+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El PP confía en Rajoy para recuperar a los electores perdidos en las últimas citas

El partido prepara un congreso a la medida de su líder aunque se postergue la renovación del aparato.

 

El liderazgo de Mariano Rajoy será refrendado en el congreso del partido. MIGUEL ÁNGEL MOLINA -

22/01/2017

nuria vega | madrid

Camina estos días el PP hacia su XVIII Congreso Nacional, la cita en la que los populares apuntalarán por cuarta vez en la historia del partido el liderazgo de Mariano Rajoy, algo que hace solo un año estaba en el alero. Fue precisamente un 22 de enero, el de 2016, cuando en las filas de la formación muchos dieron por sentado que el presidente había cavado su propia tumba al declinar la propuesta del rey de presentarse a una investidura que creía fallida de antemano. Convertido ahora, sin embargo, en el superviviente, junto con Ángela Merkel, del centroderecha europeo, la figura del líder conservador es la principal baza que exhiben los suyos para comenzar a recuperar el electorado perdido.

«Se ha demostrado que tenía razón, ya lo creo que tenía razón Mariano Rajoy», ensalzaba ayer desde Barcelona y casi admirado el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo. Pese a que persiste en el entramado popular la preocupación por que la permanencia en La Moncloa haya postergado la renovación de nombres al frente del cuadro de mandos de la formación, no hay debate sucesorio, al menos serio, en el partido.

Las especulaciones sobre el relevo del presidente y los movimientos que comenzaban a adivinarse un año atrás se han congelado. «A este paso, en 2040 Rajoy seguirá dirigiendo el PP», suelen bromear los populares en el Congreso. Algún dirigente veterano recuerda haber oído al jefe del Ejecutivo, aun en contadas ocasiones y antes de gobernar, que su intención era no permanecer en el poder más de ocho años. Pero hoy por hoy prácticamente nadie se atreve a descartar que quiera volver a ser candidato.

‘De facto’, lo es. A la espera del debate, la reforma de los estatutos establece que los congresos del PP se celebren cada cuatro años y no cada tres como hasta ahora. Y según la normativa interna, el presidente es automáticamente el cabeza de cartel. Por lo que dentro de tres semanas, y sin que la dirección esté de acuerdo con las enmiendas que apuestan por poner límite a los mandatos, Rajoy revalidará como líder y candidato ante unos hipotéticos comicios.

El de los días 10, 11 y 12 de febrero en Madrid será, de hecho, un congreso a la medida del presidente. Su reelección saldrá adelante al modo clásico con el voto de los compromisarios sin que haya llegado a implantarse para la designación de los representantes del partido el sistema de doble vuelta que los populares han diseñado como alternativa a las primarias de otras fuerzas políticas. No es que la fórmula, que se queda corta a juicio del PP madrileño de Cristina Cifuentes, no cuente con el aval de Rajoy. Pero, eso sí, para el futuro.

En este encuentro el presidente no quiere ruidos ni controversias. La dirección señala la paz interna como elemento diferenciador con otras formaciones y ese es el mensaje que trasladó el pasado lunes Rajoy a los miembros de su comité ejecutivo en la última reunión antes de que el órgano se renueve en el congreso.

Noticias relacionadas

Buscar tiempo en otra localidad