+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Bárcenas reconoce ante el tribunal la ‘caja B’ del PP

El extesorero afirma que fue Rajoy quien decidió que el partido rompiera con Correa.

 

Luis Bárcenas, a su salida ayer de la Audiencia Nacional. EMILIO NARANJO -

17/01/2017

efe | madrid

El extesorero del PP Luis Bárcenas reconoció ayer ante el Tribunal que en el partido había una «contabilidad extraoficial» en la que se anotaban donativos de empresarios «a cambio de nada» y ha atribuido a Mariano Rajoy la decisión de cortar relaciones con Francisco Correa.

Bárcenas, que se enfrenta a 42 años de prisión, se desvinculó a sí mismo y a los miembros del PP de las comisiones que supuestamente recibieron de manos del Francisco Correa a cambio de adjudicar contratos públicos a empresarios.

Durante el interrogatorio, el extesorero habló de la polémica caja B del PP que se investiga en otra pieza del caso y ha admitido su existencia, aunque se ha negado a calificarla como ‘B’ o «paralela», sino que se ha referido a ella como «contabilidad extracontable», «contabilidad extraoficial» y «fondos no oficiales del partido».

Son las anotaciones conocidas como ‘los papeles de Bárcenas’, que ayer el extesorero reconoció cuando la fiscal se los mostró en pantalla, si bien dijo que se trata de donativos de empresarios «a cambio de nada».

«Eran donativos que no tenían carácter finalista, no se correspondían a una gestión. No se contabilizaban oficialmente, es obvio, pero se llevaba un control de entradas y salidas», dijo para a continuación responsabilizar de su llevanza al extesorero Álvaro Lapuerta, que no ha podido ser juzgado por padecer demencia senil.

No sin antes recalcar que Lapuerta es una «persona honorabilísima, una persona honrada, honrada, honrada», Bárcenas explicó que el que los empresarios entregaran el dinero era «algo absolutamente inocuo», que lo hacían para «echar una mano» al PP a cambio sólo de que se les abriera «una puerta» y les recibiera el tesorero.

La Fiscalía le acusa de haberse quedado parte de esa caja B, algo que, defendió, era «imposible» porque estaba supervisada «con celo extremo» por Lapuerta.

De Correa, afirmó que en 2003 se dejó de contratarle para organizar actos del PP por orden del presidente del partido, Mariano Rajoy, después de que a éste le llegara una denuncia por parte de un empresario y su yerno de que pedía comisiones en los ayuntamientos en nombre del partido.

«(A Correa) se le subió a la cabeza lo bien que le iba en su actividad empresarial y pensaba que el partido era suyo y había que hacer lo que él decidiese», manifestó.

Ante esta denuncia, detalló, Rajoy se reunió con Lapuerta y con Javier Arenas (entonces secretario general del PP) y decidieron que no se le contrataría más, una orden que Bárcenas se encargó de difundir en el partido.

«Las funciones mías en el partido como gerente no me permitían tener capacidad de interlocución con nadie en el ámbito político. El gerente se dedica a administrar, no es interlocutor con alcaldes, ni con ministros, ni con secretarios generales», afirmó antes de negar haber recibido dinero de Correa ni para él ni para el PP. De estas comisiones desvinculó también a otros políticos acusados, como al exvicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos, al exalcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda (exmarido de Ana Mato.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla