Diario de León | Sábado, 21 de octubre de 2017

CONTRACORRIENTE | MIGUEL PAZ CABANAS

De índices y puercos

MIGUEL PAZ CABANAS MIGUEL PAZ CABANAS 30/04/2009

VIVIMOS unos tiempos en los que parece que a lo único que podemos aspirar en el terreno de las noticias optimistas es que los datos que nos ofrecen -”sobre cualquier materia-”, sean «menos malos» que de costumbre, como si la excelencia, la prosperidad o los saldos positivos fueran coeficientes de un pasado ilusorio y remoto.

Decimos esto porque recientemente se celebraba que el índice de fracaso escolar de nuestra Comunidad, según un informe aparecido en el último número de la revista de Funcas Papeles de Economía , estaba bastante lejos de la media nacional, exactamente un glorioso 22,5% frente al 30,8% del resto de España, muy por encima además de territorios de ignorancia recalcitrante como el andaluz y el murciano, donde también ostentan récords en cifras de desempleo y eso, curiosamente, a pesar de que allí llevan gobernando los mismos desde tiempo inmemorial. Es una lástima que en el mismo lote no se agregaran los de la Unión Europea, donde el fracaso de sus alumnos rebasa ligeramente el 15%. Pero lo dicho, con la que está cayendo, en este país acabaremos brindando porque, por ejemplo, no se alcancen los cinco millones de parados, no suframos terremotos o erupciones volcánicas (ojo al Teide) y, puestos a ser agoreros, lo de la gripe porcina sólo trinque a turistas irredentos y a un puñado de porqueros montaraces.

Porca miseria, que dirían los italianos, esto ya está empezando a adquirir un cariz de maldición bíblica, si no fuera porque en todas las cosas que nos suceden (o en la forma de enfrentarnos a ellas) siempre hay responsabilidades que asumir y eso es algo, lo de la responsabilidad, que brilla por su ausencia allá donde mires, sobre todo cuando se trata de exigírsela a quienes se supone velan por mejorar asuntos tan esenciales como el de la instrucción y la educación de sus ciudadanos, donde el tópico de la asignatura pendiente es ya un dolor de muelas crónico, pero que refleja como ninguna otra cosa la ineptitud y falta de visión estratégica de demasiados gobiernos.