Diario de León | Viernes, 23 de junio de 2017

jabones aromas del campo

La fórmula mágica

Carrocera. Yohanka Ferrer elabora jabones, sales de baño, velas de cera de soja y bálsamos labiales exclusivamente con ingredientes naturales. Por eso, miman la piel y cuidan el medio ambiente. Es Jabones Aromas del Campo. z? por nuria gonzález

04/01/2013

Yohanka Ferrer Acosta llegó a León por casualidad hace siete años. Eligió Carrocera para vivir, en plena montaña leonesa y donde tener su propio invernadero para cultivar todas las plantas con las que elabora productos de cosmética, totalmente artesanales, y sin ingredientes animales: jabones, velas y bálsamos labiales. Comenzó a elaborarlos después de comprobar los problemas en la piel que le producían muchos de los productos cosméticos que hay en el mercado. (jabonesaromasdelcampo.blogspot.com).

Aprendió el oficio de su padre, que era ingeniero químico en Cuba, país en el que ella nació aunque hace casi dos décadas que vive en España. Asegura que siempre quiso vivir en un lugar con playa o montaña. Tras experimentar el primero en tierras alicantinas, decidió instalarse en la provincia leonesa por la que siempre había pasado de paso para visitar a su familia en Asturias. Explica que «su amor por lo natural» le llevó hasta el pueblo de Carrocera, en plena Reserva de la Biosfera.

«Un lugar mágico, rodeado de aceites vegetales bio, aceites esenciales, extractos de plantas y aromaterapia». Añade que en este entorno se crean cada una de las fórmulas que darán como resultados los productos de Jabones Aromas del Campo.

Sus jabones están elaborados a base de aceites vegetales de primera presión en frío y biológicos, como el aceite de oliva virgen extra o aceite de coco, además de manteca de karité, enriquecidos con aceites esenciales puros, extractos de plantas y aditivos naturales. El tomillo, el romero, la lavanda, la caléndula o otras hierbas aromáticas son la esencia de estos jabones. «Con la elaboración artesanal en frío conseguimos que todos los ingredientes mantengan intactas sus cualidades cosméticas», dice esta joven artesana. De este taller salen diez tipos de jabón: aromas del campo, manteca de cacao, caléndula y cáñamo, zanahoria y neroli, té verde y arroz, rosa mosqueta, aloe vera y onagra, romero y arcilla verde, lavanda y hueso de oliva y café.

En cuando a las velas de soja son totalmente sostenibles y también contienen mantecas, aceites vegetales bio, esenciales o pigmentos naturales. Las hay de masaje, de aromaterapia, sin aroma y de té, perfectas para usarlas en los quemadores de esencias o foundies.

Los bálsamos labiales son otros de los productos artesanales que nacen de las manos de Yohanka. En la misma línea que los artículos anteriores los hay de coco, de rosa mosqueta, de vainilla o de manteca de cacao.

En cuanto a las sales de baño están hechas con sal marina atlántica y dependiendo de la presentación contiene aceites vegetales bio, aceites esenciales puros, extractos de plantas y pétalos de flores. Hay cuatro tipos: sensual, relajantes, balsámicas y tonificantes.

Una gama de productos que tienen un fin común: cero impacto ambiental. Yohanka Ferrer reconoce la dificultad en estos tiempos para sacar adelante su taller de artesanía cosmética. También imparte talleres para aprender a elaborar cremas faciales, sales de baño o jabón para lavar la ropa o para la piel.