Diario de León | Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Decano y tutor

30/06/2009

Opinión | enrique lópez gonzález

catedrático de economía en la universidad de león

Yo no había nacido cuando Gerardo Diego dijo aquello de-¦ «Victoriano Crémer -”cabeza/ devastada en piedra románica-”/ nos mira cuando le miramos/ fijo desde el fondo del alma./ Guarecido en Puertamoneda/ o liberto al sol de la plaza,/ forja, esculpe, talabartea,/ batihoja, repuja, trabaja-¦». Vaya que sí. Siempre. No paraba. Decaneaba desde hacía más de un cuarto de siglo, sentando cátedra ya desde que fuera -œcajista antes juntaletras- de la era del plomo. Los más grandes del periodismo patrio le llamaban maestro, portando como mayor orgullo el verse reconocidos por él. En la poesía en español trazo un antes y un después. Son legión los que le deben su reconocimiento como artistas, pues no en vano ejerció de favorecedor de muchos de los mejores pintores de hoy día. Y también muchos aprendimos a amar el cine gracias a sus crónicas. Por si fuera poco, Don Victoriano construyo, desde su altar de la Cámara, casi todos los discursos de los próceres políticos y empresariales en la mitad del siglo pasado de este «frío» León. Quizás esa frialdad retranqueada cazurril es la que le llevo a decir que en León solo había dos estaciones: la del norte y la del invierno.

Como muestra un botón: «En estos momentos, las perspectivas se ofrecen dudosas, aun cuando la tónica general del año haya sido, en esencia, favorable. La duda nace de las incertidumbres y de la confusión de caminos abiertos a nuestro desarrollo apenas programado. ¿Cuál será el comportamiento de los factores? ¿Hasta qué tensiones llegará la presión tributaria? ¿Dónde desembocará la inevitable elevación de los costos de trabajo? ¿Soportará la economía pública el amplio programa de protecciones, ayudas y desgravaciones, que en definitiva es el esquema del Plan de Desarrollo? ¿Habrá efectivo ahorro capaz de alimentar las necesidades inversoras? Pensemos que, no obstante, el potencial leonés, en riquezas, posibilidades y humanidad, es muy elevado, y, por ello, a pesar de incertidumbres y de dificultades, el empresario regional sabrá mantener enhiesta la bandera de nuestro evidente progreso».

Este texto figura sin firma en la página 163 de la Memoria Comercial y Estudio sobre el desarrollo de los Negocios en la Provincia de León (1962-1963) de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de León. Seguro que el dolido lector reconoce en estas pocas líneas a un clásico, al igual que los músicos reconocen a partir de las primeras líneas del pentagrama a Mozart, Beethoven o Schubert.