Diario de León | Lunes, 24 de abril de 2017

REGADÍO ■ LA POLÉMICA

El Mapama encarga más informes para justificar las balsas del Órbigo

CHD ya ha aportado la documentación requerida para desbloquear la tramitación ambiental

20/03/2017

maría carnero | león

El proceso de Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la construcción de dos balsas en los arroyos de La Rial y Los Morales, en Carrizo de la Ribera, se encuentra en estos momentos paralizado por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), que ha requerido informes complementarios a la Dirección General del Agua, promotora de la actuación, que, según fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero, ya han sido remitidos para una nueva evaluación.

De esta manera, la tramitación se encuentra interrumpida desde octubre de 2016, y se abre un nuevo plazo, que culminará el próximo mes de mayo, cuando vencen los tres meses desde la recepción de los nuevos documentos aportados por CHD.

Lo cierto es que las dudas ambientales puestas de manifiesto después de que el proyecto recibiera 2.262 alegaciones en contra en el proceso de exposición pública, hace que se requieran nuevos informes técnicos que justifiquen la construcción de estas balsas de hormigón de 40 metros de altura sobre dos superficies de 166 y 90 hectáreas cada una sobre terrenos con un importante valor ambiental al contemplar nueve hábitats incluidos en la Red Natura 2000 en los que residen hasta 86 especies protegidas presentes en la zona, entre las que se encuentra el milano común.

Además, existen fundadas dudas sobre el posible riesgo de contaminación del agua que se prevé almacenar en las balsas, para consumo humano y agrícola, dada la presencia en la zona inundadle de La Rial del antiguo vertedero de residuos urbanos sometido a un proceso de enterramiento en el año 2007.

Este proyecto supondría además una considerable reducción del suelo agrícola y ganadero la zona, además de un aumento de la humedad en ambiente, y por lo tanto, un mayor campo de cultivo para las plagas, lo que podría perjudicar gravemente a las plantaciones de lúpulo, principal activo del municipio. Ayuntamientos como el de Carrizo y el de Cimanes del Tejar, grupos ecologistas, universidades, organizaciones agrarias y ganaderas, asociaciones empresariales y vecinos están detrás de esta pila de alegaciones presentadas contra el proyecto..