Diario de León | Martes, 21 de noviembre de 2017

LEÓN ■ TRIBUNALES

Una pareja de León es condenada a pagar 600 euros por okupar una vivienda dos años

El juez les atribuye un delito de usurpación de bien inmueble porque no se ha justificado que vivieran una situación "perentoria". La okupación es cada vez más común en algunos barrios de León

13/09/2017

m.a.z. / m.r. | león

El Juzgado de Instrucción número 5 de León impuso una multa de cuatro meses a razón de cinco euros diarios a los dos miembros de una pareja que ocupó ilegalmente una vivienda por un periodo de dos años. Se les condena como autores de un delito de usurpación de bien inmueble.

«No se ha justificado por los condenados que, en el momento de invadir y ocupar el inmueble, se encontrasen en una situación perentoria y extrema, que no les quedaba otro remedio, para evitar un mal propio y de una relevante entidad, que la de invadir la vivienda de la denunciante. No aportando al respecto prueba alguna, ni documental, ni personal, ni de las instituciones sociales (ya públicas o ya privadas), ni sanitaria, que permitiese apreciar que a los ahora apelantes no les quedaba otra solución, más que la de invadir y ocupar, sin autorización alguna, la vivienda de la propietaria y denunciante».

La resolución del juez implica un pago de unos 600 euros por ocupar una vivienda durante dos años. Y es un notable precedente dada la situación que comienza a generalizarse en la capital. En las viviendas nuevas y vacías de La Lastra —aquí se vendían pisos de hasta 400.000 y 500.000 euros y se calcula que hay 4.000 inmuebles cerrados—, en barrios con infravivienda como San Claudio, El Ejido, La Sal o La Vega proliferan los pisos okupados por familias enteras, como ha venido informando este periódico durante todo el verano.

Pero la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción número 5 pone el foco sobre las que quedan por conocer por la vía penal y que fueron interpuestas por vecinos de La Lastra contra una veintena de personas que llevan dos meses okupando seis viviendas en un edificio a estrenar. En concreto, y según ha podido conocer este periódico, existen dos denuncias. Ambas están en fase de investigación con el objetivo de comprobar si hay o no indicios de delito. En caso afirmativo, habrá juicio y la sentencia podría hacerse pública en un plazo de tres meses. De fallar la vía penal, los demandantes recurrirán a la vía civil o al denominado desahucio en precario, aunque en este caso el procedimiento judicial no tardaría menos de seis meses en el mejor de los casos, siempre que no haya apelación.