Diario de León | Viernes, 15 de diciembre de 2017

Gente de aquí | Integración europea

La Cabrera internacional

El grupo europeo ‘Be Unique’, que comparte experiencias de ecomuseos y tradiciones de ocho países, visita Villar del Monte con Concha Casado.

ana gaitero | redacción 04/11/2013

Incansable e ilusionada regresó Concha Casado a La Cabrera, a Villar del Monte (Truchas) para recibir a participantes de los ocho países europeos que intercambian experiencias de ecomuseos y artes textiles en el programa Be Unique Grundtvig Comunidad Europea.

Villar del Monte, en La Cabrera Alta, es uno de los pueblos por los que la etnógrafa leonesa ha hecho más esfuerzos para preservar su arquitectura tradicional: casas con corredor y horno, tejados singulares, como el de la famosa chimenea-pagoda, pajares con teito de cuelmo de centeno...

«Y se está consiguiendo gracias a Nati Villoldo y a todas las personas que están restaurando casas preservando lo auténtico que no está resido con la comodidad interior», recalca doña Concha.

La delegación de gentes llegadas desde Suecia, Malta, Bélgica, Reino Unido, Estonia, Croacia, Eslovenia y España asistía al XII Congreso Internacional del Encaje que se celebró en Tordesillas. Y su paso por Villar del Monte fue un alto en el camino, el más largo, de una excursión que pasó previamente por el Museo de las Alhajas de La Bañeza.

En Villar del Monte, el Museo del Encaje de Tordesillas (Valladolid) tiene una pequeña sede en una casa restaurada y su actividad se complementa con nuevos recursos abiertos en otras viviendas rehabilitadas. La asociación Villar del Monte Vida, Cultura y Tradiciones ha abierto un salón social para actividades y un pequeño alfar museo y acaba de adquirir cuatro pajares «con la idea de hacer en ellos un centro de interpretación de la cultura romana», comenta su presidenta Nati Villoldo.

El grupo de Croacia tomó buena nota del proceso de recuperación de Villar del Monte. «En Lepoglava, donde hacen el festival de encaje de la Unesco, quieren hacer un ecomuseo y han pedido dinero a la Unión Europea para hacer el edificio, así que quedaron impresionados por lo que se ha hecho aquí, sin dinero de Europa», explica Villoldo.

Los vecinos recibieron con entusiasmo a la delegación internacional, con una visita guiada por el pueblo. Juan Manuel Martínez, nacido en el pueblo pero que reside desde hace años en Hendaya, se desplazó ex profeso para la ocasión y fue el encargado de sacar el pendón del pueblo reconstruido por las monjas Carbajalas a partir de los escasos restos encontrados, los testimonios de la gente del pueblo y las investigaciones llevadas a cabo por Nati Villoldo, benefactora junto con el Instituto Leonés de Cultura de la enseña de Villar del Monte.

Concha Casado, quien a sus 93 años confiesa que «llevo en el alma» a este pueblo cabreirés también pudo contemplar la restauración de la iglesia con fondos de la Asociación de Amigos del Patrimonio de La Cabrera, de la cual es presidente. El molino espera su turno para otra ocasión.

Pero, sin duda, la conservación de los pajares de teito es uno de los proyectos que mira con más ilusión. «Luchamos mucho por arreglarlos y ahí tuvimos un gran apoyo de la Dirección General de Patrimonio de la Junta», destacó en alusión a los programas de recuperación de la arquitectura popular que financió la Consejería de Cultura y Turismo en la comarca.

«El listón está muy alto», afirmó la representante de la delegación eslovena, Metta Fortuna. El grupo Be Unique asistió a cursos de encaje y blonda y se coordinó para las acciones que compartirán los ocho países durante lo que queda del programa.

En Tordesillas sigue abierta, en las Casas del Tratado, la exposición Gótico en encaje organizada con motivo del XII Congreso Internacional del Encaje.