+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Montoro pide al PSOE que se abstenga con el fin de aprobar los Presupuestos

El Gobierno presiona a los socialistas con las necesidades financieras de sus comunidades.

 

Cristóbal Montoro durante su comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso. J. P. GANDUL -

26/01/2017

nuria vega | madrid

El gran pulso político que mantienen Gobierno y PSOE en estos primeros meses de 2017 es el de los Presupuestos Generales del Estado. Fuentes de La Moncloa han supeditado el envío del proyecto al Congreso a un acuerdo con los socialistas, ya sea tácito o explícito, que garantice que las cuentas saldrán adelante y, sobre todo, que por el camino de su tramitación no quedarán desvirtuadas. Por eso, Cristóbal Montoro aprovechó ayer su paso por la Comisión de Hacienda de la Cámara baja para instar a la negociación y recordar el valor de la abstención. No citó a nadie. Tampoco hizo falta. «No ha podido ser más claro», apuntaron desde el Ejecutivo.

El calendario que manejaba el Gobierno para presentar a las Cortes los Presupuestos de 2017 ha ido dilatándose con el paso del tiempo. Si bien es cierto que el pacto de finales de año con el PSOE para aprobar el techo de gasto y establecer el objetivo de déficit público ha calmado la urgencia de Bruselas, desde Hacienda recuerdan la importancia de que la ley que sustenta el proyecto político del Ejecutivo esté lista para su aplicación antes de verano.

Con ese objetivo se mantienen contactos con el resto de fuerzas del arco parlamentario a distintos niveles. Podría decirse que el Gobierno ha desplegado todas sus capacidades para que este no sea el primer fracaso de la legislatura y se debilite el mandato de Mariano Rajoy. El jefe del Ejecutivo, la vicepresidenta, el ministro de Hacienda y la dirección del grupo parlamentario están volcados en esta empresa y el socio al que aspiran es el PSOE.

Fuentes gubernamentales enmarcan en este contexto la Conferencia de Presidentes que se celebró en el Senado el 17 de enero y apuntan a lo instrumental de la cita. El Gobierno trata de atraer a su causa a las autonomías, siete de ellas nada menos que de signo socialista y con reivindicaciones económicas que requieren la aprobación previa de las cuentas. En La Moncloa recuerdan que son los Presupuestos los que garantizan las inversiones que reclaman los gobiernos regionales y, según los cálculos del portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, la imposibilidad de sacar adelante el proyecto hará que las comunidades dejen de percibir 4.000 millones respecto al año pasado.

En definitiva, que las necesidades financieras de ejecutivos gobernados por barones socialistas pueden servir al Gobierno para presionar a la segunda fuerza política. Soraya Sáenz de Santamaría es la encargada de la interlocución con los representantes autonómicos, mientras Montoro está enfocado en las conversaciones con el PSOE.