+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Forn y los ‘jordis’ repudian el ‘procés’ para salir de prisión

Declaran en el Supremo que las vías constitucionales son el único medio para lograr la independencia.

 

Llegada del furgón policial al Supremo en el que fueron trasladados los tres encarcelados. F. ALVARADO -

12/01/2018

mateo balín | madrid

El exconsejero de Interior y diputado electo Joaquim Forn, el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y también representante electo Jordi Sánchez y el máximo responsable de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, repudiaron ayer ante el juez del Supremo su destacado papel en el ‘procés’ secesionista. Los tres cabecillas de la causa que instruye el juez Pablo Llarena modificaron de forma sustancial su discurso para salir de la prisión en la que están ingresados.

Para ello asumieron, con mayor o menos énfasis, las vías constitucionales para lograr la independencia de Cataluña. Una forma de cerrar definitivamente la puerta a la posiciones unilaterales que presidieron todas sus actuaciones pasadas y de desmarcarse del discurso que aún mantiene desde su retiro belga el expresidente huido Carles Puigdemont.

Los tres encarcelados, pero sobre todo Forn por su condición de exconsejero de Interior del Gobierno de Puigdemont, admitieron que la vía unilateral exhibida por el ‘procés’, tanto en el referéndum ilegal del 1 de octubre como en la declaración de independencia (DUI) del Parlament del día 27, se hizo fuera del marco legal, desoyendo las resoluciones del Tribunal Constitucional. «Admito que desobedecí», aseguró al juez, según señalaron tres fuentes jurídicas diferentes presentes en el interrogatorio.

No será consejero

El que fuera máximo responsable de los Mossos s’Esquadra -«no los puse al servicio del ‘procés», se defendió ayer- y una de las piezas centrales en la causa por rebelión, sedición y malversación acató explícitamente la Constitución como la norma que debe regir la reforma que permita conseguir la independencia y anunció que no volverá a ser consejero en el próximo Gobierno.

Es más, garantizó que renunciará al acta de diputado si el nuevo Ejecutivo se mantiene en la vía unilateral. Una referencia que también hizo al juez el exlíder de ANC Jordi Sánchez, número dos de Junts per Catalunya por la candidatura de Barcelona.

Sánchez, de 53 años y en prisión preventiva desde octubre por ser el cabecilla de los actos presuntamente sediciosos del 20 y 21 de septiembre en Barcelona frente a la Consejería de Economía, reconoció por su parte que desde febrero de 2015 hubo una hoja de ruta con ANC, Òmnium, ERC y Convergencia Democrática de Cataluña para reafirmar el camino hacia la independencia. Fue una manera de reconocer el valor del documento ‘Enfocats’, intervenido en la casa de Josep Maria Jové, ‘número dos’ de Oriol Junqueras, durante la operación Anubis del 20 de septiembre y principal indicio de la causa por rebelión.

Sánchez, quizá el que menos énfasis puso en su acatamiento de la Constitución, trató precisamente de minimizar su papel en aquellos incidentes frente a la Consejería de Economía. Razón por la que está imputado por un delito de sedición.

«Hubo actos vandálicos»

Se sabe que él llamó desde las redes sociales a obstaculizar el trabajo de la comitiva judicial -la letrada del juzgado permaneció retenida varias horas en contra su voluntad junto a otras 20 personas: «Sentí terror, vergüenza y humillación», relató en el atestado del registro- y cuando la situación se descontroló, Sánchez pidió calma subido a un vehículo destrozado de la Guardia Civil. Una circunstancia que, sin embargo, él negó ayer al juez. «Nunca hubo sensación de ambiente violento. Había grupos de música y todo se desarrolló en un tono lúdico, si bien se pudieron cometer actos vandálicos», apuntó.

En el caso del líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, el único de los tres interrogados que no es diputado, subrayó que por las vías utilizadas hasta ahora no se va a lograr la independencia y que «el único referéndum válido será el que convoque el Gobierno de España».

«Simbólica»

Según las mismas fuentes, Cuixart fue aún más contundente que Sánchez en sus manifestaciones y llegó a decir que la declaración de independencia fue «simbólica», que nunca incumplió órdenes judiciales y reafirmó que no es político ni quiere participar en política. «Nunca busqué coaccionar al Estado, sino dejar que se manifestara la opinión de la gente», subrayó.

Sánchez y Cuixart llevan en prisión desde mediados de octubre y Forn desde el 2 de noviembre pasado junto al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, que el miércoles pidió ser trasladado a una cárcel catalana para poder acudir a los plenos de constitución del Parlament (17 de enero) y de investidura (día 31). Los abogados de los primeros presentarán hoy sus escritos para que sean excarcelados porque, a su juicio, con el testimonio de ayer el riesgo de reiteración delictiva se ha diluido.