+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

48 horas fingiendo a la cara de la asesina

La Guardia Civil informó a los padres de Gabriel el viernes por la mañana que Ana Julia era la única sospechosa pero que debían seguir actuando con normalidad Los agentes les revelaron que iban a tender una trampa a Ana.

 

La madre de Gabriel consuela a su exmarido y padre del niño en presencia de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, que acudió a la capilla ardiente en la Diputación de Almería. CARLOS BARBA -

M. SÁIZ-PARDO | MADRID
13/03/2018

Los padres del pequeño Gabriel, Patricia y Ángel, tuvieron que fingir durante dos días ante la presunta asesina de su hijo. Incluso tuvieron que asistir a actos públicos con Ana Julia Quezada, a pesar de saber que todo ya a apuntaba a que la pareja del padre era la principal y única sospechosa de la desaparición del niño. Según han revelado fuentes de la investigación, el viernes a primera hora, la Guardia Civil informó a los padres de que la mujer estaba siendo investigada como «responsable directa» del secuestro del pequeño. Es más, les indicaron que para entonces no había ningún otro sospechoso y que todas las otras vías de investigación (entre ellas la del hombre que acosó a Patricia) estaban descartadas. La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil incluso reveló a los padres del pequeño que en breve iban a tender una trampa a la presunta homicida para obligarle a mover ficha y desvelar dónde estaba el niño.

Los agentes del instituto armado optaron por informar de sus sospechas a los padres para «tratar de apaciguar su dolor», pero al mismo tiempo les pidieron expresamente que no cambiaran de actitud hacia Quezada porque tenían todavía la esperanza de que el niño estuviera vivo y que el seguimiento a la presunta asesina les llevara hasta el lugar donde estaba secuestrado.

Ablandarle el corazón

Un día después de confirmarse la peor noticia posible, la madre de Gabriel, Patricia Ramírez, compareció en público para transmitir varios mensajes en distintas emisoras de radio. En declaraciones a la cadena Cope, Ramírez reconoció que sospechó de la pareja de su exmarido tras la desaparición de Gabriel el 27 de febrero. «Tenía la esperanza de que en algún momento le soltara y por eso en cada discurso salíamos apelando a su conciencia e intentando que todo fuera de otra manera», señaló la madre del pequeño. Es lo que pidió el pasado viernes en la gran concentración que se celebró en Almería.

Allí, Ramírez suplicó que liberasen a Gabriel en algún parque y prometió que no guardaría rencor a sus captores si le devolvían a su hijo. La madre también rompió una lanza en favor de Angel Cruz, el padre del niño. De él señaló en primer lugar que «está destrozado». «Es una persona maravillosa, que nadie dude de esto. Era imposible imaginarse esto que ha pasado».

a b

Buscar tiempo en otra localidad