+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El Supremo condena a España por no cumplir con su cuota de refugiados

De los 19.449 solicitantes de asilo que el Gobierno se comprometió a acoger apenas llegaron 2.500.

 

Inmigrantes rescatados ayer por Salvamento Marítimo, en el puerto de Tarifa. A. CARRASCO RAGEL -

12/07/2018

ander azpiroz | madrid

El Tribunal Supremo convirtió ayer a España en el primer estado de la Unión Europea en ser condenado por incumplir la acogida de solicitantes de asilo dictada por las autoridades comunitarias en 2015, cuando Bruselas optó por establecer unos cupos de migrantes para cada país en función de su peso económico y su población para aliviar la presión sobre Italia y Grecia, cuyos campos de refugiados se encontraban por aquel entonces al borde del colapso.

A España se le asignó la tercera mayor cuota de acogida, tan solo por detrás de Alemania y Francia. El Gobierno de Mariano Rajoy debía gestionar un total de 19.449 solicitudes antes de septiembre de 2017. Pero según reveló un informe de la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior, a fecha de 4 de marzo de 2018 Madrid tan solo había ofertado 2.500 plazas, lo que supone apenas un 12,85% de lo pactado con Bruselas.

Este incumplimiento llevó a la ONG Associació de Suport a Stop Mare Nostrum a presentar un recurso contencioso administrativo que ha sido estimado parcialmente. El alto tribunal considera que las decisiones comunitarias sobre el reparto de refugiados eran de carácter vinculante y obligatorio, por lo que no llevarlas a cabo implica «la condena al Estado español a continuar la tramitación en los términos previstos en las decisiones y de conformidad con los acuerdos que en lo sucesivo adopten las instituciones comunitarias».

Es decir, el Supremo obliga al Gobierno, ahora presidido por Pedro Sánchez, a tramitar las cerca de 17.000 plazas de asilo a las que se comprometió ante Bruselas y que no han sido adjudicados entre los migrantes que se encuentran en los campos de Grecia e Italia. El alto tribunal también destaca que existía la opción de que los socios comunitarios solicitaran una reducción de su cuota de hasta un 30%, pero España decidió no acogerse a tal posibilidad. De esta forma, añade el tribunal, se concluye que España «ha incumplido sus obligaciones de ofertar y de hacer efectivas las reubicaciones a las que estaba obligada».

Pese a la condena, en la sentencia se rebajan en parte las responsabilidades de España. De hecho, se reconoce que desde Madrid se han realizado peticiones a los Gobiernos de Atenas y Roma que «no han merecido la respuesta obligada».

España figura en el vagón de cola en cuanto a la acogida de solicitantes de asilo aunque hay otros países cuyos incumplimientos han sido mucho más graves. Hungría, República Checa y Polonia rechazaron desde un primer momento recibir a un solo refugiado, algo que podría acarrearles sanciones.





Buscar tiempo en otra localidad