das cuenta de que el sueño americano está muriendo y de cómo ellos querrían ser europeos. Los ricos quieren tener cultura, historia, raíces. Estados Unidos forma parte del mundo celta, como León, que es parte de esa España celta. Digamos que en el sur del país reina la guitarra y en el norte la gaita.

—Su música se conoce en medio mundo. ¿Qué ha descubierto después de recorrerlo con su música en tantas ocasiones?

—Te das cuenta de que el mundo es un gran supermercado. Los chefs lo han hecho muy bien, han lo grado que el producto local se valore. A mí me gustaría que ocurriera lo mismo con nuestra música. Para eso es vital que los más jóvenes conecten con ella y la proyecten. Yo trato de ayudar a que se conozca su enorme talento.

—¿Pero hay cantera?

—Sin duda. Hay muchísima gente joven que no sabe cómo dar a conocer esa música tradicional española. La música celta es hoy un altavoz importante para todo ellos.

—A lo largo de su carrera ha compartido escenario con decenas de artistas. ¿Con quién le gustaría hacerlo?

—Tengo una espina clavada por no haber podido tocar nunca junto a Paco de Lucía. Me hubiera encantado, pero se me escapó.

—No todo el mundo sabe lo que es ganar un Grammy. ¿Qué supone alzarse con un premio así?

—Siempre te alegra tenerlo, pero aunque suene a tópico te diré que el mejor premio es sentir el apoyo del público, ellos son quienes hacen posible el que pueda seguir adelante.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla