Diario de León | Martes, 23 de mayo de 2017

ENERGÍA ■ NUEVAS FÓRMULAS

Las agrupaciones de gasóil agitan el mercado en León con precios a la baja

El nuevo sistema comercial basa su éxito en la caída de las tarifas por el volumen de pedidos

20/03/2017

l. u. | león

La fórmula comercial que le dio un giro al mercado de la electricidad entre particulares está detrás del repunte de ventas y consumo de gasóleo de calefacción. Las agrupaciones para la venta de este tipo de carburante llegan ya a León, y son una alternativa seria el sistema comercial convencional de este producto, el más extendido, sin duda, como fuente energética para las redes de calefacción.

Las agrupaciones de venta de gasóil presentan como mejor aval la intervención a favor de la rebaja del precio del producto al consumidor, que de otra forma no encontraría la opción de alcanzar un coste hasta un 30% menor que el precio del mercado finalista. El fenómeno de las agrupaciones para tramitar la compra del combustible se ha establecido como un recurso extendido, que ha acentuado el incremento de las ventas de esta fuente energética durante los últimos meses.

El proceso de unión de un consumidor a estas agrupaciones resulta tan sencillo como predecible en el procedimiento: el interesado se une al grupo, indica la demanda de litros que quiere adquirir y desde la organización se añade el pedido a otros realizados en la misma zona; de esa forma, a base de sumar demanda, la agrupación logra precios competitivos imposibles en otra circunstancia en un mercado minorista por el hándicap del volumen del pedido. Esa es la competitividad que juega a favor de las agrupaciones de venta de este gasóleo, que han logrado abrirse ya un hueco en las transacciones de combustible para calefacción, tan dinámicas en la época invernal en un territorio en el que estos sistemas calefactores alimentados directamente con combustibles fósiles representan el porcentaje más amplio entre todas las fuentes de energía.

Las agrupaciones publicitan su actividad con un acento especial de esta capacidad que tienen para lograr volumen de pedidos, lo que les permite negociar con los principales distribuidores la compra con las condiciones más bajas del mercado. Esa tarifa que exponen los grupos de consumo llega a alcanzar hasta un treinta por ciento de recorte respecto al precio establecido en el mercado minorista. Y garantizan una bajada de precio en cada operación, y cuantas más personas se unan al pedido.

León figura ya como destino y objeto comercial de algunas de estas agrupaciones, que han logrado que la venta y la actividad mercantil que afecta a un producto tan encorsetado en los márgenes como el combustible de origen fósil rompa el precio final de cotización con tendencia a la baja. «No baja la calidad del gasóil, que es el mismo que se podría distribuir desde una empresa suministradora de primer nivel, que en muchas ocasiones suele ser la misma en la que puede comprar habitualmente un consumidor particular», matiza un representante de una de estas agrupaciones de gasóil que acaban de entrar en el mercado en la provincia leonesa. Estos grupos se han convertido en una excepción a la hora de acotar las tarifas del gasóil, al alza en los últimos meses.