Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

La verdadera historia de Ana la fantástica

l. La escritora leonesa prepara un libro sobre ‘Papa Noel, también llamado el Hombre del Saco’. «la Humanidad sobrevivió porque en la hoguera paleolítica alguien tomó la palabra y contó un cuento». Su abuela callaba cuentos, Así que Ana cristina herreros aprendió a escuchar el silencio. Lleva 20 años rescatando leyendas...

verónica viñas
03/11/2013

 

Nació en León y su abuela callaba cuentos. Estos dos hechos, aparentemente irrelevantes, determinaron su destino. Por si fuera poco, se llama Ana, Anita, y le gustaba escuchar historias fantásticas. Ahora Ana Cristina Herreros prepara las maletas para irse a la feria del libro de Miami, donde España este año es el país invitado. Además, ultima La asombrosa historia del Hombre del Saco, también llamado Papa Noel. Herreros, filóloga y especialista en literatura tradicional, ya indagó en La asombrosa y verdadera historia de un ratón llamado Pérez (Siruela).

Cuenta que el Hombre del Saco, que aparecía siempre en el solsticio de invierno —fecha en la que se sitúa el nacimiento de Jesús, Osiris o Mitra—, está vinculado al mito leonés del Musgaño, un personaje que portaba un palo para despertar las semillas y un saco para recoger entre los ricos y dárselo a los pobres, como Robin Hood. Una leyenda que enlaza con la costumbre de los Hare Krishna de llevar muñecos en el zurrón como símbolo de los niños que tendrá esa comunidad. Pero ocurre que, en un momento dado, el personaje se desdobla: Papa Noel es el que regala y el Hombre del Saco se lleva a los niños.

La trayectoria de Ana Cristina Herreros parece también sacada de un cuento. Recorre los pueblos, habla con los viejos y luego escribe sus relatos. Junto al premiado ilustrador Jesús Gabán, que colaboró en su Libro de las brujas españolas, y de la mano del Instituto Cervantes, ha recorrido recientemente Estambul, Marruecos y Ammán —donde recaló en un colegio exclusivamente para hijos de la familia real jordana— contando historias de monstruos; en Ammán, eso sí, con permiso del censor. Después, la Biblioteca Nacional les fichó para el proyecto Un Madrid de cuento, donde ambos hacían ‘narraciones ilustradas de cuentos’. Este proyecto llamó la atención de la potente feria de Miami. En diciembre, Herreros llevará sus cuentacuentos a Estrasburgo, Friburgo, Basilea y París. Ana Cristina cambia su nombre por el de Ana Griott en su faceta de contadora de cuentos.

Considerada una de las grandes expertas españolas en la literatura popular y oral, Griott desmonta algunos cuentos clásicos, como el de la Ratita presumida. «Con la monedita que encontró no se compró un lazo, sino una casa, por eso le salían tantos pretendientes. Y no se la comen por ser presumida, sino porque elige mal. Por eso se nos comen a todas, porque elegimos mal», dice. Esta versión, que según Herreros procede de Baleares, la publicará próximamente, dentro de un proyecto editorial cooperativo y con ilustraciones de Violeta Lópiz, con el título La rata que nunca fue presumida.

De Caperucita roja, cuya leyenda ha sido distorsionada por Hollywood —que ha encontrado un gran filón en los cuentos populares—, destaca que «la enseñanza primordial es que no importa que te coma el lobo, porque siempre hay alguien dispuesto a sacarte de su tripa y salvarte, hayas sido buena o no».

Empezó a contar cuentos hace más de veinte años y no hay manera de hacerla callar.

El Cabildo canario le ha propuesto hacer Islas contadas, un curioso proyecto: «Les explico a los maestros cómo llegar a los ancianos a través de los niños. Voy a un pueblo de Canarias escucho sus cuentos y les relato otros. En el siguiente municipio, recojo sus cuentos y les transmito los del anterior pueblo...». Con todo el material publicará un libro de los cuentos tradicionales de Canarias.

Desnudas y lobas

Entre cuento y cuento, Anta Griott se sube al escenario. Acaba de estar en Sevilla y en el Pay Pay de Cádiz, un mítico prostíbulo hoy reconvertido en cabaré, con el repertorio erótico DesDudas. Cuentos de lobas y otras mujeres desnudas. Una función que tiene mucho que ver con el filandón leonés, la fiada de Galicia o Il filò italiano. «Había filandones de mujeres solteras y de casadas. En las reuniones de las que tenían marido se contaban historias picantes». En DesDudas —título inspirado en el relato de Eduardo Germán Hughes Galeano que comienza: ‘Arránqueme, señora, las ropas y las dudas’— Griott echa mano de Dios. Es una original fórmula de llevar la tradición oral al teatro. «Dios es costurera y, como se aburre, cose un hombre. Pero le sobra hilo y le queda colgando de la entrepierna. Luego cose una mujer y le queda descosida en el mismo sitio...». En el mismo espectáculo recuerda la historia de la mujer-loba, sacada de una leyenda del Bierzo que ya recogió en su Libro de monstruos españoles. «La protagonista es una joven a la que maldice su padre y se va al monte. Se encuentra una piel de loba muerta, se la pone y la manada la acepta. En las noches de luna llena vuelve al pueblo, se mete en un caserón abandonado, enciende la lumbre, se lava y se peina. Un joven quiere matar a la loba y va en su busca. Pero la joven está en la bañera y la piel en el suelo. El joven coge la piel y la quema. Los dos se enamoran y el joven no vuelve al pueblo, porque se lo llevó la mujer loba... Otros dicen que los dos tomaron un coche de línea a Madrid».

Y entre cuento y cuento, Ana Cristina Herreros está ayudando a montar una biblioteca en Senegal. Todo comenzó cuando le descatalogaron su libro Cuentos del Mediterráneo. «Las editoriales, con la crisis, están destruyendo miles de libros para recuperar la devolución del 4% del IVA». A ella se lo propusieron, porque es imprescindible la firma del autor. Como me negué, me entregaron 2.644 ejemplares. Los está vendiendo para financiar una biblioteca en Ousssouye, donde ya tienen un ejemplar en francés de La increíble y verdadera historia de un ratón llamado Pérez. Curiosamente, Cuentos del Mediterráneo le valió compartir con Michelle Obama uno de los premios que otorga la Fundación Dieta Mediterránea.

Sostiene Ana Cristina Herreros que el libro como objeto bello, como objeto de arte, es una salida a la edición en papel frente al creciente auge del libro digital. En Colombia su Libro de las brujas cuesta 62 euros, «un tercio del salario de un maestro», mientras cualquiera puede comprarlo a un precio asequible en Amazon. «En lugares donde los libros son muy caros el libro digital es una manera de democratizar», afirma.

La hoguera paleolítica

Los que no corren peligro de desaparecer son los cuentos, que han sobrevivido milenios, «porque entroncan con la esencia del ser humano». Todos -dice- hablan de lo mismo: de la justicia. «Hay un personaje que tiene un conflicto y se pone en camino. Ese personaje acaba siendo rey».

Para Herreros, «la Humanidad sobrevivió porque en la hoguera paleolítica alguien tomó la palabra y contó un cuento de confianza en el otro, así el hombre dejó de matar a otros hombres y la especie se perpetuó».

Los cuentos -asegura- «cumplen con una necesidad del ser humano, que encuentra en ellos lo que no halla en la vida».

Otro proyecto de Herreros es un Libro de estrellas, en la línea de su Geografía mágica. De momento, está trabajando con el arqueoastrónomo Ricardo Tobarra y el astrofísico Emilio Vieites para ‘conocer’ el cielo. Será una mezcla de «estrellario y bestiario», porque se adentrará en los animales que pueblan el firmamento. Con seguridad, avanza, «habrá un cuento de León».

Pero su gran proyecto, el libro de su vida, es un gran relato sobre los desiertos, de Wadi Rum a Sonora, de Atacama al Sáhara y los Monegros. Fue aquí, en esta yerma comarca aragonesa donde Ana Cristina se enamoró de Buenaventura Durruti. «En Monegrillos todo el mundo se fue al exilio porque habían estado en las brigadas anarquistas». Allí todavía perdura la leyenda del revolucionario leonés. La escritora sintió la necesidad de saber más sobre Durruti y así fue como leyó El corto verano de la anarquía. Vida y muerte de Buenaventura Durruti, del alemán Hans Magnus Enzensberger, y el miliciano que asaltaba bancos en Latinoamérica para recaudar fondos para la revolución conquistó definitivamente a Ana Cristina Herreros.

Sucede -explica- que en los desiertos que ha visitado hasta la fecha siempre ha encontrado a un leonés. «En una aldea perdida de Jordania hay un leonés que regenta un bar». Es un texto que se tomará con calma, pero insiste en que será el libro de su vida: los desiertos y los leoneses que se tope en ellos...

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria

Diario de León