Diario de León | Martes, 21 de noviembre de 2017

Cuatro colegios más estudian sumarse a la protesta contra el cátering frío en los comedores

La Ampa del Jesús Maestro insiste en pedir a la Junta que invierta en abrir cocinas escolares.

20/03/2017

C. FIDALGO | PONFERRADA

Cuatro colegios más —Campo de los Judíos, San Antonio y Navaliegos, en Ponferrada, y el colegio rural agrupado de Tremor de Arriba— tienen previsto estudiar esta semana si se suman a la protesta contra el servicio de cátering frío en los comedores escolares. Las asociaciones de madres y padres (ampa) de los cuatro centros se reunirán para votar si se unen a la queja iniciada por la comunidad educativa del colegio Jesús Maestro del barrio de Cuatrovientos y que ya ha aglutinado a otros dos centros de Ponferrada y el colegio de Toral de los Vados. Los cuatro centros protagonizaron el pasado miércoles una sentada para comer un bocadillo a las puertas de las oficinas de la Junta de Castilla y León en Ponferrada con el objetivo de reclamar a la administración que vuelva a usar las cocinas de los colegios para elaborar alimentos frescos en lugar de los pausterizados y recalentados en envases de plástico del sistema de cátering frío.

Volver a los fogones

La respuesta de la Consejería de Educación, a través de la Dirección Provincial de Educación, calificando de «inviable» el uso de cocinas en los colegios y defendiendo el cátering frío como el sistema de mayor seguridad alimentaria y mayor calidad no ha dejado, como era de esperar satisfechos a los padres y el representante del ampa del colegio Jesús Maestro, Roberto Arias, insistió ayer en que «con una inversión mínima» se puede volver a instalar fogones en las cocinas de los centros donde la instalación se ha deshabilitado. «No es ninguna complicación», insistió, y permitiría mejorar la calidad de la nutrición de los pequeños.

Arias insistió en que el doble recalentado de los alimentos hace que pierdan valor nutricional, en primer lugar, y lo que es más grave, al usar recipientes de plástico durante el recalentamiento favorecería la transferencia de sustancias químicas a la comida. Los padres también recuerdan que el sistema de cátering frío estaría permitiendo que la empresa que lo gestiona ingrese dinero adicional cada vez que los alumnos que eventualmente comen el comedor escolar se apunta ocasionalmente al servicio. «La empresa envía los menús fríos los lunes para toda la semana y si no llegan se reparte los que hay, sin traer nuevos menús, pero se cobra el aumento igualmente», se quejó Arias, que reiteró que las ampas de los colegios volverán a convocar una nueva protesta en vista de que la Junta mantiene su postura.