Diario de León | Sábado, 21 de octubre de 2017

21:10 h. EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Las profecías de Mas, en el 2015: "Los bancos no se irán"

El expresidente de la Generalitat auguró, en la campaña del 27-S, que ninguna entidad financiera se iría por el 'procés'

DL | REDACCIÓN 06/10/2017

La crisis de Cataluña también sirve para poner a prueba las dotes proféticas de algunos políticos sobre las consecuencias de la deriva independentista. Unas promesas o afirmaciones que han quedado superadas por la realidad de los acontecimientos.

CaixaBank ha acordado este viernes trasladar su sede social a Valencia. La decisión final, fruto de la inestabilidad ante la posibilidad de una declaración unilateral de independencia en Cataluña, se ha tomado al día siguiente de que el Banco Sabadell aprobara irse a Alicante. Dos consecuencias clave del 'procés' que dejan en evidencia ahora unas palabras que Artur Mas pronunció en el 2015, en plena campaña del 27-S. El ahora expresidente de la Generalitat lanzó este vaticinio sobre los bancos y su permanencia o no en Cataluña si el independentismo lograba su sueño: "Claro que no se irán. Se quedarán". Incluso llegó a afirmar que se iban a "pelear" por quedarse.

"Tanto miedo, tanto miedo, tanto miedo...", apuntó a modo de introducción de sus previsiones en un mitin en L'Hospitalet de Llobregat, el 19 de septiembre del 2015. "¿Pensáis que se marcharán de aquí? Claro que no se irán. Claro que se quedarán", presagió en aquel acto de campaña de las elecciones catalanas en el que llamó al "combate" contra los poderes del Estado. "Carme, tranquila, no se irá ninguno, porque Cataluña representa el 20% del mercado español", dijo dirigiéndose a la presidenta del Parlament.

Basaba su afirmación en la creencia de que Cataluña representa el 20% del mercado español y las entidades financieras no renunciarían a la oportunidad de negocio que eso supone. Sin embargo, tanto el Banco Sabadell como Caixabank han decidido abandonar Barcelona cambiando su sede. Una medida que aunque no tiene consecuencias para sus empleados, sí supone un golpe para las arcas catalanas. A partir de ahora pagarán el impuesto de actividades económicas en otras regiones.

Forcadell y Romeva
En aquel mitin, tanto Carme Forcadell como el actual 'conseller' de Exteriors, Raül Romeva, llegaron a retar a las entidades financieras a irse: "Los bancos han dicho que si Cataluña es independiente se irán; ¡que se vayan! los de las hipotecas abusivas, las preferentes y los desahucios, que se vayan". "Bon vento, banca nova", espetó Romeva.

Mas reforzó su mensaje por la misma época en una comparecencia en la que pidió que no los trataran de "tontainas". "Los bancos se van a pelear por estar en Cataluña", auguró.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, tampoco demostró tener dosis de pitoniso cuando el jueves negó la existencia de una "fuga de empresas". Unas palabras que contrastan con los continuos anuncios de grandes compañías para llevar sus sedes a otras comunidades autónomas. En cualquier caso, Junqueras insistió ayer en que la marcha de Sabadell y Caixabank son decisiones "de carácter temporal como demuestran las sedes escogidas". A su entender, Alicante y Valencia quedan en la órbita de Cataluña.