+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

POESÍA

El principio del mundo ocurre cada día

Esta momentánea eternidad. Poesía reunida (2005-2016) Raquel Lanseros Visor, Madrid, 2016. 268 pp.

 

El principio del mundo ocurre cada día -

JOSÉ ENRIQUE MARTÍNEZ
19/06/2016

Leonesa a todos los efectos, aunque naciera fuera de su tierra (como Crémer, Gamoneda o Merino), Raquel Lanseros es poeta con muchos reconocimientos, en forma de premios, antologías y participación en actos poéticos dentro y fuera de España. Un reconocimiento más es la publicación en un solo volumen de su poesía completa con el título Esta momentánea eternidad. Once años de poesía y cinco libros o poemarios, más algunos poemas exentos, se reúnen en dicho volumen, cuyo título explica la poeta en las páginas iniciales: «Estos once años de poesía son a la vez un relámpago, un instante fugaz, un destello momentáneo, y la diáfana eternidad en la que están incluidos el pasado, el presente y el futuro». Esas cuatro páginas primeras son de gran interés porque en ellas expone Lanseros su entendimiento de la poesía como un acto de amor a las palabras, a las raíces, a los libros, a la Belleza... Y como un acto de rebeldía y una declaración de libertad frente a los lenguajes convencionales y el pensamiento dirigido.

El primer libro de Raquel Lanseros fue Leyendas del promontorio (2005) el único que queda disminuido en número de poemas: «Ya no frecuento el promontorio desde el que lo escribí, sin embargo su impronta intelectiva y anímica permanece conmigo para siempre». Los poemarios siguientes se reúnen en el volumen tal como aparecieron en su momento: Diario de un destello (2005), donde «destello» alude, como ha escrito la poeta en otra ocasión, al impacto emocional causado por todas esas cosas de la vida que tienen fuerza y brillo, que nos deslumbran, nos hacen amar el mundo e implicarnos en él. Los ojos de la niebla (2008) mostraban, una vez más, potencia imaginativa y vibración cordial, voz que elude lo anecdótico para poetizar lo sustancial, que no está lejos de los sentimientos provocados por el vivir cotidiano, las situaciones ordinarias y los seres más entrañables que en este libro son personajes anónimos situados en una determinada coyuntura vital. Croniria (2009) celebra la vida y, dentro de ella, el cuerpo, el amor, la pasión y el gozo de la carne, con conciencia de la fragilidad temporal del hombre que se hará más acuciante en Las pequeñas espinas son pequeñas, título en el que barruntamos el arraigo vital, el brío frente a las dificultades que le permite afirmar que, pese a todo, la vida «es hermosa como una novia al alba» y que, como dice un poema «el principio del mundo ocurre cada día».