Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

el territorio del nómada |

La poeta desnuda

ESTE ENERO SE CUMPLEN 110 AÑOS del nacimiento DE LA POETA Y ACTIVISTA CULTURAL CONCHA LAGOS (1907-2007), QUE FALLECIÓ CENTENARIA EN SEPTIEMBRE HARÁ DIEZ. SE LLAMABA CONCEPCIÓN GUTIÉRREZ TORRERO Y ADOPTÓ EL APELLIDO LITERARIO DE SU MARIDO. divergente

ERNESTO ESCAPA
15/01/2017

 

Mario Lagos fue un arquitecto y fotógrafo gallego que abrió su último estudio en Gran Vía 31, encima de Espasa Calpe, adonde trasladó sus bártulos desde la calle Príncipe, donde tuvo un acogedor camarote republicano con terraza, en cuyo montaje le ayudó Agustín de Figueroa, el marqués de Santo Floro que más tarde casaría a su hija con Raphael. En aquella terraza escribió el malogrado Carranque su novela Uno (1934), prologada por Baroja, como cuenta Asís Lazcano en La sombra del anarquista. En realidad, para entonces, el golfo Carranque, buen amigo y cómplice cinematográfico de nuestro Mario Arnold (1904-1958), ya estaba apagando su relación con la poeta Concha Lagos para volcarse con Ena (Eugenia Castañer), que protege al actor y novelista hasta su muerte de cáncer con 34 años. Carranque era una relación de mucho riesgo y Concha Lagos había conocido en 1933 al pintor sorollista Anselmo Miguel Nieto (1881-1964), amigo de Valle, quien la adoptó como musa y le hizo más de quince retratos, buena parte de ellos desnuda. Llegó a él desde la secretaría del noventayochista Luis Ruiz Contreras, quien la paseaba a finales de los años veinte por los cafés literarios, mientras estudiaba música y letras en Madrid. Concha y Mario Lagos tuvieron una dilatada relación abierta con muchos invitados, antes y después de su boda en 1925. Cada cual a lo suyo y los dos a fomentar en su ágora la poesía.

MADEJA DE RELACIONES

Aquel universo de libertades lo quebró de forma brutal el estallido de la guerra, que Concha y Mario Lagos pasan al principio refugiados en la embajada argentina, hasta que son evacuados a Francia, de donde regresan a Galicia, a la finca La Seara de los Lagos. Mario Lagos tenía nacionalidad argentina y su padre ejercía como cónsul bonaerense en Vigo. En Galicia discurren los días de ensoñación de Concha con las islas Cíes, que se convierten en su anhelado paraíso de libertad. Allí escribe su relato El pantano (1937), que refleja los agobios que la ahogan. Son los años más lectores de su vida. Al volver a Madrid, a finales de 1944, los destrozos de la guerra han devastado la ciudad. Pero Concha, que es una mujer tenaz, se propone tender vínculos para favorecer la recuperación de una planta tan delicada como la poesía. Shirley Mangini, en su estudio sobre la cultura de la disidencia en España, equipara el papel de Concha Lagos respecto a la poesía con el de la galerista Juana Mordó en relación con el arte. Así que después de pasar por la tertulia de Ínsula, en la calle del Carmen, para volver a respirar libertad y conectar con sus cómplices, aguarda el regreso del exilio en 1946 de Anselmo Miguel Nieto y acompaña como musa a su Pigmalión al estudio de Casado del Alisal, donde escribe Balcón (1954), su primer libro suspirado de versos, que inaugura una secuencia de poesía intimista de dieciséis libros, donde destila su visión del mundo y su autobiografía lírica. Se trata de una poesía dual, que conjuga esperanza y desencanto, que contempla discurrir al arroyo de los ensueños sin privarse de asomar al pozo de las angustias. Sus libros esenciales los recogió el profesor Emilio Miró en Antología 1954-1976, un volumen publicado en Selecciones de Poesía Española por Plaza y Janés con un amplio estudio previo.

ÁGORA DE VERSOS

Además de la tertulia que se reunía cada viernes a las ocho, durante las décadas de los cincuenta y los sesenta, Concha y Mario Lagos pusieron en marcha primero una revista poética, luego unos cuadernos monográficos y simultáneamente una colección de poesía con títulos emblemáticos, como la antología Veinte poetas españoles (1955). A pesar de la memoria inclemente y parcial de alguno de sus visitantes asiduos, como Umbral, que despacha a Concha como «poetisa cursi que daba de merendar a los líricos café, pastas y una copita de ojén, haciendo sus poemas de enferma, hablando de Anselmo Miguel Nieto, que la había pintado cuando los dos eran jóvenes, y concursando a los premios nacionales José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, como una Gabriela Mistral teñida, anabolena y sin talento». A pesar de ese y otros mandobles, lo cierto es que su tertulia la formaban autores como Buero Vallejo, Gabriel Celaya, José Hierro y algunas veces Vicente Aleixandre. Pero la actitud de mujer libre en tiempos tenebrosos de Concha Lagos no la encajan con facilidad todos los testimonios. Lamentablemente, sus memorias de La madeja (1988) quedaron inéditas y muy perjudicadas en el recuento por los efectos de su enfermedad final hasta su muerte ya centenaria en la residencia Río Salud de Las Rozas. Así nos queda la confidencia de sus amantes literarios, como Medardo Fraile, quien en sus memorias El cuento de siempre acabar (2009) hace inventario de su relación, a la que suma la del poeta y periodista Manuel Alcántara, inspirador de su poemario Luna de enero, amor primero (1960). Pero apagados por la muerte los fuegos lejanos de Carranque, sólo el Paleto, un tipo ajeno a la literatura y al arte que le regaló varios brillantes como garbanzos, le dio auténtico contento.

Su biblioteca descansa inadvertida y en descuido en la universidad de Valladolid, hasta donde llegó por mediación de la profesora Isabel Paraíso, mientras el archivo del estudio Lagos fue a parar a la Biblioteca Nacional.

 

Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León