Diario de León | Miércoles, 25 de abril de 2018

CULTURA ■ PATRIMONIO

Sandoval busca mantener la racha

El monasterio cisterciense acaba de ser foco de una serie de obras, por valor de 70.000 euros, que han recuperado la zona sur del claustro, y ahora espera otra inversión de 100.000 y que la Junta dé continuidad a un programa de guías que ha atraído, desde septiembre, a 1.700 visitantes

03/01/2018

e. gancedo | león

Hasta la fecha, del imponente monasterio de Santa María de Sandoval muchos sólo conocían la fachada. Y nunca fue rara la estampa del viajero, del turista o del peregrino que, atraído por algún solitario cartel, la alusión escueta leída en un libro o las sugerentes líneas cistercienses alzándose entre los chopos, se topaba con una puerta cerrada y un silencio total en cuanto a horarios, guías o servicios se refiere. Pero desde hace un tiempo las cosas han cambiado, y la modificación ha sido recibida en este rincón de la ribera del Esla como una esperanzada ráfaga de aire fresco.

Primero fue el acuerdo, alcanzado tras no pocos esfuerzos (y una dilatación en el tiempo que conllevó pérdida de subvenciones), suscrito entre el ayuntamiento de Mansilla Mayor y la junta vecinal de Villaverde de Sandoval para ceder el uso de la Panera, un amplio edificio del siglo XVIII que sería el lugar idóneo de un futuro centro de recepción de visitantes o albergue jacobeo. Después, en septiembre, vino la concesión por parte del gobierno autonómico de una ayuda de 10.000 euros para contratar un trabajador que gestione las visitas, de modo que desde ese mes —después de innumerables críticas y peticiones— ha habido horarios estables que pueden consultarse en la nueva web www.monasteriodesandoval.com. En ella, además de otras informaciones útiles, existe un teléfono y una dirección de e-mail a través del cual puede concertarse citas especiales fuera de esos horarios.

Hace dos semanas, además, se concluyeron y recibieron unas obras de consolidación y reconstrucción del pórtico sur y refectorio del monasterio, dirigidas por el arquitecto Ramón Cañas Aparicio, que han incluido desbroces y otros arreglos por valor de casi 70.000 euros. Previamente, en agosto, se reparó el tejado de la iglesia con 25.000 euros costeados por la Junta de Castilla y León y fondos de cooperación europeos. Y el horizonte, como adelantó al Diario el alcalde del municipio de Mansilla Mayor, José Alberto Martínez, aguarda un aporte del gobierno autonómico cercano a los 100.000 euros. «Aún no sabemos qué destino exacto le darán pero entendemos que tendrá que ver con la reparación de la Panera», dijo.

Santa María de Sandoval espera, así pues, mantener la racha. Porque la buena noticia de la accesibilidad y apertura de puertas podría pasar pronto a las hemerotecas si la Junta no renueva la ayuda, enmarcada dentro del Plan de Empleo Local, para la contratación del trabajador encargado de abrir el monumento. En principio, la ayuda expira este próximo mes de febrero y el alcalde ha pedido al gobierno autonómico que, en la medida de lo posible, se convoque coincidiendo con las épocas de más afluencia de viajeros: «Este año salió muy tarde y, aún así, desde el mes de septiembre llevamos recibidos 1.700 visitantes», explicó. El proyecto cuenta con otro flanco atractivo al poner a disposición de los muchos peregrinos que llegan a la cercana Mansilla de las Mulas bicicletas especiales con las que recorrer los escasos cinco kilómetros que separan a este núcleo jacobeo de un monasterio que, incluso en su estado actual, sigue despertando la admiración de quienes se acercan a él.

La magnífica iglesia con su delicioso coro; el gran claustro, aun maltrecho y todo; los airosos pórticos... y otras sorpresas y atractivos que esperan una puesta en valor más duradera e integral. Y, sobre todo, terminar con la casi infinita y triste historia de negaciones y olvidos que arrastra un monumento con todo a su favor —inmediato al Camino de Santiago y no lejos de la capital leonesa— pero con el que las administraciones nunca han demostrado verdadera ambición. Por poner un ejemplo conocido, el similar monasterio vallisoletano de Valbuena se convirtió en sede permanente de Las Edades del Hombre tras una fuerte inversión de 1.500 millones de las antiguas pesetas. Ahora, Santa María de Sandoval y todos los que lo defienden piden que no pare la música. Y también que se suba el volumen.