+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TERESA MATA SIERRA ■ SUBDELEGADA DEL GOBIERNO EN LEÓN

«León tiene una realidad difícil, no imposible. Hay que creer en ella»

Cumple dos años en el cargo, tras una interinidad que se ha prolongado más de lo previsto. Defiende que todos los cargos son interinos, pero ahora está esperanzada por lo que pueda lograr para León con una legislatura por delante. En estos meses no ha tenido un día libre, ha visitado cuantos lugares la han reclamado: «Soy generosa con mi tiempo». Para definir la ‘impronta Mata’ señala que la consideran «una persona cercana. Me gusta la gente, y eso se transmite. Ilusión, esfuerzo y trabajo. Creer en León y darme al 100%. Esta provincia merece la pena»

 

La subdelegada del Gobierno en León, Teresa Mata, en el balcón de la Subdelegación con la plaza de la Inmaculada al fondo. MARCIANO -

«León tiene una realidad difícil, no imposible. Hay que creer en ella» -

16/04/2017

María j. muñiz | león

Teresa Mata Sierra llegó hace ahora dos años a la Subdelegación del Gobierno y ha vivido con intensidad un largo período de interinidad por las dificultades para formar Gobierno. Nacida en Alcalá de Henares, la acreditada a catedrática de Derecho Financiero y Tributario se considera ya leonesa, después de casi 25 años en la provincia. «Nunca me he sentido interina, más allá de que todos los cargos públicos lo somos, no son eternos. Pero mi ilusión siempre ha sido enorme para hacer bien mi trabajo. Un Gobierno en funciones nos obligó a dejar aparcados algunos proyectos que ahora retomamos con fuerza, con la legislatura por delante. Estoy ilusionada».

— ¿Qué balance hace, en lo profesional y en lo personal, de estos dos años?

— Han sido muy intensos, la provincia es maravillosa, con muchas realidades diferentes en las que meterse hasta la cocina. Ha sido un gran aprendizaje, pero aún hay mucho por conocer. En lo personal, es un privilegio representar al Gobierno de España en León, estoy encantada y me hace sentir muy plena.

— El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para León es el más bajo en casi 15 años.

— Estos presupuestos tienen un tiempo muy corto de ejecución, se aprobarán en junio. Son realistas, no incluyen partidas que no puedan ejecutarse. Otra cosa serán los de 2018, queremos más inversiones pero tienen que ajustarse al tiempo de que disponemos. Los significativo será lo que se plantee para el próximo año.

— Un proyecto importante es el Palacio de Congresos, y este año no hay partida en los presupuestos para él.

—Creemos que nuestra contribución al Palacio de Congresos ya está hecha, no me consta que haya deuda. De todas formas, estamos en conversaciones con el Ministerio de Fomento para que se aclare cuál es la situación.

—¿Qué necesidades más urgentes de la provincia ha trasladado al Gobierno para incluirlas en la tramitación de las cuentas de este año?

— Lo más urgente es el mantenimiento y arreglo de las carreteras, y para eso hay una partida de gasto importante, que espero que se incremente de cara al próximo año. El recorte de las inversiones en infraestructuras en los ejercicios de crisis ha provocado que algunas vías estén bastante deterioradas. Para este año hay partidas en algunos puntos, como una específica para la N-625 en Mansilla y Cistierna, o para la A-76, que en el Bierzo preocupa mucho, y tendrá continuidad en 2018. También para la A-60, que todos deseamos ver culminada.

— En ese recorrido por la provincia ¿qué más carencias ha detectado?

— Una provincia como León necesita mucho, es muy grande y dispersa, con una orografía difícil. Lo básico son las infraestructuras, y ahí el Gobierno está intentando dar lo posible. En las ferroviarias no podemos tener queja, la integración avanza; y hacemos hincapié en las carreteras, que es lo que vertebra el territorio. A nivel patrimonial es casi inabarcable, porque es extensísimo. Lo importante es tenerlo todo en cuenta.

— Miles de leoneses esperan por fin la anunciada convocatoria de empleo público, ¿para cuándo, y cuántas plazas se necesita cubrir?

— Está claro que después de estos años hay carencias, sobre todo en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en la Administración central. Se ha jubilado mucha gente y no se ha repuesto; y por otro lado hay toda una generación que tiene todo el derecho a acceder a la función pública, y en estos años ha sido muy difícil. Es muy importante normalizar esta situación.

— Precisamente la Administración central ha asumido buena parte del recorte de personal, que está envejecido, con alto grado de interinidad,... ¿Se resienten los servicios al ciudadano, como denuncian los sindicatos?

— Creo que el trabajo no se ha resentido, lo que ha habido es una mayor implicación y un sobreesfuerzo de los trabajadores, porque se entiende que esta situación es un reto. Los sindicatos dicen lo que tienen que decir, pero está claro que las plazas que no están cubiertas tienen que ocuparse.

— En materia de seguridad, ¿cómo se actúa a nivel local frente a la actual situación de alerta global por los ataques terroristas?

— Para eventos puntuales o aglomeraciones de persons se despliegan operativos específicos, que pasan por hacer requisas, contar con los Tedax, reforzar los servicios de información,... Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil tienen una serie de medidas protocolizadas, y en muchos casos se recurre a las jefaturas regional o nacional para obterner refuerzos. O internacionales, como ocurre ahora en el Camino de Santiago.

— En esta materia una de las preocupaciones es la coordinación entre las fuerzas de seguridad.

— La Junta de Seguridad Local se reúne de forma constante para hacer esa coordinación lo más eficaz posible. Puede haber problemas puntuales, pero siempre optamos por el diálogo. Entre Guardia Civil y Policía Nacional no hay ningún conflicto.

— Durante su primer año de mandato afrontó el fin de las movilizaciones mineras, y lo hizo diálogo, pero con mano dura.

— Siempre he procurado aplicar el diálogo, vi en los mineros voluntad de entendimiento y tenemos una relación abierta. Saben que para nosotros ellos son importantes, pero también lo es que las situaciones no se tensionen. Se trata de una realidad muy compleja, con muchos prismas que implican asuntos sociales y económicos. Lo que no deberíamos consentir es que se convierta en un arma de enfrentamiento político. Siempre que he podido hemos ayudado, y se ha puesto orden cuando era necesario, pero explicando las cosas. La subdelegada no puede tolerar actos violentos, esa era la línea roja y ellos lo entendieron desde el primer momento. Y ahí los sindicatos han tenido una labor importante.

— Durante los últimos años los incumplimientos del Gobierno han colocado al sector en una situación límite.

—No es cuestión de un gobierno o dos, hay que hacer crítica muchas legislaturas atrás. Se han perdido muchas oportunidades, como los fondos Miner, con anuencia de todo el mundo, perdiendo la oportunidad de regularizar el sector. Ahora el marco temporal que marca la UE está muy cerca, y hay que tratar de salvar la minería que queda y encontrar salidas laborales. Creo que el carbón debería ser reserva estratética en el mix energético.

— Con este límite temporal, ¿qué les espera a las comarcas mineras?

—Estamos en un período abierto, hay que poner sobre la mesa con absoluto realismo el punto en el que estamos. En cielos abiertos no hay problema, pero es el momento de aclarar qué hacer con el resto. Espero que haya voluntad de acuerdo por todas las partes.

— ¿Tiene la sensación, que a veces se transmite, de que la provincia se apaga, en lo económico, lo demográfico...?

—León es una provincia fantástica, pero tenemos que creérnoslo. Y hay una realidad que no podemos negar. Una población muy envejecida, pueblos que se mueren,... Hay que buscar alternativas para los más jóvenes. Es un tema difícil, no hay que engañarse, pero no imposible. Buscar alternativas en las comarcas mineras, impulsar la agroalimentación, que tiene mucho potencial, cambiar y ver nuevas alternativas. León no va a convertirse en una gran potencia industrial, pero tiene recursos naturales y gente con ganas de trabajar para desarrollar proyectos que fijen población joven.

— La Universidad, de donde usted viene, ¿no tendría que ser un elemento más dinamizador de todo este impulso?

— La Universidad es lo más importante que tiene la provincia, como formador de nuestros jóvenes y como elemento dinamizador. Hay que conseguir la sinergia entre la formación y la genración de empleo. Formamos bien, como muestra el nivel de éxito de nuestros jóvenes, aunque no lo puedan ejercer aquí. Confío en que la Universidad haga ese esfuerzo de cambio, está haciéndolo; pero también depende de la sociedad, de los empresarios y las instituciones, tienen que abrirse más al Campus. Queda mucho trabajo por hacer.

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
2 Comentarios
02

Por floro 20:44 - 16.04.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Parece que el éxito poblacional y económico de esta provincia, estaba ligado al monocultivo del carbón. Las ayudas proclamadas para sustituir la minería se han esfumado (?recuerdan como se llevó un tal Villar las subvenciones¿). Otros países han sido capaces se sustituir minería y siderurgia. La UE. soltó pasta a tal fin. El Ruhr y el Sarre se han mantenido. Aquí la corrupción nos está matando.

01

Por del Bierzo 12:05 - 16.04.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

He leído toda la entrevista y en conclusión lo que he sacado en limpio, es, que es una política y, como tal, habla mucho, sin decir nada. Todos sabemos que León es una de las provincias más grandes, que más recursos naturales tiene y, que mas abandonada está por las autoridades. fue una de las más dispersas, que se vivía de la agricultura y la ganadería. Hoy León gracias al abandono y las malas políticas, que se han llevado a cabo por nuestros políticos, León no se ha quedado hecho un desierto, porque León tiene de todo y, sus montes se regeneran por sí solos, esperando gente que los cuide, pero nuestros políticos lo único que les importa, es, que se quemen para mantener el servicio de incendios y, por eso los pueblos que quedan con alguna vida, muchos se han quedado en geriátricos. Esta señora sigue pensando en los dos cánceres, el primero español, que son los FUNCIONARIOS y el otro más provincial-comarcal, que ha sido la minería, que ha dado mucha prosperidad en sus años de apogeo, y gran depresión y desilusión en su decadencia, la juventud se marchó de los pueblos y ahora a nadie le apetece volver a hacer los trabajos que hicieron sus padres. León sigue siendo una provincia muy grande, con muchos recursos naturales, pero sus gobernantes dejan mucho que desear y, la subdelegada será muy generosa con su tiempo y cercana con la gente, pero León lo que necesita es trabajo y, eso con buenas palabras no se crea, sino con políticas que lo incrementen y de eso veo poco

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla