+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

‘Amy Martin’ en realidad era ella

Zoe Alameda, exmujer de Mulas, confiesa que es la ‘escritora fantasma’ del PSOE.

 

Irene Zoe Alameda en un acto literario en Santander. - estabn cobo

ramón gorriagán | madrid
25/01/2013

Irene Zoe Alameda, ex pareja del destituido director de la fundación Ideas, del PSOE, rompió ayer el misterio de Amy Martin. La escritora que se esconde tras ese seudónimo en la página web de la entidad es ella, y no su excompañero Carlos Mulas, como sospechaba el partido. Unos recelos que motivaron su despido fulminante.

El culebrón de la columnista fantasma de la fundación Ideas dio un nuevo giro con la confesión de Zoe Alameda y la exculpación de Mulas. El asunto, sin embargo, está lejos de aclararse.

La que fuera compañera del exdirector de la fundación aseguró que su ex pareja «no tuvo conocimiento» de que Amy Martin era un seudónimo y no una persona hasta «bien entrado el día de ayer 23 de enero» y se enteró porque ella misma se lo comunicó ante el cariz que habían tomado las cosas.

No hubo sobresueldos

Mulas fue despedido el miércoles por el vicepresidente de la fundación Ideas, Jesús Caldera, por la contratación de la escritora fantasma. En el fondo de la destitución estaba la convicción, muy extendida entre los socialistas, de que Amy Martin era Mulas, que utilizaba esa argucia para cobrar un sobresueldo. La fundación Ideas pagó en torno a 50.000 euros en los dos últimos años a la columnista por sus variopintas colaboraciones.

Zoe Alameda explica en un comunicado que no dijo nada antes a su excompañero, del que está separada «sentimental y físicamente» desde el 2009, porque creía que la identidad de Amy Martin, el nombre de una «conocida» de estudios en Nueva York, estaba «completamente blindada». Pero só o ayer, cuando comprobó que el PSOE estaba sobre la pista, comprendió «la gravedad de la situación» y decidió revelar su secreto.

Sin embargo, prosigue el largo relato de Amy Martin, no pudo comunicarse de inmediato con Mulas porque estaba fuera de España, y solo «esta madrugada, llegada de un viaje con varios tramos,» pudo ponerse en contacto con él. «La responsabilidad absoluta del embrollo Amy Martin es mía» y «pido perdón por haber inventado y hecho trabajar a Amy Martin», confiesa Zoe Alameda, que se muestra dispuesta a devolver a Ideas el dinero cobrado.

El exdirector de la fundación siempre defendió la existencia de la escritora, a la que definió como «analista política», y aseguró haberla visto «una vez». Desde su destitución guarda silencio.

Pero la confesión de la columnista no aclara algunos interrogantes. Entre ellos, cómo se explica que algunos artículos firmados por Amy Martin en la web de Ideas coincidieran con otros de Mulas publicados poco después o poco antes. Tampoco esclarece por qué el propio Mulas dice haber conocido a Amy Martin si la escritora asegura que ignoraba todo. Del mismo modo, no quedan claras las razones que tuvo Zoe Alameda para prolongar el juego durante tanto tiempo sin decir nada a su ex compañero.

Los socialistas, entretanto, no salen de su asombro e indignación. Mulas, aunque no muy conocido, tenía un excelente cartel en los círculos de poder del partido.

En el PSOE temen, pese a la diferencia de naturalezas y magnitudes, que se asocie el caso de Amy Martin con las cuentas suizas del extesorero del PP Luis Bárcenas. Con la escritora todo fue legal, había un contrato, se pagaba el IVA, los artículos existían y se abonaban, argumentan con cierta desesperación los socialistas.

El vicepresidente de la fundación, Jesús Caldera, defendió «la rapidez y ejemplaridad» con que se ha actuado y justificó que no estuviera al tanto de lo de Amy Martin porque no tiene «poderes sobrenaturales» ni se ocupa «del día a día» para conocer todo lo que pasa en la entidad financiada en su mayor parte por dinero público. Reconoció que la fundación ha sufrido «daño», pero descartó que se haya producido un fraude porque van a lograr que se reintegre «hasta el último euro».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla