+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Aznar alerta sobre el peligro de desvertebración que acecha a España

El expresidente destaca el «impulso modernizador» que vivió el país en su época .

 

El presidente de Faes y exjefe del Gobierno, José María Aznar, pronunció ayer una conferencia. MARISCAL -

24/01/2017

r. c. | madrid

Todo discurso de José María Aznar debe ser leído entre líneas. El de ayer no fue una excepción y el destinatario siguió siendo Mariano Rajoy. El exjefe del Ejecutivo advirtió de que España se desvertebra social, política y territorialmente, y censuró el legado que la gestión de la crisis deja a las nuevas generaciones. «Sobre el futuro de los jóvenes se arroja ahora una nueva carga en forma de déficit y deuda, como medio de paso ordinario del bienestar de una parte y como precio asumido de la falta de reformas estructurales», reprobó.

La de ayer era la tercera intervención de Aznar en las últimas dos semanas. Su presencia pública se ha intensificado a raíz de su renuncia a la presidencia de honor del PP y la ruptura de su fundación, Faes, con los populares. En esta ocasión, se trataba de la conferencia inaugural de un ciclo organizado por la Fundación Valores y Libertad, que preside el exministro del Interior Jaime Mayor Oreja, y la Fundación Villacisneros. La presentación corrió a cuenta de la expresidenta del PP vasco María San Gil.

Fortalecer España

El título del encuentro ya invitaba a un diagnóstico crítico: ‘El necesario fortalecimiento de España’. El actual «decaimiento» que el expresidente detecta en el país de debe, a su juicio, a la falta de una tarea nacional compartida que, en este momento, debería centrarse en evitar que las «tres brechas» existentes concluyan en fractura.

Según lo analiza Aznar, hubo un momento en el que el relato de prosperidad que acompañaba a España, se detuvo. No recuerda el expresidente que a partir de 2009, con José Luis Rodríguez Zapatero entonces en el Gobierno, se produjera ningún acontecimiento comparable a los logros de la Transición o la entrada en el euro. «Y creo, y lo lamento, que tampoco estamos en el camino de poder celebrar nada parecido en 2019», sentenció el expresidente.

Atrás queda, en su discurso, el «impulso modernizador, ambicioso y profundo» que vivió el país durante su época como gobernante. Y aunque cree que «España no se va a romper», insta a los dirigentes políticos a no sólo evitar «lo peor, sino aspirar a lo mejor». Y para ello echa en falta programas políticos «con ambición nacional y deseo de progreso, alejados del localismo empobrecedor, el populismo mendaz y el adanismo insustancial».

Tampoco faltaron ayer las referencias al terrorismo. Tras un minuto de silencio en recuerdo del dirigente del PP asesinado por ETA, Gregorio Ordóñez, Aznar llamó a evitar la «ficción infame» de mezclar víctimas y asesinos.

Buscar tiempo en otra localidad