+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El rey Juan Carlos podría ser investigado por fraude fiscal

Corinna denuncia una «campaña de descrédito» con fines políticos .

 

El rey emérito, Juan Carlos I, durante un acto oficial. OLIVIER HOSLET -

13/07/2018

E. p. | madrid

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) pidieron ayer a la Agencia Tributaria (AEAT) que inicie una investigación a las personas implicadas en las supuestas conversaciones en las que Corinna dice que el rey emérito, Juan Carlos I, la usó como testaferro, demostrando así que no existen «escudos fiscales» para proteger a la familia real. En este sentido, advierten de que el Rey emérito podría ser investigado por fraude fiscal y blanqueo si se acredita la veracidad de las cintas grabadas a la «amiga» de Don Juan Carlos.

Los técnicos abogan por iniciar las investigaciones tributarias, ya que consideran que hay indicios suficientes para llevarlas adelante, pues las acusaciones vertidas en las cintas publicadas «tienen la entidad suficiente como para que la AEAT les preste la máxima atención y las verifique».

Así lo aseguran en un comunicado en el que recuerdan que Juan Carlos de Borbón estaba obligado a declarar todos sus bienes en el extranjero en el modelo 720 desde el año 2013. Y todo ello, explican, a la vista de que las revelaciones de que supuestamente el monarca emérito, a través de su abogado en Suiza, Dante Canonica, creaba «estructuras» opacas, concedía préstamos y propiedades a Corinna que luego le reclamaba y ponía cuentas de bancos suizos a nombre de su primo Alvaro de Orleans y Borbón, residente en el paraíso fiscal de Mónaco.

En este sentido, Gestha recuerda que si se acredita que el monarca emérito es el verdadero titular del terreno de Marrakech y de las cuentas en Suiza y no las ha declarado en el modelo 720, el valor de dichos bienes es «imprescriptible» y tributará en el IRPF de 2014, último año no prescrito a esta fecha, como una ganancia patrimonial no justificada al tipo marginal del 51,5% al tener su residencia en Madrid.

Los técnicos de Hacienda remarcan también que, en este supuesto, el monarca emérito podría haber incurrido en infracciones tributarias muy graves, e incluso si el valor de los bienes en el extranjero no declarados supera los 233.010 euros, podría estar incurso en un posible delito de fraude fiscal en el IRPF de 2014, si la declaración del modelo 720 no fue correcta y completa.

También creen que podría haber un posible delito de blanqueo si se acredita que desde su supuesta cuenta en Suiza paga a terceros que previamente han pagado parte de sus gastos personales e inversiones.

Por otra parte, la amiga del Rey Juan Carlos Corinna zu Sayn-Wittgenstein denuncia «una campaña de descrédito con motivación política» contra ella basada en «un sinfín de información falsa», según afirma en un comunicado de prensa.

Sayn-Wittgenstein ha respondido con este comunicado a las informaciones publicadas por El Español y OKDiario, según las cuales habría desvelado que Juan Carlos I tiene cuentas en Suiza y que la utilizaba a ella como testaferro para ocultar su patrimonio en el extranjero.

Tras asegurar que «desde hace tiempo, ha habido una campaña de descrédito con motivación política contra mi persona», proclama en esta nota: «Siempre he actuado correctamente y pretendo continuar viviendo mi vida de forma tranquila, con independencia de los años de acoso constante y de los intentos de descrédito público que he padecido con un sinfín de información falsa». «Tengo enorme respeto por las instituciones de España, pero no puedo permitir ser utilizada en un conflicto que no me atañe», concluye Sayn-Wittgenstein.