+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El Gobierno afea a Cataluña su ausencia pero valora que quiera negociar la financiación

Sánz de Santamaría, que ya ha lanzado las primeras directrices, asegura que «ha llegado la hora de la verdad».

 

Miguel Ángel Revilla, Nuñez Feijóo, Mariano Rajoy, Soraya Sáez de Santamaría, Susana Díaz y Javier Fernández durante el encuentro celebrado el martes en el salón de los Pasos Perdidos del Senado. JUAN CARLOS HIDALGO -

19/01/2017

efe | madrid

Menos de 24 horas después de la Conferencia de Presidentes, el Gobierno se ha puesto a trabajar en el cumplimiento de los plazos, en especial en uno de los compromisos adquiridos a última hora sobre la integración de los refugiados, en tanto que el PSOE anuncia una actitud «vigilante». Fuentes del Gobierno informaron ayer de que la vicepresidenta y ministra de Presidencia y Administración Territorial, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido a su equipo que use los recursos a su alcance para que los once acuerdos cerrados ayer empiecen a tomar forma. El primer paso es cumplir los plazos. Por ejemplo, antes de un mes tienen que estar formadas las comisiones técnicas que empezarán a estudiar el modelo vigente de financiación autonómica y que analizarán el transcurso de la Ley de Dependencia. Asimismo, antes del 31 de marzo debe crearse el Consejo Nacional de Protección Civil.

Son algunos de los plazos establecidos, pero no son los únicos. Posiblemente, el más importante tiene que ver con el horizonte de aprobación del nuevo sistema de financiación: a finales de año.

En esta línea, la vicepresidenta considera positivo que desde la Generalitat de Cataluña se haya dicho que no se desentenderá del nuevo sistema de financiación autonómica, pero lamenta que Carles Puigdemont no estuviera en la Conferencia de Presidentes. Santamaría se mostró satisfecha y subrayó que «ahora empieza la hora de la verdad, la hora de trabajar» de poner en marcha los acuerdos a los que se llegó.

Sáenz de Santamaría aseguró desconocer cómo va a actuar el Gobierno catalán, pero en todo caso consideró positivo que haya avanzado esa posición. Frente a las ausencias de Cales Puigdemont e Íñigo Urkullu, la vicepresidenta puso en valor la presencia del resto en la cita de ayer. «Ayer fue un ejercicio de diálogo. Le corresponde a quien no fue a dialogar, explicar sus razones y motivos y explicarles a los ciudadanos de su comunidad autónoma por qué no fueron a hablar de temas que luego llenan la vida de la agenda política de esos gobiernos».

De la misma forma, se preguntó si la Generalitat va a participar también en el acuerdo de que todas las comunidades colaboren en el pacto de Estado contra la violencia de género. «Son los ausentes los que tienen que explicar los motivos de su ausencia», añadió.

Ante el compromiso de que el acuerdo sobre la nueva financiación autonómica se logre durante el presente año, señaló que eso dependerá de todos. «Indudablemente, no va a ser fácil porque estamos hablando de unos recursos que son escasos, pero todos somos conscientes de esa dificultad. Habrá momentos complicados, pero hemos empezado a hablar y esa es la única manera de llegar da acuerdos», añadió.

Así, el Gobierno se ha comprometido a impulsar un estudio acerca del esfuerzo fiscal que despliegan las comunidades autónomas, algo que esgrimió la presidenta andaluza, Susana Díaz, cuando defendió la necesidad de una armonización fiscal. Por aquí vinieron los únicos rifirrafe, ya que la posición de la presidenta de la Junta chocó con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a favor de una presión tributaria baja. Ayer, Díaz, sin citar a su homóloga madrileña, aseguró que este debate «va más allá» de las comunidades y que ella lo defenderá a pesar de quienes «se llenan la boca para hablar de España y a la hora de la verdad enfrentan a territorios». La propuesta de Díaz ha encontrado respuesta dentro y fuera de tierras andaluzas.