+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La magistrada exculpa al Ministerio de Fomento y sólo imputa a los tres responsables del petrolero

La jueza del caso «Prestige» justifica la decisión de alejar el barco de la costa

El auto considera que llevar el buque a puerto era peligroso porque amenazaba con partirse

 

El «Prestige» se partió en dos a 233 kilómetros de las islas Cíes, con 70.000 toneladas - EFE

21/03/2009

efe | santiago

La titular del Juzgado de Corcubión, que ayer concluyó la instrucción del caso Prestige , considera que la decisión de alejar el barco de la costa no contribuyó a agravar la crisis del petrolero. En el auto de la jueza, Carmen Vieiras Suárez, se mantiene la imputación del capitán del barco, el griego Apostolos Mangouras, así como el del jefe de máquinas y el primer oficial, aunque retira la que pesaba sobre el que era director general de Marina Mercante cuando se produjo el naufragio, José Luis López Sors.

El escrito judicial trata de determinar si, a lo largo de la instrucción practicada, persisten los indicios de criminalidad sobre el ex director general, sobre quien la Abogacía del Estado solicitó que fuese sobreseída la imputación. La defensa de Mangouras y la armadora sostienen que la rotura del buque y el gran derrame de fuel se produjeron como consecuencia de la decisión de López Sors de alejar el petrolero. Pero, recuerda la jueza, la Abogacía del Estado entiende que el Prestige sufrió un colapso estructural que desde el primer momento del accidente causó un vertido de fuel de grandes dimensiones y flujo ininterrumpido que imponía el alejamiento como única opción. A la vista de las diligencias que recoge el auto, «parece deducirse que la información que manejó la administración española sobre los datos que presentaba el buque era la correcta, por lo que no cabía otra opción que denegar el acceso» del barco a puerto.

A este respecto, cita la opinión de un perito que fue «contundente» al entender que la decisión de alejar el barco fue correcta porque su conducción a puerto era muy arriesgada ante la posibilidad de que se partiese en el trayecto.

Además, la jueza considera que López Sors recabó información sobre la situación del buque y las opciones posibles y, a la vista de ello, tomó la decisión de alejar el petrolero.

A la vista de las diligencias de instrucción practicadas y de la legislación, «puede decirse que los indicios criminales» respecto a la decisión de López Sors de alejar el buque «han sido desvirtuados».