Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

MIRCEA CARTARESCU. ESCRITOR

«Los verdaderos premios se los da uno a sí mismo»


26/10/2017

 

Emilio GANCEDO | LEÓN

Su nombre, llevado también por otros compatriotas ilustres como Eliade, el portentoso historiador de las religiones, tiene que ver con la paz, y paz es lo que rodea a Mircea Cartarescu, una serenidad y una mirada reconcentrada bajo la que rebulle un mundo de insondable frondosidad literaria. El escritor rumano, firme candidato al Nobel desde hace unos años (aunque él detesta hablar de ello), recibió ayer en León el XVII y, previsiblemente, último premio que convoca el Club Cultural Leteo, cerrando un rutilante rosario de autores que comenzó con Gamoneda y que contiene apellidos del voltaje creativo de Banville, Auster, Amis, Houellebecq o Arrabal. El autor del inclasificable El Levante, de Lulu, Nostalgia, Cegador o del más reciente y monumental Solenoide, se mostró encantado de estar, aun fugazmente, en la capital leonesa, y alabó la iniciativa del Club Leteo. Porque, a pesar de llevar tiempo recogiendo distinciones por todo el mundo y de mantener que el verdadero galardón «se lo tiene que dar uno a sí mismo», este Leteo sin dotación económica, sólo otorgado por «amantes de la literatura», es uno de los que «más feliz» le ha hecho, proclamó.

—Usted escribió ‘El Levante’ en la cocina de su casa, cuando era un amargado profesor de literatura. Ahora es un escritor respetado en todo el mundo. ¿Qué ha cambiado en su persona desde entonces?

—Fundamentalmente no existe diferencia alguna entre aquel hombre y quien soy ahora. Hay un relato de Borges en el que, con 70 años, imagina un encuentro con su ‘yo adolescente’, y ve que son dos seres diferentes. A mí me pasa al revés. He leído cosas escritas por mí a los 17 años y me reconozco por completo.

—¿Qué les diría a esos otros autores que se sienten frustrados como se sentía usted, que están a punto de tirar la toalla?

—Que les comprendo. Que sé cómo se sienten. No soy de esas personas que dan consejos, ni siquiera a mí mismo, porque me he conducido de manera muy dificultosa en la vida, pero les diría que se encuentren a sí mismos. No que traten de encontrar nuevas fórmulas literarias, no que traten de publicar a cualquier precio. Contaba Ernst Gombrich que una vez en Argentina, en una tertulia, le hablaron de un poeta que él desconocía. «¿Quién es?», preguntó. «Bueno, pertenece a tal corriente», le decían. «Sí, pero, ¿quién es?», volvía a preguntar. «Y ha recibido tales premios», le explicaban. «Vale, pero, ¿quién es?», repetía cansado. No había manera de saber quién era realmente.

—¿Es ese su principal objetivo como escritor?

—Sinceramente, yo no aspiro a publicar libros. Sólo a entenderme a mí mismo y al mundo que me rodea. No me importa mi imagen, carezco de agente literario, tengo mi página de Wikipedia abandonada... No, no me considero un escritor ‘de carrera’, un profesional. De verdad.

—¿Por qué eligió tomar el camino de la literatura?

—No hubiera podido ser otra cosa. Es el único talento que poseo. Fui un niño y un adolescente muy tímido, sin ningún éxito con las chicas. Lo único que hacía era leer sin descanso. Y fue mi calidad de lector voraz lo que condicionó el que acabase siendo escritor. Porque llegó un momento en que no encontraba lo que buscaba en los libros que leía, y por eso empecé a escribirlos yo mismo. De todos modos, escribir y leer son partes de un mismo proceso mental...

—Esta tierra, León, lleva tiempo sufriendo un salvaje proceso de despoblación, fruto del abandono del campo y de una fallida reconversión industrial, con miles de jóvenes yéndose cada año a las grandes ciudades... Y sin embargo, su pulso literario es muy notable. ¿Ve algún vínculo entre ese olvido y el cultivo de las letras?

—Todo eso me suena mucho. Mira, en Rumanía hay una zona, al norte, con capital en Bistrita, donde sucede eso mismo, peor incluso. De hecho, las tres cuartas partes de su población se han ido a España. Sólo quedan los viejos. Y, sin embargo, allí viven o vivieron cuatro de los que yo considero más grandes escritores rumanos actuales. Todos decidieron permanecer allí, y no irse a Bucarest, por solidaridad con su pueblo y para seguir siendo fieles a su literatura original. Y allí están, olvidados e incomprendidos. En aquella zona, por ejemplo, vivió Bacovia, el ‘Kafka rumano’, dueño de una obra concentrada y fantástica. Y en parte por eso mantengo que la literatura no tiene nada que ver con la modernidad ni con la civilización. La literatura no florece entre el acero y el cristal, sino más bien entre las ruinas, en lugares periféricos, en espacios industriales abandonados, sitios que reflejen bien la melancolía del individuo...

—No para de recibir premios. ¿Qué piensa de este Leteo, que además es el último previsto?

—Creo que los verdaderos premios se los concede uno a sí mismo. No vienen del exterior sino del interior. Para mí, escribir un verso bello es el mejor premio. Dicho esto, no desprecio en absoluto los premios que me otorgan, los agradezco, sobre todo cuando son como éste, cuando proceden del amor verdadero por los libros, cuando no hay utilización de la persona. Entiendo que el Leteo me lo han dado porque conocen mi obra, no porque me conozcan a mí. Y por eso, sinceramente, he de decir que es uno de los premios más prestigiosos que me han dado. Y lo valoro mucho, sobre todo por quienes lo han recibido antes, una lista fabulosa que incluso me intimidó cuando la conocí y que me hace dudar de mí mismo. Esta tarde me siento realmente contento.

—Pues muchos autores actuales parecen ‘caballos de carreras’ en pos de un galardón. En su obra surge a veces ese personaje del ‘falso escritor’...

—Sí, es un personaje que encarna mi pelea con la literatura. Está siempre buscando parabienes, ser reconocido... refleja todo lo que yo desprecio del mundo literario. Para mí, el perfecto modelo de escritor es Kafka, que sólo escribía para sí mismo.

—Entiendo que ‘El Levante’ original, inmenso poema de 7.000 versos, lo escribió de esa manera, para sí mismo.

—Sí, y es intraducible, porque empleé una variante lingüística del siglo XVIII, que relata en parte toda la historia de la literatura rumana. Tuve que reducirlo y traducirlo al rumano para que pudiera ser después vertido a otras lenguas. Pero el libro que está editado es como un esqueleto, la espina del pescado. Valoro mucho la labor de los traductores, yo mismo me considero un ‘traductor de domingo’; he traducido al rumano a Bob Dylan, a Leonard Cohen...

—En ‘Lulu’, uno de sus personajes exclama al final: «¡Estoy curado!». ¿Cree en la capacidad sanadora de la literatura?

—Un escritor de verdad no quiere curarse. Quiere dejar todas sus heridas abiertas. ¿Qué puede llegar a escribir quien no sufre? No, no creo en la cualidad curativa de la literatura... de hecho, lo que hace precisamente la literatura es tocar, abrir más las heridas. Y eso es algo bueno.

—Me da miedo preguntarle si ya tiene escrito el texto de aceptación del Nobel...

—Haces muy bien en tener miedo (risas).

«Yo no aspiro a publicar libros. Aspiro a entenderme a mí mismo y al mundo que me rodea». Lo dijo ayer uno de los escritores europeos más respetados y firme candidato al Nobel, el rumano Mircea Cartarescu, al recibir en León el Premio Leteo. «Empecé a escribir porque no encontraba lo que buscaba en los libros», aseguró.

 

5 Comentarios
05

Por xile 14:49 - 26.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Se pueden llevar sillas de casa o las pone el alcalde?

04

Por xile 12:55 - 26.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿n0 hay más comentarios? qué pena.

03

Por xile 9:52 - 26.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

en el hall del musac y en sillas plegables ¿pero de dónde han salido nuestros políticos? ¿conocen los premios princesa de asturias y su importancia y trascendencia? puede que los leteo estén mejor situados en cuanto a prestigio de la cultura se refiere.

02

Por Black Knight Templar 9:49 - 26.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Puede que sea la última edición. La Cultura en León no interesa. Aquí se busca gente por toda España para que vengan a los bares y restaurantes, a mamarse y despedir al solter@ etílicamente hablando.Grandes joyas se ven los fines de semana... Se puede alegar que no interesa a nadie o que se busquen patrocinadores privados. Falaz: ¿Cuánto dinero público gasta el Ayuntamiento en pasear pendones, poner propaganda por España anunciando bares, fiestas y jaranas? El plan es claro: cuanto más aborregado sea el pueblo, mejor se le manipula. L@s borreg@s, no molestan a los políticos. Pero el escritor, el pensador, el artista, es un ser solitario y ,generalmente, crítico. Es un francotirador y eso molesta porque saca las vergüenzas sociales y políticas. Una actividad cultural menos: más tiempo para ir al bar.Mejor fotos de degustaciones,catas, cortadores de embutidos y chacinas varias. No os queréis dar cuenta de que, en realidad, medran los políticos. Los demás, brindáis al sol y ladráis a la luna. Tal vez la Concejalía de Cultura debería ser de Incultura o, mejor ,integrarse en la de Fiestas,Bebercio y Jaranas.(Es una sugerencia) Como disidente que me considero, no me importa. Pero que alguien diga algo.

01

Por xile 9:49 - 26.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

mi enhorabuena al galardonado y al club leteo, una labor y unos premios inimaginables en cualquier ciudad, pero sólo las instituciones de león son capaces de hacerlo desaparecer o no haberse implicado como corresponde. están demasiado ocupados con la morcilla gastronómica.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León