+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Los ‘padres’ de la Constitución prefieren interpretarla a abordar su reforma

Herrero de Miñón, Pérez-Llorca y Roca subrayan la importancia del consenso y la voluntad de acuerdo .

 

El político y padre de la Constitución, Herrero de Miñón. ZIPI -

Otro de los padres de la Constitución, José Pedro Pérez-Llorca. ZIPI -

11/01/2018

efe | madrid

Los tres ‘padres’ de la Constitución que ayer comparecieron en el Congreso señalaron como vía preferente para mejorar el modelo territorial del Estado una reinterpretación de la Carta Magna mediante otras leyes, frente a la reforma del texto aprobado en 1978 que ellos contribuyeron a redactar.

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD), José Pedro Pérez-Llorca (UCD) y Miquel Roca i Junyent (Minoría Catalana) fueron convocados en la Cámara Baja para dar su opinión sobre las posibilidades de modificar el modelo autonómico, recogido en el título VIII del texto constitucional en vigor.

Los dos ponentes de la extinta UCD coincidieron en rechazar la propuesta de corte federal para España defendida por el PSOE, un sistema que, en opinión de Herrero de Miñón, sería «polémico, indeterminado y costoso» y sobre cuyos efectos alertó Pérez-Llorca con el ejemplo de su fracaso de la antigua Yugoslavia.

Miquel Roca, que no se refirió al sistema federal, sí dejó claro que el modelo territorial «puede ser perfectamente revisable y mejorarlo» sin necesidad de reformar la Constitución, que da margen para acometer cambios «trascendentales» sobre la organización del Estado.

En palabras de Herrero, se pueden hacer modificaciones «sin afrontar ahora una reforma formal» de la Constitución, sino «una mutación de la misma, mediante consenso de los agentes políticos».

Todos subrayaron la importancia que tiene el consenso y la voluntad de acuerdo para acometer cualquier cambio, y Pérez-Llorca instó a «limpiar un poquito la atmósfera» antes de intentar cualquier reforma porque en la España actual hay «mucha ira».

El conflicto catalán ocupó parte de sus intervenciones, en las que advirtieron de la inviabilidad de una solución fuera de la Constitución. Así el catalán Miquel Roca dijo que debe «respetarse en su integridad» y recordó que «no hay vías al margen», ya que todos saben qué es «lo que cabe y lo que no cabe» en ella.

Por su parte, Herrero aseguró que «no se puede negociar el retorno de nadie a la legalidad» y descartó «transacciones» con quienes la han roto porque «no se puede premiar la delincuencia», en tanto que Pérez-Llorca alertó sobre una posible «solución concesiva» para el conflicto en Cataluña.

Este ponente lanzó una propuesta para impulsar «medidas de integración» para España en materias como la lengua y la educación ante la «amenaza de desintegración» e incluso apuntó que ahora la cuestión es «cómo mejorar el autogobierno de España».

El Senado ha sido invocado en las comparecencias para admitir que fue el aspecto en el que «más se equivocaron» los ponentes, en palabras de Roca y para hacer ver la dificultad que supone intentar su reforma porque nadie quiere perder sus escaños, según reflexión de Herrero.

Este ‘padre’ constitucional sugirió incorporar de forma permanente la Conferencia de Presidentes a la Cámara Alta, un instrumento también avalado por Pérez-Llorca, mientras que ambos desestimaron aplicar el modelo alemán del Bundesrat, algo que Roca no ve mal.

Otro «gran error» en la Carta Magna fue la regulación de la enseñanza, que según Pérez-Llorca fue el «pecado original» de la Constitución.

En lo que sí coincidieron plenamente es en que la financiación autonómica puede cambiarse mediante la modificación de su ley orgánica sin necesidad de incluirla en el texto constitucional.

Con matices, aceptaron el mantenimiento del cupo vasco y del concierto navarro incluidos en la Carta Magna, si bien dejaron caer algunas críticas a estos sistemas de financiación foral.

En la sesión no participaron ni Unidos Podemos, ni las formaciones nacionalistas aunque sí asistieron como oyentes dos diputados del Pdecat, Carles Campuzano y Jordi Xuclà, a los que el representante del PP, José Antonio Bermúez de Castro, invitó a sumarse activamente a este órgano parlamentario.