Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

el territorio del nómada |

Sonetos al por mayor

LOS DIEZ AÑOS QUE SE CUMPLIERON EL JUEVES DEL APAGÓN DE LUIS LÓPEZ ANGLADA (1919-2007) CONCEDEN UNA CIERTA DISTANCIA PARA CALIBRAR LOS MANEJOS DEL FRANQUISMO EN LA ÓRBITA LÍRICA. PORQUE ESTE AFANOSO FABRICANTE DE SONETOS LOS PRACTICÓ TODOS CON VENTAJA E IMPUNEMENTE . divergente

ERNESTO ESCAPA
08/01/2017

 

Voluntario en las levas falangistas al frente de Guadarrama, llegó como teniente al León de los años cuarenta para colgarse de Espadaña y fundar en 1949 la emisora de Radio Falange, que a la vuelta de varias mudas, acabaría siendo La Voz de León. Había nacido en la ciudad de Ceuta de familia militar y estudiado el bachiller en Valladolid con don Narciso Alonso Cortés y luego Letras en su universidad. Pasó por la Academia de Zaragoza y tuvo su primer destino militar en Canarias. A León ya vino casado con la poeta María Guerra Vozmediano, y después de publicar Impaciencias en 1943, en Las Palmas, dará a la imprenta en León con el sello de Espadaña Indicios de la rosa (1945).

POESÍA DE CIRCUNSTANCIAS

Era el comienzo de una carrera lírica que acumularía más de sesenta títulos, compendiados en dos orondas y sucesivas antologías cuyo gozne establece en 1962. Víctor de la Concha fue contundente, al desmarcar su retórica soneteril del estilo de Espadaña, al que siempre le gustó apuntarse. En realidad, su acomodo natural eran las postrimerías garcilasistas. Pero las necesidades de una publicación independiente y sin ayudas oficiales, como fue Espadaña, conllevaban determinadas servidumbres. Como reconoció el propio Crémer: «Teníamos que mantener la economía a base de la generosidad incluso de los poetas mediocres». Y ahí encaja la cuelga de López Anglada. De entonces arrancan los que van a ser temas recurrentes de sus versos: el amor, un devocionario con atisbos trascendentes, los paisajes cordiales que alientan su geografía lírica y una sarta de emociones vitales, como la alegría, la ternura o la tristeza, sin descuidar la nostalgia y el ensueño.

Su panoplia de metáforas se alimenta con una visión triunfante y optimista de la vida, aliñada con un caldo bullente de amor a una cierta idea de España.

Mediados los cuarenta, en Valladolid, arropó el vuelo de Halcón, una revista y colección poética (1945-1950) cuyo rumbo llevaba el catedrático depurado Fernando González. La presencia de un par de militares, como Alonso Alcalde y Anglada, facilitó que el temeroso don Fernando se atreviera a imprimir por vez primera en 1946 las Nanas de la Cebolla del difunto Miguel Hernández. En la revista, Anglada conjuga los sonetos a su mujer y a los volcanes canarios con las epístolas a Crémer o a García Nieto. Los dieciocho números de la colección Halcón incorporan libros de Nora, de Celaya, de Crémer y por supuesto, de Anglada: Al par de tu sendero (1946). Con el cambio de década, el TEU veterinario de León estrenó en marzo de 1950 su poema dramático A mis soledades voy.

RÉDITOS DEL SONETO

Son los remotos orígenes de un poeta avispado y tenaz, pero carente de interés. Otros fueron sus provechos. En 1961 obtuvo el Premio Nacional José Antonio Primo de Rivera por su libro Contemplación de España y para celebrar los Veinticinco Años de Paz, publicó un Panorama Poético Español (1965), que en sus casi setecientas páginas cobija todas las suertes de la ignominia: suprime a los exiliados, orilla a los resistentes, ignora a los discrepantes y ensalza hasta el bochorno la cofradía de los más insignificantes. Luego, ya instalado en los órganos culturales del Régimen, participó con codicia en el reparto de sus prebendas. Junto al periodista Manuel Alcántara y otros perillanes tramó una sociedad «para presentarse a todos los certámenes y repartirse como buenos hermanos a montones iguales las ganancias». Unos se presentaban y otros iban de jurado. Lo cuenta sin tapujos en sus memorias el crítico leonés de Villamañán Dámaso Santos.

Por si acaso, ya que nada podía seguir siendo como entonces, el poeta Alcántara, siempre lírico, lloró su elegía de comadreja triste en las ondas de Radio Nacional por la muerte de Franco. En el cómputo de un lustro de concursos, realizado por el poeta Antonio Hernández en 1976 para su libro de denuncia sobre los premios literarios del franquismo, se comprueba cómo Anglada domina con suficiencia la clasificación del ripio laudatorio. En 1985, año de su retiro como coronel, recaudó el premio nacional de poesía del centenario de Santa Teresa. Aunque tampoco fue su único cultivo. Dos pueblos de Ávila lo nombraron hijo adoptivo. Durante décadas, hizo la ronda a pintores de cotización solvente para su promoción en las páginas de La estafeta literaria. También fundó un par de colecciones de libros poéticos (Arbolé y Palabra y tiempo), en las que lógicamente se pagaba para publicar. Vivaqueó por los gatuperios de extensión cultural de la delegación de Juventudes, fue secretario del Ateneo intervenido y jefe de prensa del ministerio del Ejército. En sus solaces, practicó con desmesura ejercicios de geografía lírica. En Sahagún les ganó, en 1966, el Certamen de Exaltación de Valores Leoneses a Gaspar Moisés Gómez y a Joaquín G. Cuenca. Cuenca dijo basta, renunció al accésit y dejó entero el botín. Un año después, Anglada agrupó en Arte de amar su manojo de sonetos a León. Uno de sus diez hijos, Luis López Guerra, estuvo a punto de ser ministro de Justicia con Zapatero y desde 2007 es magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León