Diario de León | Lunes, 11 de diciembre de 2017

LEÓN ■ URBANISMO

La Era del Moro, más cerca de ver la luz y ser peatonal

La Junta aprueba 80.000 euros para adecuar la muralla y hacer paseable la calle. Es un tramo muy degradado

06/10/2017

e. gancedo | león

La Era del Moro es una de las zonas más ocultas y castigadas de una muralla que sólo en ciertos tramos luce como lo que realmente es: el monumento más grande —el de mayor superficie—, de la ciudad. Durante décadas enteras, los especialistas han instado al Ayuntamiento, una y otra vez, a conservar y poner en valor la muralla romana y la cerca medieval, no sólo por su valor histórico intrínseco sino también por sus grandes posibilidades turísticas. Uno de ellos llegó a decir que era «como si una ciudad de costa viviese de espaldas al mar». Pero los esfuerzos por limpiar, restaurar y hacer paseable el recinto defensivo leonés han venido cayendo con cuentagotas. Eso sí, ayer se conocía que la Consejería de Cultura va a conceder al Consistorio una subvención de 80.000 euros para financiar la adecuación de ese tramo, oculto tras solares (uno de ellos, un almacén de materiales de construcción), edificios de viviendas y hasta el último molino harinero en pie de la ciudad.

El proyecto insiste, como ya anunció en su día Antonio Silván, en que esa zona y su muralla colindante «poseen un uso como espacio libre público, debiendo convertirse en una zona peatonal, un lugar de relación para los habitantes y visitantes de León», y que su fin es «el disfrute y conocimiento de la muralla, Bien de Interés Cultural».

«En este sentido, la subvención que ahora se concede se enmarca dentro de los objetivos de la Consejería de Cultura y Turismo respecto a la colaboración con diversas entidades para la realización de actuaciones encaminadas a la protección, conservación y mantenimiento del patrimonio cultural de la comunidad», observaban fuentes del gobierno autonómico.

El tramo de muralla romana de la calle Era del Moro, además, sufrió diversos derrumbes la primavera pasada, con materiales precipitados hacia el solar que se usa como almacén (y no hay que olvidar que al otro lado del recinto, en esa misma zona, se sitúa un instituto de educación secundaria). «Desprendimientos de sus fábricas, disgregación en sus rellenos con gran cantidad de agua acumulada que provoca empujes, y problemas de impermeabilización y de correcta evacuación del agua del adarve son algunas de sus patologías», advierten. «De este modo, se hace necesario consolidar y reconstruir los tramos de lienzo que ya han sufrido desprendimientos así como consolidar los que se encuentran en situación actual de riesgo», añaden las administraciones implicadas.

Los objetivos

«Con estas actuaciones se pretende llevar a cabo no solo la conservación del bien en sí mismo sino una revalorización y rehabilitación del conjunto urbano para convertir un rincón de la ciudad, que hoy está oculto, en un elemento singular en la configuración e identidad del entorno urbano histórico de la muralla romana y del pasado de la ciudad de León», detallan. «Estos espacios constituyen piezas singulares del sistema urbano, no solo para el residente, sino también para los visitantes de la ciudad y los agentes relacionados con toda la actividad económica, turística y comercial», continuaba la nota.

«Esta regeneración urbana incluye una mejora en el conjunto monumental así como una mejora en la calidad de vida a través de la creación de espacios públicos de calidad, lo que posibilita un desarrollo armónico en el centro histórico». «Al mismo tiempo se promueve un turismo responsable desde la perspectiva de la sostenibilidad ambiental», concluían.