Diario de León | Martes, 17 de octubre de 2017

Patrimonio aprobará reparar el arco de Castrocalbón, según el alcalde

El regidor indicó que la comisión ya dispone del proyecto de rehabilitación y confía en que lo analice este mes; la intervención costará unos nueve mil euros

maite almanza | la bañeza maite almanza | la bañeza 07/09/2010

El alcalde de Castrocalbón, Luis Antonio Cenador, consideró ayer que la comisión de Patrimonio reconsiderará su negativa a restaurar el único arco del castillo de la localidad que sigue en pie. Este organismo decidió en su última reunión del pasado 31 de agosto no autorizar la rehabilitación con el argumento de que, supuestamente, el Ayuntamiento no había presentado un proyecto de ejecución redactado por un técnico que describiera las actuaciones a realizar basadas en un conocimiento histórico y arquitectónico de los restos.

El regidor, por su parte, indicó que el consistorio sí presentó a Patrimonio dicho proyecto, aunque matizó que, posiblemente, este organismo no lo estudiará hasta la reunión que mantendrá este mes. Cenador señaló que el municipio presentó inicialmente «en mayo o junio», cuando formuló la solicitud, una memoria valorada, que fue lo que analizó la comisión, porque había sido informado de que este documento era suficiente. También indicó que la redacción y visado del proyecto se prolongó en el tiempo por cuestiones burocráticas y vacacionales.

En cualquier caso, Cenador consideró que la decisión negativa de Patrimonio sólo supondrá un retraso temporal en la ejecución de estas obras. «No esperamos que la comisión diga que no a una rehabilitación para la que no tendrá que poner ni un euro», dijo el alcalde.

El primer edil aclaró que los trabajos serán costeados por la Asociación Montañas del Teleno, a través del programa Leadercal, y el Ayuntamiento de Castrocalbón, en un porcentaje aún por determinar, a la espera de que la primera entidad establezca la cuantía de su aportación, dijo.

Nueve mil euros. Cenador precisó que la intervención está presupuestada en algo más de nueve mil euros. Los trabajos propuestos consistirían en picar y rejuntar las llagas que presenta la mampostería y reparar la argamasa.

El alcalde insistió en la necesidad de acometer con prontitud esta actuación, y expresó su temor de que el arco no aguante otro invierno en pie si se dilatan los trabajos, debido a su deficiente estado de conservación.

El arco, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), pertenecía a una fortaleza considerada templaria que fue construida en el siglo XV, y junto a un muro es el único elemento de esta edificación que se conserva. También aparece como emblema del municipio en su escudo.

La fortaleza llegó a ser residencia de los señores de la villa. Según la memoria valorada redactada para su restauración, la construcción contaba con otros arcos erigidos a los lados. Los agentes ambientales han causado desmoronamientos de tierra en el muro de tapial próximo y la estructura del arco se encuentra inestable.