+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un hombre apuñala a su hija de dos años para vengarse de su pareja

La niña tiene el pulmón perforado y se encuentra ingresada en el hospital de Valencia.

 

17/01/2017

efe | valencia

Un hombre fue ayer detenido en la localidad valenciana de Benifaió tras confesar haber agredido a su hija de unos 3 años, a la que encontraron en su domicilio con heridas de arma blanca en tórax y espalda y que permanece ingresada en el Hospital La Fe de Valencia.

Fuentes cercanas a la investigación informaron de que el suceso se produjo sobre las 10.30 horas de ayer cuando el hombre entró en el retén de la Policía Local del municipio valenciano y aseguró que había matado a su hija.

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Local se acercaron hasta el domicilio, donde tuvieron que hacer un agujero en la puerta para poder entrar al comprobar que nadie abría.

En el interior de la vivienda hallaron a la pequeña consciente y con un cuchillo clavado en el tórax, según las fuentes, que han señalado que la pequeña sufrió dos heridas en el tórax y espalda y tiene el pulmón perforado.

Tras ser estabilizada por los sanitarios fue trasladada al Hospital de La Ribera, en Alzira, y posteriormente a La Fe.

La pareja del supuesto agresor, que permanece detenido en dependencias de la Guardia Civil como posible autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, es la etarra Sara Majarenas, que actualmente cumple condena en la prisión valenciana de Picassent.

La alcaldesa de Benifaió, Marta Ortiz, explicó que el suceso se produjo en el número 17 de la avenida de la Caixa d’Estalvis y que el supuesto autor de la agresión y su hija no estaban empadronados en ese municipio.

Fin de semana con su padre

La niña vivía con su madre, la etarra Sara Majarenas, en la prisión de Picassent y pasaba el fin de semana con su progenitor con autorización materna. Las fuentes precisaron que la niña apuñalada - no había cumplido aún los tres años, edad límite que marca la legislación española para que las reclusas puedan vivir con sus hijos en prisión.

Este fin de semana la madre había autorizado la salida de su hija para que conviviera con el padre, han añadido las fuentes que han explicado que el permiso expreso de la progenitora es condición indispensable para que un menor salga del centro penitenciario.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla