+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sánchez: «Si nos rebelamos contra la élite, ganaremos»

El líder del PSOE llama a la clase media y trabajadora a apoyar su plan para las elecciones.

 

Pedro Sánchez intervino en su segunda asamblea abierta a la ciudadanía. J.J.GUILLEN -

14/01/2018

Efe | Madrid

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, llamó ayer a la clase media y trabajadora a «rebelarse» contra el desmantelamiento del estado del bienestar de la derecha, convencido de que, si lo hacen, los socialistas ganarán las elecciones aunque no tengan de su parte a las «élites políticas y mediáticas».

«Si hacemos eso, por mucho que las élites mediáticas y políticas pongan en los medios cosas distintas a nuestras preocupaciones, ganaremos las elecciones», dijo Sánchez a los más de 400 militantes y simpatizantes que acudieron a conversar con él sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones a un centro cultural del barrio madrileño de Hortaleza. En lo que fue la segunda de las 52 asambleas abiertas que protagonizará por toda España en los próximos meses, Sánchez pidió a los presentes que se «movilicen» y expliquen a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo que no pueden «tolerar» que se desmantele el sistema público de pensiones, porque forma parte de su propio «patrimonio».

Además se mostró «dispuesto a erradicar cualquier tipo de privilegio que pueda tener un representante político», en respuesta a las demandas de algunos militantes que le han pedido que acabe con los «planes de pensiones vitalicias» de los diputados y senadores.

Sobre las pensiones

Durante el turno de preguntas, una de las asistentes le pidió su opinión sobre los «planes de pensiones vitalicias» de los diputados, a lo que el líder socialista contestó relatando su experiencia personal tras dimitir como secretario general y renunciar a su escaño hace algo más de un año: «me fui como entré, con una mano delante y otra detrás», dijo. Sánchez explicó que tuvo que darse de alta en la Seguridad Social dos días después de dimitir y que solo tuvo «tres meses de paro» y reivindicó que los políticos son gente «honesta» y «ejemplar» a la que «no puede meterse a toda en el mismo saco».

Su alegato recibió muestras de disconformidad en forma de murmullos y algún grito de «no estoy de acuerdo», que él mismo calmó aseverando que está en contra de que la «clase política» tenga privilegios y que está «dispuesto a erradicar cualquier tipo de privilegio que pueda tener un representante político», lo que fue respondido con aplausos.