+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MÚSICA

"The Grooves conocen León por el cocido de mi madre"

CRISTINA HILLS | SAXO DE THE GROOVES

 

La leonesa Cristina Hills, saxo del sexteto The Grooves. RAQUEL P. VIECO -

17/02/2017

pacho rodríguez | león

Este es un claro caso de que la culpa fue de David Kano. Aunque a The Grooves les iba la marcha. En este sexteto en el que no hay hombres pero no por principios, «porque podría haberlos», aseguran, hay una leonesa, Cristina Montes, 30 años, alias Hills, como nombre de guerra acuñado hace años, «y como a veces hasta me llama mi madre», asegura. Llevan tres años sonando por Madrid y toda España y aunque comenzaron como grupo que volcaba su talento en los sonidos de los setenta, cuando descubrieron que con lo que más aceptación tenían era con las canciones más bailables llegó su particular evolución y revolución. Aquí es donde entra en juego en la actualidad David Kano, un as de la electrónica-rock que ha demostrado cómo se las gasta en proyectos como Cycle, Krakovia... The Grooves pondrán hoy a prueba en El Gran Café su rock pasado por la electrónica y el funk.

—¿Cómo llega a la música usted que trabaja como project manager?

—A la música llegué por la afición que tenía mi padre. Pero cuando falleció, yo tenía 14 años, lo dejé. Después en los años universitarios, estando en Suecia, vi que el ambiente de los músicos me gustaba y casi volví como una forma de relacionarme.

—Con The Grooves han evolucionado de un sonido setentero a una propuesta casi más electrónica y bailable que corrobora que David Kano haya producido su último disco. ¿Por qué?

—Porque en los conciertos veíamos clarísimo que la gente se lo pasaba mucho mejor con las canciones que se podían bailar. A través de mi novia conocimos a David Kano y conectamos inmediatamente. Y pensamos que quién mejor que él para trabajar con nosotras. Además de que tenemos claro que es el mejor. Se trata de que lo que hacemos nos guste a nosotras y a la gente que va a vernos. Y estaba claro que cuando hacíamos discofunk la gente se ponía a saltar.

—Tal y como está el negocio, ¿cómo creen que se puede aprovechar el momento potente que viven?

—Pues aprovechando la máxima difusión. Llevamos en 30 días 350.000 reproducciones en Spotify. Eso nos puede dar un buen empujón para que se nos conozca y para poder tocar en muchos sitios. Sí, estamos en un buen momento.

—¿Eso da para el chalé?

—Ya veremos. Pagan trimestral... Pero, ya en serio, por mucho que triunfes en la música la cosa ya no da para el chalé.

—Hablemos de grupos. Les falta una i para ser Groovies aunque tienen, en mi opinión, algo de ‘Were are Standard’... Nada que ver una cosa con la otra. ¿Por dónde se asocian mejor?

—Los WAS (We are Standard) serían una referencia. A The Flamin Groovies los conozco pero no nos parecemos. Aunque mucha gente se equivoca y nos llama Las Groovies.

—¿Planes de una leonesa por León con sus compañeras?

—La tradición de The Grooves en León es el cocido de mi madre. Caerá. Pero llevaré a la banda a tomar tapas por el Cid; al Rivera, a tomar mejillones... Y por la noche, al Babylon y al Circus. Pero ante todo, en el concierto, creo que en León va a haber desparrame.

Lugar: Gran Café.

Hora: 22.30.

Entradas: 10 euros.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla