+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Mallorca busca recuperar la normalidad enfangada todavía por la desesperación

El número de muertos se eleva a doce, tras hallarse los cuerpos de un matrimonio alemán.

 

A la izquierda Rafa Nadal, escoba en mano, no dudó en mancharse de barro y ayudar en la limpieza. A la derecha una mujer limpia enseres de su casa. MAIKA NAVARRO/CLADERA -

Mujeres trabajando en las labores de limpieza de San Llorenç, anegada por las lluvias. CATI CLADERA -

12/10/2018

josé camarero | mallorca

Cuando los vecinos de Sant Llorenç, en Mallorca, se concentraron ayer a mediodía a las puertas del ayuntamiento para rendir homenaje a los doce fallecidos por la riada, con un minuto de silencio que se coordinó en toda la isla, el sol azotaba en todo su apogeo. Nadie se atrevía a decirlo, pero por la cabeza más de uno pensaba cómo era posible que un día tan apacible sucediera a otro en el que la oscuridad y la devastación asoló el pueblo apenas 48 horas antes. Los rayos de sol solo sirvieron para despejar aún más las dudas: los destrozos son incalculables, las pérdidas en negocios y hogares ingentes y la desesperación por volver a la normalidad cada vez mayor. «Cuantas más prisas tienes por regresar a la vida que teníamos, más te das cuenta de que no va a ser posible ya nunca», se lamentaba Carles mientras achicaba agua del garaje comunitario de su vivienda.

En este ‘día después’, la devastación había sido aún mayor de lo que creían. «Y lo peor siguen siendo los muertos, por supuesto, eso ya no se recupera», admitía un voluntario. El millar de efectivos movilizados desde el martes tras la riada se repartió las tareas. La más importante, encontrar a los tres desaparecidos. Al pequeño de 5 años se le unió el miércoles un matrimonio de origen alemán, Petra y Mike Kircher, de 63 y 61 años, residente en la isla. De madrugada, los agentes encontraron un coche con dos móviles, así como todo tipo de enseres personales. Pero ni rastro de sus ocupantes.

Los trabajos de rescate se apartaron poco a poco del pueblo y se centraron en la desembocadura del torrente que arrasó con todo lo que encontraba a su paso, en la Cala S’Illot, a unos diez kilómetros de distancia de la tragedia. Las esperanzas de encontrarles cerca de la localidad se desvanecían a medida que pasaban las horas. Poco después del mediodía los equipos recuperaban cerca de la zona de Artá los cuerpos del matrimonio.

Los esfuerzos se centran ahora en encontrar al pequeño. La fuerza con la que la lengua de agua, barro, lodo, vegetación, coches y todo tipo de enseres arrasó el pueblo el martes por la noche en apenas dos horas hace pensar a los efectivos de la Guardia Civil y la UME que podrían encontrar al niño cerca del mar, al haber sido arrastrado por la corriente. Para ello cuentan con especialistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), aunque la tarea no es fácil porque «la visión es muy mala, hay mucho fango y tierra, es lento y técnico», según explicó el portavoz del instituto armado en Mallorca, Francisco Molina.

Ahora miles de personas se afanan en retirar el barro de calles, casas y enseres.

Por otra parte, los Reyes visitarán hoy la zona afectada por las inundaciones en Mallorca que han dejado al menos doce fallecidos y un desaparecido, un niño de 5 años. El menor fue arrastrado por la corriente junto a su madre, que murió mientras salvaba a su otra hija de siete años. Don Felipe y doña Letizia se desplazarán a la isla una vez que finalice la recepción oficial que ofrecerán en el Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional después de presidir el tradicional desfile militar.



Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla