Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Le Big Mac

Literatura nuclear

nacho abad
02/04/2017

 

Un reloj atómico es una máquina tan precisa que sólo admite un segundo de error cada 30.000 años. Como artilugio me resulta incomprensible pero atractivo. Si pudiera pagarme uno, dedicaría su uso a desmentirlo, es decir, a cronometrar los momentos en los que el tiempo, en vez de un vector lineal, parece un meandro o un pasadizo. ¿Se puede medir algo así? Pensemos por ejemplo que en el año 2012, en Barcelona, un escritor se pregunta a qué olerá el libro en el que está trabajando, y unos años después, en un apartamento de la capital, alguien interrumpe su lectura para oler el libro; o vayamos algún capítulo más adelante, cuando el autor le recuerda al lector que debe decidir entre abandonar y continuar, pero que en cualquier caso él prefiere que abandone, y aún así el lector continúa leyendo. Ordenar de forma lineal estos sucesos es una convención falseada, porque en realidad unos no son causa de los otros, sino que se dan a la vez, en un itinerario en el que el tiempo ha declinado su trayectoria natural.

En el libro La hora atómica (Fulgencio Pimentel, 2017), Rubén Lardín ejercita el consumo en el sentido que Bataille lo entendía, no como una mecánica del mercado, sino como el efecto de un incendio. Consumirse uno mismo es gastarlo todo, derrocharse, festejar un potlach excesivo y solitario. Vivirlo todo, sin dejarse nada. ¿Pero cómo sublimar La parte maldita si nuestra rutina se construye sobre lugares comunes, grises, aburridos? ¿Cómo mientras hojeas una revista olvidada por otro viajero en una avión, o de vuelta a casa tras comprar un pollo asado, o al escupir al vacío desde lo alto de un mirador? Lardín lo hace a través de una mirada piroclástica cebada de furia y humor. Éste es un libro extraño y suntuario. Te desata una carcajada y luego te abisma hacia el fuego. Mientras lo lees, sospechas que a la vuelta de cada hoja está la pantalla del ordenador en que el autor escribe la página siguiente. Si te acercas mucho al papel, puedes oír su risa al ver cómo te arden las pestañas.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León