Diario de León | Viernes, 15 de diciembre de 2017

El PP cree que el cuidado ambiental ante el fracking es «el más absoluto»

PSOE y Grupo Mixto exigen que se prohiba esta práctica en la autonomía.

dl | redacción 22/03/2013

PSOE y Grupo Mixto pidieron ayer a la Junta que paralice los proyectos de extracción hidráulica a través de la técnica de fracking y que el territorio de la Comunidad esté libre de esa explotación por su riesgo para la salud y el medio ambiente. La petición fue rechazada por el PP, para quien toda actividad se autoriza desde la legalidad en los trámites administrativos y la máxima exigencia medio ambiental.

Por primera vez llegó al pleno la preocupación por los riesgos de la explotación de hidrocarburos no convencionales por la técnica de esquisto para la salud de las personas y el medio ambiente a través de una moción de seis puntos en los que se pidió la paralización de todos los proyectos de investigación de gas y pizarra, declarar todo el territorio de Castilla y León libre de esa explotación, anular los permisos concedidos, instar al Gobierno a anular permisos concedidos, abrir un debate sobre la explotación de los recursos disponibles y su envío a las Cortes.

Martín centró sus argumentos de rechazo a esa extracción en el efecto que tiene en la actividad ganadera e industrial de la zona y en el gasto de agua de hasta 20 millones de litros por pozo. También enumeró distintos colectivo que se oponen al uso de esta explotación hidráulica y planteó la posición entre los cercanos al territorio y los que deciden desde fuera. «En el PSOE todos los procuradores saben en que lado tienen que estar», aseveró.

Igualmente, el procurador de IU, José María González, rechazó el sistema de extracción por su efecto para el agua y el medio ambiente en general y recordó que su grupo en el Congreso ha presentado iniciativas en el mismo sentido. González pidió que se tome ejemplo de la Diputación de Valladolid donde los tres grupos (PP, PSOE e IU) rechazaron la explotación por esa vía, a propuesta de la coalición de izquierdas.

El parlamentario manifestó que la Junta ha concedido 25 permisos que afectan a las provincias de Burgos, León, Palencia y Soria y expresó el temor de que se extiendan al resto, al tiempo que censuró que el director general competente se ponga al lado de «intereses empresariales». «No es un tema del PSOE ni de IU, la Comisión Europea ha pedido a los gobiernos que sean prudentes y no autoricen explotaciones de fracking», recordó.

En nombre del Grupo Popular, el procurador Arturo Pascual Medina aseguró que para el inicio de una actividad se pide la legalidad administrativa y la máxima exigencia medio ambiental y subrayó que para perforar ya se realiza un estudio de impacto ambiental. «¿Cree que un gobierno con una sensibilidad ambiental daría esos permisos?», preguntó, para añadir que en Andalucía hay permisos equivalentes a los que se rechaza en la moción.

«Su moción se cae, cuando el ministro Miguel Sebastián dio permisos», argumentó Pascual Medina, que se manifestó incapaz de comprender la posición que plantea la socialista, si bien rechazó su discurso de «miedo» a la zona por los riesgos.