+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ONCOLOGÍA

«Sin prevención, el cáncer tiene una salud envidiable»

Prevención, prevención y prevención. El cáncer no da tregua y los especialistas instan a la población a incorporar hábitos de vida saludable para prevenir la aparición de una enfermedad que llevó a las consultas del servicio de Oncología del Hospital de León a 1.600 pacientes nuevos el año pasado, un 3% más que el año anterior. Más de 22.000 consultas sucesivas y 11.000 tratamientos oncológicos al año. El 61% de los nuevos diagnósticos son de personas mayores de 65 años, según la Asociación Española contra el Cáncer. El jefe de Oncología de León dice que la ciudadanía tiene mucho que hacer para prevenir la enfermedad..

 

Andrés García Palomo, jefe del servicio de Oncología del Hospital de León. - DL

carmen Tapia |Lleón
04/02/2018

Su carácter optimista se empaña cuando habla del cáncer. Andrés García Palomo, jefe del servicio de Oncología del Hospital de León, insiste en esta entrevista, coincidiendo con el Día Mundial contra el Cáncer, en que la prevención es la única opción segura a la que agarrarse para no sufrir un cáncer, un diagnóstico que reciben cada año 1.600 nuevos pacientes del área sanitaria de León. Tras un cuarto de siglo de experiencia profesional no está satisfecho con los resultados.

— ¿Por qué hay tanto cáncer?

— Tendemos a ver el mundo con una preocupante parcialidad y creemos que lo que vemos es la única realidad. Pero la realidad dice que las personasen el mundo se mueren de desnutrición, pobreza, guerra e infecciones, no de las enfermedades que padece el mundo occidental, que representan en número una minoría. Si nos referimos a nuestra realidad occidental, efectivamente la mayoría de las enfermedades crónicas crecen en incidencia y sobre todo en prevalencia, consecuencia del estilo de vida y de la mayor esperanza de vida. Y el cáncer no es una excepción. El cáncer representa un grave problema de salud en el mundo occidental debido a su alta mortalidad, siendo la principal causa de muerte del varón y la segunda en la mujer. Pero, además, es la causa mas importante de años de vida perdidos, al afectar a personas en edades comprendidas entre los 50 y 70 años.

—La ciencia nos presenta cada vez más avances terapéuticos. ¿Está satisfecho con los resultados de los tratamientos?

—No. Es imposible estar satisfecho cuando aun el 50% de las personas que padecen un cáncer mueren por la enfermedad. Rotundamente no. Pero no debemos confiar sólo en los tratamientos o en el propio sistema sanitario para revertir esta tendencia. Prevención primaria mediante la modificación de los estilos de vida, educación y políticas de protección del ciudadano están en la base para revertir realmente los efectos del cáncer y de muchas enfermedades crónicas.

— ¿Cree que al cáncer le quedan pocos años de vida?

— No. El cáncer goza de una salud envidiable, entre todos nos encargamos de cuidarle y mimarle si no hay prevención.

— No es la primera entrevista que le hago en la que noto que en sus respuestas no es precisamente optimista. Más bien se diría que lo contrario.

— Un pesimista, dicen, es un realista informado. No, no soy optimista en este campo, a pesar de que mi carácter tiende más al optimismo que al pesimismo. El problema es que hemos depositado todas nuestras esperanzas en lo que el sistema y los tratamientos pueden hacer por nosotros, cuando realmente el ciudadano tiene mucho que hacer por sí mismo y por su comunidad en pos de una vida mas saludable.

— ¿A cuántos pacientes atiende actualmente el servicio de Oncología del Hospital de León y cuántos nuevos tratamientos se pautan al año?

—Este año hemos alcanzado la cifra de casi 1600 pacientes nuevos, casi un 3% mas que el año pasado. Se han llegado a más de 22.000 consultas sucesivas y unos 11.000 tratamientos al año. Este volumen es atendido por 8 oncólogos y un abnegado equipo de enfermeras auxiliares, administrativo y médicos internos y residentes, sin cuyo concurso sería imposible. Disponemos de un equipo humano en cifras muy por debajo de hospitales como es Salamanca, que atiende a una población semejante.

— ¿Qué eficacia tiene la quimioterapia y la radioterapia en el pronóstico del cáncer?. ¿Hay estudios serios que demuestren que el diagnóstico precoz y el posterior tratamiento para evitar la evolución de la enfermedad consiguen salvar su vidas?

—Hay datos muy robustos sobre el efecto del diagnóstico precoz en cánceres como el de colon y el uso de técnicas de diagnostico precoz, o el de cerviz. Lo mismo se puede decir con el melanoma y el diagnostico precoz mediante la identificación de signos de alarma en lesiones pigmentadas. Los datos no son tan potentes en el de mama, pero también hay que decir que, cuando la población a la que se realiza mamografías es debidamente seleccionada por riesgo, la capacidad del diagnostico precoz para salvar vidas es clarísimo. Existen datos contradictorios para el cáncer de próstata y el uso del PSA o para el cáncer de pulmón y el TAC. Para más del 50% de los cánceres la potencia de la prevención primaria es indiscutible. La prevención de la obesidad y su relación con el sedentario y la alimentación, tabaco, exposición indebida al sol, alcohol, polución y exposición a radiaciones ionizantes, podrían hacer descender la incidencia entre un 40 y un 70%. En cuanto a los tratamientos oncológicos, tanto locales como la cirugía y la radioterapia, o sintéticos como la quimioterapia, la terapia dirigida, la inmunoterapia o las vacunas, han proporcionado un claro aumento de la supervivencia. Por ejemplo, el melanoma, una neoplasia que en la fase avanzada era mortal en poco tiempo, ha cambiado y ahora se cuenta con largos supervivientes. De una forma más modesta, algunos subtipos de cáncer de pulmón, hasta ahora con supervivencias muy cortas, pueden contar con largos supervivientes. La detección precoz de recidivas pueden ser tratadas con técnicas novedosas de radioterapia y cirugía, permitiendo que los pacientes vivan mucho más tiempo sin enfermedad. No me cansaré de insistir en que el mejor cáncer es el que no se tiene.

Redes sociales

—Las redes sociales son fuentes de información de frases cortas con argumentos que pueden ser oportunistas y demagogos. He leído de todo sobre la importancia de la alimentación y el ejercicio físico para prevenir la enfermedad u obtener un mejor pronóstico. ¿Qué opina?

—Es rigurosamente cierto que la obesidad es uno de los factores de riesgo más potentes para desarrollar un cáncer, e incluso en pacientes con cáncer empeora el pronostico. Adelgazar es preventivo y terapéutico. No hay reglas complicadas, es muy sencillo: comer menos y hacer más ejercicio. Pero todo esto se puede matizar. ¿Cuánto y qué ejercicio físico hacer?. Estudios muy recientes demuestran que, al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico al día disminuyen la mortalidad un 37%, no sólo por cáncer sino también por otras enfermedades como las cardiovasculares. No vale solo pasear, hay que andar como mínimo a una velocidad de 5,5 a 6 km a la hora, o correr, o bicicleta….

— No hace mucho usted alertaba del riesgo del azúcar para la salud. ¿Hay alimentos que no provoquen enfermedades?

—Sobre la alimentación hay muchos bulos, muchas falsedades y pocas certezas. Esta claro que la alimentación insana, por excesiva o inadecuada, es fuente de obesidad. Pero algunos dogmas empiezan a cambiar y vencen barreras ideológicas y dogmáticas incluso entre profesionales reputados y asociaciones científicas ancladas en conocimientos obsoletos. Esto ya pasó con el tabaco, que incluso muchos profesionales lo defendían. Todavía recuerdo que estaba permitido fumar en los hospitales. Mire, sobre el azúcar se habla mucho, a veces acertadamente y a veces desacertadamente e incluso de forma artera, protegiendo intereses a veces nada transparentes. La OMS dice que hay que reducir el consumo de azúcar a menos del 4% del total de calorías de la dieta. Organismos tan poco sospechosos como la EORTC (European Organisation for Research and Treatment of Cancer) hacen campaña contra los alimentos azucarados. Varias asociaciones científicas comienzan a cambiar sus paradigmas y ponen énfasis en la excesiva ingesta de azúcar frente a la de grasas en el desarrollo de obesidad. Muy pronto veremos cambios en este sentido. Incluso la pirámide alimentaria recientemente propuesta por la Sociedad Española de Nutrición saca a los azucares y productos que lo contienen de su base. El azúcar en si mismo no es peligroso, si lo es, en exceso. Pero le propongo un juego: intente encontrar alimentos que no lo contenga. Ya me dirá si los hay. El exceso de azúcar lo tiene asegurado.

— ¿Hay nuevos proyectos previstos en el servicio de Oncología del Hospital de León?

—Mejorar, mejorar y mejorar. Que nuestros pacientes se sientan atendidos, acompañados y aliviados y dispongan de las mejores herramientas y de los mejores equipos. Y que nadie de León tenga que buscar alternativas fuera de León.

Buscar tiempo en otra localidad