+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FÚTBOL. LA ENTREVISTA

«Me hubiera gustado entrenar a un gran equipo en España»

Miguel Ángel Portugal, ex futbolista y entrenador del Delhi Dynamos

 

Miguel Ángel Portugal entrenando al Delhi Dynamos en el Área Deportiva de Puente Castro. MARCIANO -

20/09/2017

gonzález gonzález | león

Se nota cuando hablas con alguien que sabe bien de lo que habla. Con el sosiego que da la experiencia, Miguel Ángel Portugal (Burgos, 1955) explica su pasado, presente, y futuro más próximo. Compartió vestuario con ídolos como Juanito, o Del Bosque. Después ejerció como director deportivo en varios equipos y también como entrenador. Tras dirigir al Valladolid hace dos temporadas y al Constantine argelino el año pasado, la Academia Aspire —que gestiona también la Cultural y Deportiva Leonesa— solicitó sus servicios para entrenar al Delhi Dynamos. Y con el Dynamos se encuentra estos días en León, realizando la pretemporada hasta el 30 de septiembre, cuando partirán de nuevo a la India para disputar la Superliga.

—¿Cambiaría algo de su etapa como jugador?

—No. Cuando eres futbolista eres inconsciente de muchas cosas, pero me quedo con todo, con lo bueno y lo malo.

—¿Qué es más complicado, ser entrenador o director deportivo?

—Entrenador, pero el otro cargo también tiene lo suyo. Lo que pasa es que el míster es el responsable visual de todo lo que sucede en el club, y cuando fallan los resultados el que paga es el entrenador y casi nunca los otros responsables de esa situación.

—Usted hizo muy buenas labores en clubs que estaban en la zona baja de la tabla. ¿El fútbol tiene memoria?

—Muy poca. Uno se acuerda de lo que ha sucedido uno o dos años antes. El fútbol es una máquina que devora presente continuamente. Además hoy en día la velocidad es la cualidad principal de nuestra existencia; y eso también sucede en el ámbito futbolístico.

—¿El mejor jugador con el que ha compartido vestuario?

— Juanito, Del Bosque, Santillana, Uli Stielike... He tenido grandes compañeros en mi época.

—¿Y cómo entrenador?

—Cambiasso, Soldado, Negredo, Filipe Luis, Borja Valero... Creo que siempre se me ha dado bien sacar jugadores jóvenes.

—¿Qué opina de la forma de trabajar la cantera que tiene el Real Madrid?

—Hasta los años 80 había una metodología muy clara: el Madrid tenía que jugar con 4-3-3. A partir de la llegada de entrenadores foráneos se abre ese abanico y se dejó más libertad. Y hoy en día se trabaja sobre una filosofía, que es tener el balón.

—¿Y a usted le gusta eso?

—Sí, pero a mí me gusta tener el balón para hacer gol. El fútbol posesión tiene que ser creativo y generar desequilibrio, porque su objetivo es meter gol.

—¿Cómo llega al Delhi Dynamos?

—A través un amigo del Madrid, Iván Bravo, director general de Aspire. Me llamó para que entrenara al Dynamos, estudiamos el proyecto, me apeteció, llegamos a un acuerdo y aquí estamos.

—¿Qué espera de esta nueva etapa?

—Que sea una experiencia positiva y sobre todo dejar legado. Para un entrenador que sale de su tierra lo más importante es dejar algo que quede, y que esa gente cuando hable de un entrenador español diga ‘qué buenos son’ para que puedan volver otros. Me gusta que los entrenadores españoles que salen fuera dejen ‘poso’ para abrir las puertas a otros.

—El fenómeno de la Academia Aspire...

—Es una idea que surge de captar todos los talentos africanos que por el modus vivendi que hay allí no gozan de oportunidades. Aspire abrió ese mercado y vio una vía de escape para dar posibilidades a esos chavales. Creo que es una mezcla entre una labor educativa y benefactora.

—¿Y que la Cultural esté con ellos?

—Es algo muy positivo, creo que la gestión que está haciendo aquí es muy buena. Porque Aspire no sólo capta talento joven sino que además sabe gestionar: cómo un modelo de gestión te ayuda a conseguir objetivos.

—¿Cuando piensa en el futuro, donde se ve?

—Ahora sólo pienso en estos ocho meses en la India, en ganar el campeonato y hacer a mis jugadores disfrutar y ganar.

—¿Espera volver a su tierra?

—Es algo que me queda pendiente. De Burgos salí como jugador para el Madrid y nunca he tenido oportunidad de que me llamaran para entrenar. Tampoco es que ahora estén en una situación como para llamarme, pero en su día sí y optaron por otros entrenadores.

—El padre de un servidor siempre le vio a usted como un entrenador para equipos de campanillas...

—Estuve en el Racing, en el Castilla... Luego me tocó ir fuera al Paranense, un grande de Brasil. Sí que me hubiera gustado entrenar en España a un gran equipo. Aunque nunca es tarde si la dicha es buena.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla