Diario de León | Viernes, 22 de septiembre de 2017

CULTURA

La Junta pujará para que las tablas del maestro de Astorga regresen a León

Las piezas, que representan a Santo Domingo y San Francisco, tienen un precio de salida de 25.000 euros .

CRISTINA FANJUL | LEÓN 21/01/2015

La llamada de socorro de la alcaldesa de Astorga ha surtido efecto. La Junta ejercerá el derecho al tanteo en la subasta de dos tablas del maestro de Astorga que se celebra en Sevilla. El precio de salida de estas dos piezas, que representan a Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís, es de 25.000 euros y será el ministerio de Cultura el que puje en nombre de la Junta, administración que pagará en el caso de que finalmente decida adquirirlas.

El maestro de Astorga es una de las figuras más enigmáticas del arte español. Representante del primer renacimiento en León, no se ha conservado ninguna obra documentada o firmada que permita conocer su identidad y entre las pocas cosas que se saben de él es que desarrolló su actividad artística en León en el primer tercio del siglo XVI. A partir del retablo de san Miguel de la catedral de Astorga, fechado en 1530, se le han atribuido otras que muestran las mismas características estilísticas, como las tablas del Nacimiento de Cristo con santo Domingo y san Lorenzo y la Historia de Santiago, ambas en el museo Lázaro Galdiano. Se cree que debió de formarse con un pintor hispano-flamenco —probablemente el Maestro de Palanquinos— y que después accedió a los modelos del arte del quattrocento, detalle que se manifiesta en el interés que sintió por incluir en sus obras arquitecturas de origen renaciente.

El Museo de León atesora tres obras del artista. Dos de ellas fueron adquiridas por la Junta en el 2011 por 45.000 euros. Se trata de una tabla de la imagen de San Antonio de Padua y otra en que representa a Santa Bárbara y a Santa Lucía. Poco después dejó escapar otros dos tesoros del artista: San Pedro Mártir y Santa Catalina de Siena, que finalmente fueron adquiridas por un comprador anónimo por 30.00 euros.

Además, el centro ubicado en el edificio Pallarés se vanagloria de acoger una de las mejores piezas del creador ‘astorgano’. La obra, adquirida en 1995 por el Ministerio de Cultura, representa la llegada de unos peregrinos ante la figura del Apóstol Santiago.

La crisis está haciendo aflorar en el mercado numerosas obras que, en gran medida, fueron adquiridas por métodos ‘poco ortodoxos’ a finales del siglo XIX. Sin ir más lejos, este mismo mes se ha anunciado la subasta de dos tablas de Nicolás Francés en Nueva York. En el caso del maestro de Astorga, muchas de las tablas que están apareciendo pertenecen a retablos que fueron divididos para lograr así una salida más fácil. Es el caso, por ejemplo, del retablo de la capilla de Santiago. El propio Manuel Gómez Moreno denunció la venta de un lote deslavazado por parte del Ayuntamientoe León. Precisamente, las que se exhiben en el museo José Lázaro Galdiano formaban parte de este retablo. Las demás han aparecido ocasional e inopinadamente desde los ochenta en subastas públicas procedentes de colecciones particulares, rescatadas, cuando ha sido posible, por la administración, como en este caso.

Las tablas que componían el retablo perdido eran La degollación de Josías, discípulo de Santiago (fue subastada en Madrid en 1991); el Traslado del cuerpo de Santiago (desde la década de 1920 se encuentra en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid, donde también está el Milagro de los toros de la reina Lupa); y los Peregrinos ante el altar de Santiago, anteriormente citada.

Las tablas que completaban el retablo eran Sagrada Familia con San Juan (hoy en el Museo Nacional de Arte de Cataluña) y Santa Bárbara y Lucía sentadas, también, como el de los Peregrinos, en el Museo de León.